Consultoría

5 pendientes de 2014 en tu empresa

Antes de finalizar el año, analiza si alcanzaste las metas que querías y descubre qué cambios debes hacer para aumentar los ingresos.
5 pendientes de 2014 en tu empresa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

El año ya casi termina. Aunque las cosas estén más lentas mientras la temporada de fiestas se aproxima, aquí hay algunas cosas que debes hacer antes de que llegue enero.

1. Termina con la contabilidad. Debes atar todos los cabos sueltos, asegúrate de que se hayan registrado todos los gastos y que todo esté guardado y clasificado. Necesitarás datos financieros certeros para que puedas evaluar el desempeño de tu negocio.

2. Revisa el progreso. Tan pronto cuando hayas terminado con lo financiero, puedes evaluar el desarrollo de tu empresa durante el año. Sepáralo según lo veas conveniente y revisa los ingresos obtenidos. Puede ser por la línea de productos, los clientes, vendedor o demografía. Evalúa el margen bruto y el beneficio de un modo similar.

Debe haber una persona responsable para cada una de estas secciones. ¿Qué metas tenías que superaron tus expectativas? ¿Lanzaste un nuevo producto, completaste una compra? Si no fue así, ¿qué cambios debes hacer? ¿Hacia dónde debes cambiar tus recursos o enfocar tus objetivos?

3. Analiza las relaciones externas. Posiblemente tienes relaciones importantes con proveedores, socios o clientes. Al finalizar el año es una buena época para analizar esas relaciones. ¿Tu compañía está obteniendo lo necesario de éstas? ¿Qué cambios puedes hacer para mejorar los beneficios que tu empresa obtiene de esas relaciones?

Puede sonar extraño, pero también es importante que le preguntes a ellos qué beneficios obtienen de tu compañía. Si no se están beneficiando, ten por seguro que no harán negocios contigo.

4. Analiza a los empleados. Al final del año es tradicional que se hagan evaluaciones a los trabajadores. Aunque creamos que las personas deben recibir retroalimentación más de una vez al año, es apropiado evaluar su desempeño en diciembre. Mide esto en base a metas cuantificables. Sin embargo, si no las estableces, puedes hacer una evaluación cualitativa de los resultados.

5. Revisa tu desempeño. Finalmente, debes tomar un paso hacia atrás y evaluar tu desempeño. ¿Lograste tus metas? ¿Qué necesitas hacer para ir al siguiente nivel? ¿Hay un libro que has querido leer? ¿Quieres ir a un curso de coaching? ¿Quieres contratar a alguien que se dedique a esto? Buscar ayuda no es una señal de debilidad, sino un signo de inteligencia.

Al finalizar el año es un buen momento para evaluar lo que has hecho y ver dónde estás parado. Así que planea para el siguiente año y alcanza tus metas.