Marketing

7 tips de storytelling para cautivar a tu audiencia

Sigue estos consejos para conquistar a tus clientes e inversionistas y que de esa forma recuerden tu marca siempre.
7 tips de storytelling para cautivar a tu audiencia
Crédito: Depositphotos.com

Los humanos siempre aprenden y se comunican mejor a través de las historias. Ten por seguro que aburrirás a tus inversionistas con hechos y números, pero los conquistarás y recordarán tu nombre si los atrapas con un buen cuento.

Ya sea crear una marca memorable o conectarte con tus clientes, aquí hay siete pasos esenciales para tener una buena historia.

1. Abre y cierra con un poco de curiosidad. ¿Qué pasaría si te dijera que tus ingresos podrían triplicarse en menos de un mes? Tal vez sea un engaño, pero captó tu interés lo suficiente como para escuchar el resto de la historia y hacer el pitch.

Los narradores lo llaman “un incidente”. Tenemos la curiosidad dentro de nuestra piel, si haces preguntas provocativas, abrirás una ventana para el resto de tu pitch de elevador.

2. Usa elementos visuales y auditivos. Los psicólogos y terapeutas hacen esto para que una persona esté en un estado deseado. Cuando la mente comienza a imaginar y pasar por experiencias emocionales y sensoriales, partes del cerebro se encienden como si estuviera pasando en realidad.

Usar estas claves para describir la adrenalina corriendo por tu cuerpo o la tragedia de un evento, hará que la persona escuche la historia como un participante activo.

3. Conflicto y resolución. Ya sea una propuesta de negocios o el demo de un producto, dos elementos tradicionales de las historias que no quieres dejar fuera son el conflicto y la resolución.

¿Has encontrado un problema y explicaste cómo tu producto brinda una solución? Un error común de los empresarios es que presentan la marca desde el ángulo de un desarrollador y hacen caso omiso a la perspectiva del consumidor. Aproxímate al conflicto y resolución como un comprador y cuéntales la historia de tu producto como un cliente satisfecho.

4. Apela al yo superior. Ya sea que elaboremos nuestras propias metas o presentemos una visión para la empresa, no podemos luchar contra el interés de nuestro mecanismo de supervivencia.

¿Por qué no medir los motivos egoístas? Alcanzar una meta futura viene con la presentación de una mejor versión de nosotros mismos, o una mejor versión del cliente.

5. Conmoción y pavor. Los humanos piensan en patrones. Procesamos la información y tratamos de tener un entendimiento lógico. Una ruptura en ese patrón lineal es como un jarro de agua helada en la cara. Por eso películas como El Sexto Sentido, el Club de la Pelea y Romeo y Julieta nos siguen capturando.

No necesita pasar al final. Un inicio paradójico es una estrategia para captar la atención de la gente.  

6. Construye un catálogo de ilustraciones. Todos conocen la historia del buen samaritano, tal vez hasta la del hijo pródigo. Las enseñanzas de Jesús son conocidas por sus grandes parábolas. Usa experiencias personales para tener un catálogo de metáforas e ilustraciones y agrega más color a las historias.

Esa vez que pasaste por tres gasolineras y terminaste en la calle con el tanque vacío puede darle a entender a tus empleados la importancia de revisar su email o hará que tu inversionista vea que tu nueva aplicación puede salvarle la vida en una emergencia.

7. Componentes externos e internos. Justo como dijo Stephen King “La ficción es una mentira, y la buena ficción es la verdad dentro de la mentira”. Hay capas. Una buena historia no sólo presenta contenido crudo, sino que tiene vehículos para entregarlo. Ese es el poder de las alegorías y de descubrir la moral en una historia. Antes de elaborarla, decide qué elementos serán latentes y cuáles serán obvios. Los hechos y las cifras se ven mejor bajo la superficie.