Networking

Cómo lograr que la gente te tome en serio

Sigue estos consejos para ganarte el respeto y confianza de las personas con las que te relaciones en el mundo empresarial.
Cómo lograr que la gente te tome en serio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Si vas a llegar a algún lado en los negocios, necesitas que la gente te tome en serio. De acuerdo con una investigación, puedes aumentar tu credibilidad con la presentación, conocimiento y habilidades ideales.

1. Deja que las personas hablen de sí mismas. Este es un buen secreto para causar una buena impresión. De acuerdo con una investigación de Harvard, hablar de ti mismo estimula las mismas regiones del cerebro que el sexo o una buena comida. Cuando dos individuos hablan de sus experiencias, son más vulnerables el uno con el otro y forman un vínculo social para ayudarse mutuamente.

2. Vístete para la ocasión. “La apariencia es nuestro primer filtro”, dice Sylvia Ann Hewlett, autora del libro “Presencia Ejecutiva” (Executive Presence). Los investigadores de Princeton se dieron cuenta que deben pasar alrededor de 100 milisegundos para registrar una primera impresión, el tiempo que le toma a un colibrí mover sus alas.

Las buenas noticias son que la imagen puede ayudarte. “No es sobre la forma de tu cuerpo, la textura de tu cabello o la marca de ropa que uses”, dice Hewlett. No tienes que usar un traje oscuro todo el tiempo, en lugar de eso pon atención a cómo se viste la gente en tu empresa e industria y sigue su ejemplo.

3. Domina el apretón de manos. Un apretón de manos fuerte no se trata de oprimir con toda tu fuerza. Es sobre presencia. Tom Chiarella lo explica con detalle: “En la calle o en cualquier lugar, dirige tus hombros a la persona que conozcas. Haz que el apretón de manos importe, haz contacto visual y pon tu brazo en el ángulo correcto. Sonríe, si no puedes hacerlo, sé agradable. No eres un mayordomo tonto, eres tú”.

Un apretón de manos así, muestra que respetas a esa persona y la ciencia confirma que el respeto da respeto de regreso.

4. Practica tu postura. Tu postura refleja la forma en la que te sientes y cómo te presentas frente a los otros. Por ejemplo, si tienes una “pose de poder” con tus hombros rectos, le darás el mensaje a tu sistema hormonal de liberar los químicos necesarios para hacerte ver con más confianza.

5. Infórmate sobre lo que pasa en el mundo. Muchas personas contratan a individuos que tienen experiencia en una materia e intereses en varios temas. Ese patrón puede ser el mismo en la carrera de cualquiera.

Si tienes un negocio, entonces mantente actualizado sobre los cambios en la industria para que puedas hablar de éstos. Además, necesitas muchos conocimientos en general, así que lee la sección de ciencia, tecnología y cultura popular.

6. Prepárate en exceso. “La ignorancia es una de las características menos respetables en el mundo profesional, si no es que la peor”, dice Roberto Rocha. Si quieres que tus ideas cuenten, infórmate mejor que los demás.

En otras palabras, necesitas desarrollar un gran conocimiento en tu materia. Ejecutivos como Marissa Mayer y Elon Musk son conocidos por rechazar cualquier idea que les presenten. Al momento de dar un pitch, asegúrate de estar bien informado para dar argumentos inteligentes.

7. Cuéntale historias a la gente. Los números impresionan, pero no son suficientes para conectarte con las personas. Toma como ejemplo las pláticas TED; las presentaciones más exitosas son 65 por ciento historias y 35 por ciento números.

8. Cuida tu tono. Si haces una declaración como si fuera una pregunta es igual que si no informaras nada. Si terminas tus oraciones con un tono más alto del que comenzaste, la gente puede sentir que no estás seguro de lo que dices, aunque esa no sea tu intención.

9. Ten confianza y sé humilde. El inversionista Anthony Tjan dice para obtener el respeto de la gente primero debes casar la humildad con la confianza. “Requieres de suficiente autoconfianza para pedir el respeto de los demás, pero eso necesita estar equilibrado con saber que hay cosas que no sabes”.

La humildad es el paso hacia el respeto, mientras que la autoconfianza es el camino para pedirlo.

Bonus: Entre más estés consciente de lo que no sabes, con más fuerza querrás aprender.