Consultoría

4 razones para cambiar tu rutina al ducharte

Si eres de las personas a las que les gusta bañarse por la mañana, es vital que hagas este cambio de 90 segundos para tener más energía.
4 razones para cambiar tu rutina al ducharte
Crédito: Depositphoto.com

Pasarás aproximadamente cuatro mil horas de tu vida adulta duchándote, tal vez más tiempo del que pasas leyendo, haciendo ejercicio o viendo la televisión, pero las probabilidades son que lo estás haciendo mal. Si te bañas en la mañana tal vez creas que tendrás energía por el resto del día, pero en realidad tiene el efecto opuesto.

De hecho, un baño caliente es lo que muchos doctores recomiendan para la gente que tiene problemas para dormirse. La razón: salir de un baño caliente al aire frío disminuye la temperatura del cuerpo llevándote a un estado mental más tranquilo. Esto ayuda cuando quieres dormirte, pero no es lo que necesitas antes de empezar el día.

Si tu meta es despertarte con tu baño matutino entonces necesitas hacer este cambio de 90 segundos. Una vez que terminaste con tu ritual de limpieza, pon el agua tan fría como puedas durante 30 segundos. Siéntete libre de gritar si te ayuda. Después de ese tiempo pon el agua tan caliente como puedas por otros 30 segundos. Esto abrirá los capilares y aumentará el flujo sanguíneo. Finalmente, abre el agua fría nuevamente durante 30 segundos. Siempre termina con agua fría. Tal vez te estés preguntando “¿Por qué debería someterme a tales molestias en la mañana?” Porque funciona.

La hidroterapia de agua fría y caliente se ha usado durante miles de años. En Finlandia, el sauna no es ningún lujo, es una necesidad. Este país tiene dos millones de saunas (para una población de cinco millones) con el 99 por ciento de la gente disfrutando de los beneficios del sauna por lo menos una vez a la semana.

Los estudios muestran que ayuda a tu cuerpo en:

Reducir el estrés. En un estudio sobre los radicales libres, 10 personas saludables nadaron regularmente en agua helada y eso aumentó su tolerancia al estrés. Cuando construyes un negocio, combatir el estrés es crucial para tener claridad mental.

Crear un sistema inmunológico más fuerte. Otro estudio dice que ducharte diariamente con agua fría aumenta la cantidad de los glóbulos blancos que combaten las enfermedades. En un intento para calentarse, el cuerpo acelera su metabolismo y activa el sistema inmunológico lo cual provoca la liberación de más glóbulos blancos.

Mejorar la circulación sanguínea. Cuando te bañas con agua fría tus venas y arterias se encogen. Este endurecimiento temporal permite que el flujo sanguíneo sea más fuerte, lo cual es muy bueno para la salud cardiovascular.

Ayudar a disminuir la depresión. En un estudio de 2008 se dieron cuenta que las duchas frías estimulan el sistema nervioso simpático y aumentan los niveles de endorfinas en el cuerpo. Esto a su vez manda un una gran cantidad de impulsos eléctricos de las terminaciones nerviosas periféricas al cerebro, lo cual produce un efecto anti depresivo.

Vas a experimentar un poco de incomodidad mientras pruebas esta rutina, pero seguro estarás preparado para iniciar tu día sintiéndote más refrescado que nunca.