Consultoría

3 mitos de la productividad

Descubre qué hábitos te pueden ayudar a terminar todos tus pendientes y cuáles son obstáculos en tu aventura emprendedora.
3 mitos de la productividad
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Para los emprendedores es importante saber qué habito les dará lo necesario para tener un día productivo, ese mágico estado en el que completan las tareas a tiempo y sin distracciones. Cuando defines tu carrera en el camino, es más seguro que adquieras ciertos comportamientos que te ayuden siempre. He estudiado los hábitos de productividad de los emprendedores modernos y descubrí tres mitos generales de los que debes cuidarte y evitar en el trabajo.

1. Mito: Separar proyectos complejos en pequeñas tareas. Es una creencia común que para terminar los pendientes debes separarlos en pequeños proyectos. Sin embargo, nuestra investigación muestra que la gente sumamente productiva sólo planea en completar dos o tres tareas pequeñas antes de continuar.

Programar cada pendiente de principio a fin puede sobresaturarte y las personas productivas están más cómodas con la certidumbre a corto plazo y la incertidumbre a largo plazo cuando se trata de la gestión de tareas.

Trata de separar proyectos grandes en dos o tres tareas a la vez. Es cuestión de acostumbrarte, pero un enfoque más realista a los proyectos complejos te dará un mayor rango de ideas, la habilidad para superar los obstáculos y tener un mejor punto de vista en el que puedas tomar buenas decisiones. El hecho es que no sabrás con qué retos u oportunidades te vas a topar en algún punto y necesitas ser lo suficientemente flexible para manejarlos.

2. Mito: No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Usa una línea de tiempo para organizar tus tareas, no importa cuántas tengas en tu lista, es una gran predicción del éxito. La gente productiva siempre está revisando lo que tiene que hacer las siguientes semanas porque sabe que es un maratón que toma tiempo. Tratar de hacer todo hoy mismo te va a preparar para la desilusión y es importante ser realista respecto a lo que puedes lograr.

Observa tu lista de tareas y trata de poner el mismo número de pendientes todos los días.

3. Mito: Reprográmalo una y otra vez hasta que lo termines. ¿Piensas que reprogramar un pendiente no te hará daño? Piénsalo otra vez, hay un costo emocional muy real que viene con la reprogramación. La gente productiva sabe cómo eliminar las cosas que no son tan importantes para que sigan concentrados y no tengan la preocupación de hacer algo.

Comprométete a hacer sólo lo que sepas que puedes terminar y en lo que puedas gastar tu tiempo durante el día. Nunca es sólo sobre terminar las cosas, sino terminarlas bien.

Al final, la productividad es una búsqueda personal. Lo que funciona para algunos no lo hace para otros y todos tienen diferentes definiciones de éxito. Observa tus hábitos y pregúntate qué funciona para ti. Tal vez la regla más importante es que los emprendedores productivos crean sus propias “verdades” en el camino.