Consultoría

5 prácticas que pueden lastimar tu negocio

Evita estos errores que a la larga pueden hundir tu negocio y desmotivar a la gente que trabaja contigo.
5 prácticas que pueden lastimar tu negocio
Crédito: Depositphotos.com

Siempre se espera que los emprendedores hagan todo. Es parte del negocio, especialmente cuando están comenzando. Sin embargo, hay algunos hábitos productivos que pudiste haber formado que tal vez están asesinando tu oportunidad de tener éxito a largo plazo. La vela que es más brillante, se acaba más rápido y, aunque es importante que seas productivo con tu tiempo, también debes enfocarte en no abusar.

Aquí hay cinco hábitos que muchos emprendedores practican y que a largo plazo evitan que tengan éxito. Descubre si estás cometiendo alguno de estos errores:

1. Trabajas en lugar de divertirte, siempre. He visto a muchos emprendedores inteligentes y talentosos abandonar la diversión para concentrarse en su negocio sólo para perder su ventaja competitiva y seguir de pie a largo plazo. ¿Por qué? Creatividad.

La creatividad viene de un lugar y espacio de diversión. La innovación viene de la creatividad. Cuando no apartas tiempo para relajarte y hacer cosas diferentes al trabajo, comienzas a perder tu capacidad para ser creativo. No dejes de hacer cosas que te relajen sólo por el miedo de descuidar tus responsabilidades. Tal vez seas productivo a corto plazo, pero estarás cansado con el tiempo.

2. Largas horas significan grandes resultados. Trabajar más horas en la oficina puede ser muy malo, especialmente para las startups. No te quedes hasta tarde, llegues temprano o trabajes los fines de semana a menos que los resultados lo valgan.

No obligues a tus empleados a estar ahí cuando no sea necesario. Motívalos a tener una vida fuera de la oficina, comenzando contigo mismo. Estate alerta respecto a las medidas de eficiencia y la productividad durante el día para que puedan irse todos a sus casas y dormir lo necesario.

3. Debes hacer multitasking. Para mí, esto es como un sinónimo de déficit de atención y trastorno de personalidad. Si haces esto, no escucharás a tus empleados cuando hablen y tu trabajo sufrirá las consecuencias cuando no estés concentrado.

Haz una cosa a la vez, hazla bien y sigue con lo demás. ¿Algunas vez has intentado escribir un correo mientras alguien te habla y te das cuenta que escribiste lo que la persona te estaba diciendo? Prueba que le multitasking no funciona.

4. No confías en tu equipo. Tus empleados pueden ser desde consultores hasta vendedores. No seas un microgestor y tampoco asumas que si no están en la oficina quiere decir que no están trabajando. Es muy bueno tener personas que trabajen desde casa cuando estás empezando. Confía en tus empleados o mejor no los tengas.

5. Necesitas estar en todo. Estar en todas las juntas, o peor, ser la cabeza de todos los departamentos, no te hace un buen líder. Necesitas aprender a delegar y quitarte del plato lo más posible.