Franquicias

5 lecciones de The Italian Coffee Company

José Luis Salazar, cofundador de esta franquicia, comparte algunas enseñanzas para tener un negocio rentable.
5 lecciones de The Italian Coffee Company
Crédito: Depositphotos.com

José Luis Salazar, cofundador de The Italian Coffee Company, ha sabido cómo hacer de esta franquicia una marca líder. Nacida en Puebla en 1997, pasó de ocho sucursales –que poseía antes de franquiciar su negocio - a 403 en sólo 15 años. Te presentamos algunas lecciones de este gran emprendedor.

1. Siempre renueva tu imagen. Un error muy común entre los iniciadores de negocios es pensar que basta con tener un producto o servicio de calidad para convencer a los clientes. Para que las personas sigan yendo a tu negocio, debes innovar y modernizar tu imagen. Salazar comenzó con un diseño para sus locales tipo italiano, algo relacionado al nombre, debido a que la madera rústica estaba muy de moda en esa época.

Tiempo después, sintió que le faltaba un poco de luminosidad y fue cuando la barra se cambió por madera de cerezo, pero lo demás se quedó igual. “Optamos por cambiar la barra y contra barra para que se viera como un lugar importante. Ahora todos son materiales contemporáneos y se incorporaron pantallas interactivas”, dice el emprendedor.  

2. Identifica cuál es tu ventaja competitiva. “Hay un poco de confusión entre el mercado y el segmento, muchas veces creemos que varias marcas compiten en el mismo segmento y resulta que las bebidas preparadas a base de café representan su producto número cinco”, aclara Salazar. Aunque quieras poner un negocio de jugos, tal vez tu competencia directa no es un local que sirve lo mismo, ya que para éste lo más importante es su barra de ensaladas o sándwiches.

En el caso de esta marca, su eje es el espresso, y, aunque cuando comenzaron tenían un porcentaje de venta de 1.5 por ciento, ahora éste representa un 30 por ciento de las ventas.

3. Siempre habrá alguien que te ayude a levantarte. Como todo emprendedor, Salazar ha tenido que superar varios obstáculos y enfrentar el fracaso, pero supo cómo seguir adelante.

“Lo peor que me ha pasado fue en el error de diciembre, ya que habíamos vendido una gran cantidad de cafeteras y teníamos una deuda en dólares terrible”, comenta. El país estaba paralizado, por lo que tuvieron que ir con el proveedor de cafeteras y decirle que no podían pagarlas. A pesar de no tener una relación cercana, confiaron en ellos y les permitieron pagar hasta después para seguir con el negocio. Eso los ayudó para seguir con el plan original.

4. Potencializa el negocio. En un principio, Salazar creía que el número de unidades era igual al éxito, pero después se dio cuenta que, aunque eso sí es importante para el negocio, es mejor potencializar el negocio.

“A pesar de que por ahora no queremos abrir nuevas franquicias, sí queremos mejorar nuestros locales y productos simplificando los procesos. “Hay que buscar la forma de vender más. Si no se vende el postre pues sal a venderlo, solito no va a pasar”, añade.  

5. Conoce a tu cliente. Manteniendo su visión de “no hay mercado pequeño”, Italian Coffee ha logrado establecerse y permanecer tanto en áreas comerciales como en las orillas de las carreteras, principalmente en gasolineras.

Muchas personas dudaron en un principio que la idea de las gasolineras fuera a funcionar, pero se encontraron con varias sorpresas. No se consumía casi en el drive thru. “Piensas que la gente lleva prisa, pero más bien entraban, pasaban al baño y consumían. Con el paso de los años se ha ido balanceando la venta en el drive thru”, señala el empresario.

Las condiciones han sido muy diferentes dependiendo de la ciudad. Por ejemplo, de acuerdo con Salazar, en Monterrey no hay una cultura del consumo de café, el cliente no está interesado en consumirlo.

Hoy en día, la marca ya llegó a Estados Unidos, tienen un local en Brownsville, Texas y están a punto de abrir otro en la carretera de San Antonio, Texas. Se han mejorado los procesos, maquinaria y sobre todo la experiencia y satisfacción del cliente.

Una de las razones por las que este negocio ha tenido tanto éxito, es porque es replicable al no haber una complicación en los procesos. “Los productos son muy queridos y nuestros clientes son como cómplices nuestros. La maquinaria es tecnología de punta para producir lo más pronto y no hacer esperar al consumidor. No me interesa estar en el negocio de los alimentos, el modelo es sólo de café”, concluye el emprendedor.