Emprendedores

3 lecciones de películas nominadas al Oscar 2015

Cintas como "Whiplash", "El código enigma" y "Selma" pueden aportar enseñanzas como la perseverancia, el esfuerzo y la grandeza.
3 lecciones de películas nominadas al Oscar 2015
Crédito: Depositphotos.com

Las nominaciones al Oscar de este año se anunciaron el pasado 15 de enero, incluyendo las de Mejor Película. Aunque abarcaron una gran cantidad de temas, muchas de estas cintas nos dan lecciones sobre el liderazgo. Te presentamos tres de ocho cintas nominadas y las poderosas enseñanzas que podemos tomar de cada una:

1.La genialidad es sudor. “Whiplash, Música y Obsesión” (Whiplash), una cinta indie dirigida por Damien Chazelle, trata sobre una relación brutal y sadomasoquista entre un joven de 19 años que toca la batería llamado Andrew Neyman (Miles Teller) y su exigente profesor Terence Fletcher (J.K. Simmons).

Muchas veces la genialidad es retratada en la pantalla grande como el subproducto del talento en bruto, una fuerza que se expresa en destellos ardientes. Piensa en “Amadeus” de Milos Forman, en donde parece que Mozart no realiza ningún esfuerzo para ser tan brillante, un resultado natural de su incomparable mente. O para usar un ejemplo más contemporáneo, la cinta de David Fincher “La red social” (The Social Network), en la que a Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) se le ocurre la idea de Facebook en una noche.

En Whiplash, la genialidad no llega tan fácil. Aunque la habilidad sea un prerrequisito, la película presenta una visión del mundo donde un logro excepcional es imposible sin un gran esfuerzo. Andrew quiere ser “uno de los grandes” y, para ganarse esta distinción, se somete al estricto régimen de Fletcher practicando hasta que los dedos literalemente le sangraran para que pudiera dominar la precisión que viene de tocar la misma nota una y otra vez.

Aunque la cinta se enfoca en la retorcida dinámica psicológica entre el profesor y su estudiante, también sirve como centro de atención de la gran cantidad de tiempo, trabajo, esfuerzo y repeticiones que están en el núcleo de algunas de las más impresionantes demostraciones de los logros humanos.

2. El logro es persistencia. “El código enigma” (The Imitation Game), es una cinta en la que se cuenta cómo Alan Turing (Benedict Cumberbatch), junto con un equipo de matemáticos y criptógrafos, resolvieron el  código secreto de los Nazis y ayudaron a los Aliados a ganar la guerra. También es la exploración de un genio.

Como Whiplash, la película es un homenaje a las largas horas y esfuerzo que te toma triunfar. Durante la cinta, la visión de Turing de crear una máquina capaz de resolver este código es atacada por todos lados. Sus supervisores en la inteligencia militar no entienden su trabajo, así que intentan destruirlo. En varias ocasiones, los miembros de su propio equipo se llenan de dudas y cuestionan su estrategia. Mientras la duda aumenta, el compromiso de Turing nunca se debilita. Ni una sola vez cuestiona la validez de su idea ni deja de luchar para verla cumplida.

Muchas veces esa visión hace que Turing - quien ya de por si es extraño - esté siempre solo. Pero su increíble tenacidad al final le hace descubrir no sólo una de las revelaciones tecnológicas más importantes del siglo 20, sino también la máquina que los ayudaría a ponerle fin a la Segunda Guerra Mundial y a salvar millones de vidas.

3. La restricción es poder. La biografía de Martin Luther King de Ava DuVernay llamada "Selma" narra tres meses en la vida de este héroe de los derechos civiles, comenzando con su aceptación del Premio Nobel en diciembre de 1964 y terminando más o menos tres meses después en Montgomery.

Aunque la cinta toca eventos históricos conocidos, la tensión viene de las negociaciones entre las figuras públicas y políticos, sobre todo entre King (David Oyelowo) y Lyndon B. Johnson (Tom Wilkinson). Selma es una película sobre estrategia.

En una de las escenas más estresantes, King lleva a un grupo de manifestantes al pie del puente Edmund Pettus, en donde policías armados los esperaban del otro lado. En lugar de decirle a la gente que siguiera adelante, se toma un minuto para rezar, se frena y finalmente se retira, un movimiento calculado no de derrota, sino de una estrategia audaz, una con la que muchos de los seguidores de King no estuvieron de acuerdo. Es uno de los tantos momentos en donde la cinta resalta qué tan importante es saber negociar y confiar en tus instintos, debes saber cuándo atacar y cuándo dar un paso hacia atrás.