Emprendedores

18 mandamientos para emprendedores

No importa qué negocio tengas, es importante que adoptes estas habilidades y actitudes para tener éxito y cumplir tus objetivos.
18 mandamientos para emprendedores
Crédito: Depositphotos.com

En Finmex (institución que otorga créditos y soluciones de financiamiento) trabajamos con muchos emprendedores. Hemos notado que sin importar el giro al que se dediquen, la edad que tengan o el modelo de negocio que desarrollen, existen algunas características y actitudes que son esenciales para triunfar. Te las compartimos:

1. Ama lo que haces
Si no amas tu idea o proyecto, mejor tira la toalla. Las cosas que amamos son las únicas por las que vale la pena luchar. Considera que la carrera emprendedora está llena de altibajos y obstáculos; sólo si sientes un verdadero amor por lo que haces podrás salir adelante y tener la energía para trabajar todos los días.

2. Rompe las reglas, piensa diferente
Un emprendedor es un “rebelde”; es alguien que ve una oportunidad o que está dispuesto a convertir su inconformidad en un negocio. No se trata de inventar la rueda, sino de ver las cosas de una nueva perspectiva. Si quieres estar en la mente de tu consumidor y permanecer en el tiempo, debes innovar y estar dispuesto a cambiar el estatus quo.

3. Escucha minuciosamente a tu público
¿Sabes qué quieren tus consumidores? ¡Ellos te lo dicen! Fíjate qué es lo que expresan en redes sociales, en las calles, en internet y en tus tiendas o locales. Su retroalimentación es lo más valioso que puedes obtener. De esta manera podrás crear productos o servicios que satisfagan sus necesidades y por los que estén dispuestos a pagar.

4. Renuévate y entrena
“No te duermas en tus laureles”. Recuerda que aquellas empresas que trascienden son las que tienen la  capacidad de reinventarse. Lo mismo haz contigo mismo: adquiere nuevos conocimientos, habilidades y contactos. Evita quedarte estático y temerle al cambio.

5. Rodéate de gente con energía
Ser emprendedor no es fácil: te enfrentas a desvelos, mala alimentación, poca vida social y a un miedo permanente de fracasar. Por eso es importante que quien esté a tu alrededor (desde tus colaboradores y socios hasta tus amistades y pareja) sean personas con actitud positiva que te alienten a levantarte. Elimina de tu vida aquellos individuos tóxicos que transmiten sentimientos como inseguridad o tristeza.

6. Planea menos, actúa más
Pocas cosas hay más dañinas para un emprendedor que la parálisis por el análisis. Si bien es importante que antes de tomar una decisión pienses y consideres los riesgos, no dejes que la sobre planeación impida que actúes. Aprende a ser más proactivo y menos reactivo, y ten en tu equipo gente capaz de ejecutar y planear sobre la marcha.

7. Confía en ti
Es lo más importante. Para ser una persona exitosa debes vencer el miedo y la inseguridad. Ten confianza en tus habilidades, tus conocimientos y tu personalidad. Sólo de esta manera lograrás que los demás también confíen en ti.

8. Haz networking
Tu red de contactos es un activo muy valioso. Procura asistir a eventos, contactar personas por internet y forjar relaciones. Por medio de tus contactos encontrarás aliados, posibles clientes y empleados.

9. Identifica tus fortalezas
Como decía el Oráculo de Delfos: “Conócete a ti mismo”. Practica el arte de la auto reflexión para descubrir tanto tus fortalezas como tus debilidades. Aprovecha tus puntos buenos para crear relaciones y desarrollar tu negocio; y entiende cuáles son los malos para buscar maneras de disminuirlos por medio del aprendizaje o la asociación.

10. Mantente al día
El emprendedor moderno está actualizado; sabe qué ocurre en su entorno y en su mercado. Fórmate el hábito de leer periódicos o sitios de noticias y de buscar nuevos conocimientos y habilidades.

11. Ten disciplina
La disciplina es clave para formar buenos hábitos y éstos, a su vez, para cambiar mentalidades y formas de actuar. Establece un horario y cúmplelo. Ponte metas todos los días y procura cumplirlas. Ten una rutina de ejercicio y una dieta equilibrada.

12. Cree en tu equipo
Confía en las personas que trabajan contigo. Delégales tareas y empodéralos a tomar sus propias decisiones. ¡Te sorprenderán!

13. Pon atención en el detalle
No todo tiene que ser perfecto (porque esto puede llevarte a la sobre planeación y a la inactividad), pero sí debes prestar atención a aquellas cosas que le dan valor a tu empresa y generan felicidad en tu equipo. A veces puede ser algo tan sencillo como escribir una nota de agradecimiento o hacer una llamada de seguimiento a tus clientes.

14. Permite el error
En el error está la clave del crecimiento. No veas a los fracasos como terribles enemigos, sino como compañeros (molestos pero imprescindibles) en tu aventura emprendedora. Lo importante de los errores es qué aprendes de ellos. Así que deja de estigmatizar las equivocaciones y considéralas pasos básicos para crear e innovar.   

15. Transforma oportunidades en realidades
Aprende a identificar las oportunidades, tanto en tu mercado como en tu misma empresa. Una vez que las conozcas, trabaja por convertirlas en realidad.

16. Arma tu equipo con talentos complementarios
La diversidad es importante para generar ideas y diferentes puntos de vista. No contrates a personas que tengan la misma visión del negocio; suma gente que aporte algo nuevo y te permita ver cosas que tú no verías.

17. Conviértete en un experto en tu tema
Sé un mentor y comparte tus conocimientos e ideas en un blog y en las redes sociales. Poco a poco todos te percibirán como experto en tu industria, lo cual también impulsará tu marca.

18. La pasión ante todo
Si no te apasiona tu idea fracasarás. Si realmente te emociona lo que haces, contágialo a tu equipo, a tus socios, clientes e inversionistas.

Por Finmex