Finanzas

Maneja tu dinero de casa como un negocio

No caigas en la trampa de gastar mucha energía sin obtener una buena recompensa. Elige las oportunidades que cambiarán tu vida.
Maneja tu dinero de casa como un negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Estoy convencido que más personas alcanzarían el éxito financiero si supieran manejar la economía de su hogar como si fuera un negocio pequeño. Como dueño de una empresa, puedo ver un análisis del costo/beneficio en casi todas las decisiones que tomo, pero por alguna razón este rigor intelectual sale por la ventana cuando se trata de las finanzas personales. Muchas veces caemos en la trampa de gastar mucha energía por un poco de dinero. Aquí hay algunos ejemplos:

Pequeñas victorias

Victorias diarias. Estas son las decisiones simples y rápidas que nos dan pequeñas recompensas. Hablamos sobre los cupones,  llevar lunch a tu trabajo y comprar cosas usadas en lugar de nuevas. Estas victorias diarias importan, pero seamos honestos: toma mucho tiempo tener un impacto medible en nuestra riqueza.

Victorias pírricas. En papel, estas decisiones suenan inteligentes, pero cuando se ejecutan toman mucho esfuerzo sin pagar algo similar a cambio. A un nivel personal, un ejemplo es hacer tu propio detergente de ropa o criar gallinas y vender sus huevos para ganar dinero extra.

Proyectos en curso. Como las victorias pírricas, éstos requieren de mucho tiempo, pero al final pueden pagarnos más. Por ejemplo, el año pasado organicé y vendí mi colección de historietas. Esto me tomó más de 100 horas de trabajo pero me gané 25 mil dólares. Un ejemplo más obvio: regresar a la escuela para tener un certificado profesional o un título que puede llevarte a tener un ingreso más alto como recompensa.

Grandes victorias

Las estrategias de arriba tienen sus méritos, pero si queremos ganar más dinero necesitamos irnos por las grandes victorias, aquellas oportunidades que pueden cambiar por completo nuestra vida. Aquí hay algunas formas de hacerlo:

Reducir el tamaño. Si crees que vives en una casa demasiado grande o tu oficina es demasiado espaciosa y podrías cambiarte a otro lugar en el que no haya tantos gastos, ¡hazlo! Podrías ahorrarte hasta un 30 por ciento de tu dinero.

Conduce menos. Tener un automóvil representa un gasto importante para la familia. Si puedes ahorrar algo caminando, yéndote con otras personas, tomando el transporte público o escogiendo un automóvil usado que no gaste mucha gasolina, elige esa opción.

Ganar más. Es más fácil decirlo que hacerlo, yo lo sé, pero tomarte unos minutos extras para negociar y llegar a mejores términos con tus clientes y vendedores mejorará tu situación económica más que ahorrar durante varios años. Recuerda, puedes reducir ciertos gastos, pero tu potencial de ingresos es teóricamente ilimitado.

No tiene mucho sentido concentrar tus energías en hacer tu propio detergente si tienes una gran hipoteca. Claro, las cosas pequeñas son una gran base para cambiar el comportamiento, pero las cosas grandes son las que te harán rico un día.