Emprendedores

Emprendedoras de éxito en Cd. Juárez

Para Gloria Asiain, cofundadora de Vajillas Valle Berak, la perseverancia es clave para tener un negocio exitoso, aun en condiciones difíciles.
Emprendedoras de éxito en Cd. Juárez
Crédito: Depositphotos.com

Para sacar adelante un negocio, los emprendedores necesitan trabajar mucho, tener el apoyo incondicional de sus socios y amigos y los recursos ideales para avanzar. Pero, ¿qué pasaría si todo se complicara y tuvieras que enfrentarte a la decisión de quedarte y luchar por tu empresa o abandonar todo?

Para Gloria Asiain de Sotomayor y Adriana Guerra Reyes, fundadoras de Vajillas Valle Berak, una empresa que elabora vajillas hechas a mano con estilos únicos, el inicio de su aventura emprendedora no fue fácil, pero decidieron apostar por una idea que logró trascender fronteras.

Cuando iniciaron el negocio, la violencia en Ciudad Juárez estaba en su máximo apogeo (de hecho, era considerada como una de las urbes más peligrosas del mundo) y ambas debían tomar una decisión: irse o luchar por su idea. Finalmente, decidieron trabajar en un edificio que estaba casi abandonado, lo rehabilitaron y poco a poco fue cobrando vida.

Desde sus inicios, hace casi seis años, esta empresa de origen juarense ha vendido diversas piezas únicas como platos, tazas, lámparas, ceniceros gigantes, botaneros, salseros en forma de cuchara, entre otros utensilios y objetos decorativos.

Cada producto tiene el "sello de Berak" y en la base está el nombre de la marca y también el de Ciudad Juárez. De acuerdo con Gloria es una forma de cambiar la perspectiva que se tiene de esta zona del país.

“Hace cuatro años entramos a un concurso en el Bazar de la Organización de los Estados Americanos y este año tuvimos la oportunidad de exponer nuevamente”, sostirene Gloria. “También nos invitan al Banco Mundial de Washington y al festival “Viva México” en Santa Fe, Nuevo México. Desgraciadamente no podemos asistir a todo porque el costo del flete por los platos es muy alto”, añade.

Uno de los propósitos de este negocio es que varios pintores, nacionales e internacionales, se involucren en la creación de estas piezas para que, por ejemplo, el dueño de un restaurante elija un diseño único e irrepetible de acuerdo a sus gustos y ambiente del local. 

Y es que la par de la línea pintada, la co-fundadora de Vajillas Valle Berak dice que su objetivo es impulsar a artistas nuevos con gran talento que, aunque tienen mucho que ofrecer, no se atreven a mostrar sus creaciones ante el público. Además de impulsar a estos pintores con empleos, al mismo tiempo les imparten un curso llamado “Sanidad del alma”, enfocado a la gente que quedó lastimada por tanta violencia en la ciudad.

“Muchas personas nos preguntan por qué no tenemos una fundación, pero hemos observado que en esos casos las personas se acostumbran a que les des todo y no valoran”, afirma Asiain. “Nosotros trabajamos a la par de los empleados y les enseñamos a valorar todo lo que hacen”.

Apostando por Juárez

Para la emprendedora, el valor agregado del producto es que el cliente puede identificarse con éste pues es único y es algo que no existe en México ni en Estados Unidos. Esto le da un toque de identidad al negocio que adquiere las piezas.

“La gente quiere renacer con nuevos negocios, porque, a pesar de que en Juárez hay muchas personas de fuera, al mismo tiempo hay mucho talento y ayuda de parte de todos los que viven aquí”, dice Gloria. “Hace cinco años fue una época difícil, la gente que tenía un negocio huía, pero ahora veo a gente joven que está echándole muchas ganas para retomar lo que era Ciudad Juárez: una ciudad de oportunidades”, complementa.

Este par de emprendedoras es sólo un ejemplo de las tantas mujeres que se atreven a iniciar su propia empresa, incluso cuando las condiciones no son las mejores. Gloria Asiain afirma que, aunque cueste trabajo en un principio, es necesario desarrollar la creatividad y sensibilidad para tener éxito.

“Muchas mujeres no lo saben, pero ahora mismo en Ciudad Juárez hay casi el mismo número de empresarios que de empresarias. Por eso es vital que se arriesguen y sobre todo que tomen en cuenta el factor clave: la perseverancia. Esa determinará al final si las cosas se dan o no”, concluye.