Plan de Negocios

Cómo trabajar sin juntas, jefes y oficinas

Conoce esta novedosa metodología para laborar sólo cuatro días a la semana, deshacerte del email y operar desde casa.
Cómo trabajar sin juntas, jefes y oficinas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La experiencia me ha enseñado que no debemos trabajar en una oficina, enviar correos o asistir a reuniones. ¿Por qué? En mi empresa hemos aprendido a ser efectivos trabajando sin jefes y sólo cuatro días a la semana y lo que logramos es tener 50 por ciento de tiempo libre para estar con la familia.

Cada uno de estos tres factores (trabajar todos en una misma oficina, comunicados principalmente por emails e interrumpidos constantemente por juntas) fueron los hábitos que decidimos cambiar desde el primer momento de nuestro emprendimiento hace ocho años.

Antes habíamos trabajado para grandes empresas como IBM, HP e Intel, en donde aprendimos exactamente qué cosas no debíamos hacer si queríamos trabajar junto a los mejores ingenieros en nuestro negocio tecnológico.

Por qué eliminar las reuniones

Uno de los puntos más importantes para alcanzar nuestros objetivos fue entender que no podemos interrumpir el trabajo de un programador para que asista a una junta. Esto es debido a que este tipo de trabajo demanda en promedio cuatro horas intensas de desarrollo frente a la computadora para lograr un avance significativo.

Como ingenieros en computación, sabíamos la importancia de este hábito y fue por eso que decidimos suspender las reuniones. De esta forma, cada ingeniero puede trabajar en dos turnos libres sin interrupciones (por ejemplo, de las 9:00 a.m. a la 1:00 p.m. y luego de las 2:00 p.m. a las 6:00 p.m.).

Hay un concepto muy claro que comparte el creador de Startup School, Paul Graham, en el que dice: “El costo que representa asistir a una reunión por parte de un programador, siempre va a ser mayor”. Es decir, la agenda de un Project Manager nunca va a ser compatible con la de un desarrollador.

Por qué eliminar los emails

El segundo aspecto que consideramos fue quitarnos el mal hábito de usar los emails como una lista de tareas. La realidad es que el protocolo de comunicación que hoy conocemos como “correo electrónico”, nacido en 1993, carece de total efectividad para desarrollar esta tarea.

En base a esto decidimos, como política interna en eMT, suspender todo tipo de contacto a través del email. En mi caso en particular, después de establecer esta medida, pasé de recibir en promedio 55 emails por día a menos de cinco. Estos cinco son únicamente comunicaciones externas con nuestros clientes, proveedores, etcétera.

Por qué eliminar la oficina

Por último, la verdad es que en un principio, como emprendimiento, no disponíamos de la capacidad económica para alquilar una oficina. Y este hábito de trabajo lo aprendimos por casualidad y no porque lo analizamos y tomamos la decisión proactivamente como en los dos puntos anteriores.

Luego, pasados dos años y ya con la disponibilidad económica de alquilar un espacio, lo hicimos junto con otras 14 personas que formaban parte de nuestro equipo. Después de estar en la oficina por más de un año, decidimos volver a trabajar de forma remota. Actualmente somos 35 personas y cada una trabaja desde su casa en cinco países diferentes (Colombia, Brasil, Chile, México y Argentina).

¿La razón de esto? El tiempo que se pierde para ir y volver a la oficina representa un 20% más de tiempo dedicado al trabajo en lugar de estar con la familia o descansando. Además del cansancio de manejar o tomar el transporte público, hay cierto costo de traslado para el trabajador. Claramente, todos son factores negativos.

Esto no es algo nuevo, ya se puede ver en un artículo de Forbes en el que dice que más de 100 empresas importantes ya implementaron este método.

Trabajar cuatro días a la semana y sin jefes

Tomando en cuenta los tres puntos anteriores, ahora tenemos un escenario totalmente distinto comparado al resto de las empresas. La efectividad que tenemos sin perder tiempo en reuniones, sin recibir cientos de emails y sin tener que ir a una oficina todos los días, nos permite trabajar cuatro días en vez de cinco y no tener un jefe a quien reportarle continuamente nuestros avances.

Para implementar esto con éxito, tomamos dos medidas muy importantes y que ustedes también pueden utilizar para adoptar esta nueva metodología de trabajo:

1. Contratar exclusivamente a ingenieros proactivos. Esto quiere decir que sólo contratamos a programadores que puedan administrar sus tiempos y tareas por si solos y sin la necesidad de un Project Manager. No es sencillo encontrar este perfil de desarrolladores, pero es posible con tiempo y dedicación.

Incluso hemos cometido el error de contratar a personas que lamentablemente no cumplían con este requisito, pero de inmediato decidimos seguir por caminos separados por más difícil que esta situación pueda resultar.

2. Panel interno de control. Por otro lado, nosotros mismos desarrollamos un panel muy simple donde se puede ver un listado completo de proyectos en los cuales estamos trabajando como compañía y cada ingeniero (empleado) puede decidir sumarse y formar parte. De esta forma, cada uno en forma proactiva selecciona en qué actividad le gustaría participar, acepta la responsabilidad y se enfoca en programarla.

En este panel que trabaja como una herramienta SAAS (Software As A Service), todos disponemos de una visión 360% para saber en qué está trabajando cada uno en tiempo real. Al ser todos programadores, es muy sencillo saber quién está haciendo bien su trabajo y quién no.

Por qué implementar esta nueva metodología de trabajo

La realidad es que puede haber muchas razones por las cuales sea una excelente idea cambiarse a este nuevo mecanismo de trabajo, como también millones de excusas para no hacerlo. Sin embargo, si queremos reclutar a los mejores talentos para que trabajen para nosotros esta es, sin lugar a dudas, la mejor opción.

Con los años, nos fuimos dando cuenta que empezamos a atraer y retener a empleados de nivel A+. Esto nos da una ventaja competitiva frente al resto, lo cual es espectacular. Hay que saber que un programador por ejemplo de nivel B rinde en promedio unas cinco veces menos que un programador de alto nivel con experiencia.

Trabajando con un equipo de primer nivel, sólo cuatro días a la semana y sin jefes pudimos crecer en un 204% el último año y, como todos sabemos, la razón de esto está en el equipo.

El negocio que pueda adaptarse a estos cambios, que son posibles gracias a la tecnología actual, podrá formar el mejor grupo de trabajo que represente la mayor ventaja competitiva a su favor y le permita lograr el éxito a largo plazo.