Consultoría

7 tips para dar un pitch emocionante e inspirador

Buscar capital para tu negocio puede ser una tarea complicada, pero si cuentas una historia atractiva podrás convencer a los inversionistas.
7 tips para dar un pitch emocionante e inspirador
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Tienes una gran idea. Tal vez hasta eres dueño de un buen negocio, entonces ¿por qué nadie quiere invertir en él? El secreto jamás contado para recaudar dinero es que tienes que ver esta junta con inversionistas como una entrevista de trabajo. Ten por seguro que ellos se preguntarán si has tomado dinero de otros inversionistas y lo has convertido en más dinero.

Si la respuesta es no, el proceso de recaudación puede parecerse a una entrevista de trabajo en la que se verá que no tienes experiencia. Prácticamente les estás pidiendo que te tengan fe y muchas veces estas personas son filosas y difíciles de convencer.

Necesitas un pitch que no sólo describa el negocio, sino que también muestre por qué éste te emociona e inspira. Justo acabo de pasar por el proceso de encontrar al primer inversionista de mi startup. Aquí hay algunos tips basados en mi experiencia:

1. Elige a la audiencia adecuada. Identifica el tipo de inversionista que necesitas. Cuando yo me propuse a juntar el dinero, cometí el error de programar juntas con gente en grandes empresas de capital de riesgo. Estos inversionistas buscaban entregar grandes cantidades de dinero a un negocio en una etapa diferente a la mía. Debí haber empezado con inversionistas ángeles. Con ese grupo al final tuve más éxito.

La etapa de tu negocio y la cantidad que buscas recaudar va a determinar el tipo de inversionistas a los que debes dirigirte. Conoce a tu audiencia. Elabora tu presentación para cumplir con los objetivos y necesidades de la gente a la que te estás aproximando. Habla con ellos en un lenguaje en el que estén acostumbrados y píntales un cuadro acorde a sus objetivos.

2. Cuenta una historia. ¿Piensas que tu negocio será el siguiente Uber? Ten confianza y créetelo. Muestra por qué tu empresa va a conquistar el mundo y cómo piensas hacerlo. Haz tu pitch como si estuvieras haciendo un storyboard para una película. No gastes todo tu tiempo demostrando el valor de tu empresa en el presente, los inversionistas quieren escuchar sobre el futuro. Muéstrales cómo esta inversión hará que tu negocio valga mucho más. Como autor de esta historia, haz que tengan un argumento interesante y una conclusión emocionante.

3. Sé atrevido. Si tu negocio te apasiona y apenas estás empezando o piensas expandirte, comunica esa pasión a los posibles inversionistas. ¿Cuál es el gran potencial de tu negocio? Describe cómo cautivarás a la industria y haz las cosas diferentes.

Comunica un plan de acción dinámico para el despliegue de capital. Los inversionistas y banqueros se refieren a éste como “uso de fondos”. No uses un lenguaje seco, este debe ser el momento más emocionante en tu pitch. ¿Qué metas te puede ayudar a alcanzar esta inversión? ¿Cómo ayudará este capital a acelerar el crecimiento de tu empresa y expandir su capacidad?

4. Mantenlo simple. Tal vez asumas que si estás haciendo una presentación a individuos con experiencia van a entender fácilmente tu modelo de negocios. Pero si has estado trabajando dentro de una industria durante mucho tiempo tal vez has desarrollado una forma de expresarte que no mucha gente va a comprender.

Evita usar este tipo de lenguaje. Desarrolla un pitch que un niño en tu calle pueda entender. Un buen concepto de negocios resuelve una necesidad básica que todos puedan vislumbrar. Si no tienes esos 30 segundos en tu pich tal vez no estás listo para recaudar dinero.

5. Habla de las ventas. No toda startup genera ventas de inmediato. Si has tenido éxito en esto, menciona esos números y ponlos como una línea de tiempo. Puedes decir “hemos tenido un millón de pesos en ventas sólo en seis meses”. Este tipo de ingreso es importante para los inversionistas. Lo que quieren es que tus ventas sean buenas y que sea fácil tener más clientes. El valor de la empresa está determinada en parte por el ritmo al que se espera que las ventas aumenten. Prepara un plan bien definido para crecer en un futuro.

6. Establece fechas de entrega. Establecer una línea de tiempo para el proceso de recaudación de dinero puede parecer aterrador. ¿Qué tal que no juntas el dinero en los seis meses que te propusiste? Tendrás miedo del fracaso. Ese marco de tiempo es tu amigo de muchas formas. Una fecha de entrega le da a los inversionistas una razón para sellar el trato. A ellos les gusta saber si hay otras personas involucradas en el trato. Tu negocio está validado por cada compromiso que recibes.

7. Explica la estrategia de salida y recompensa. Tal vez amas tu negocio y no estás siquiera pensando en abandonarlo algún día, pero tus inversionistas no estarán en esa posición. Ellos quieren imaginar cómo se verá el final de su relación con la empresa. Ve tu compañía como lo ven los inversionistas. Describe concretamente cómo obtendrán su dinero de regreso multiplicado. Demuestra que tu meta es su éxito.