Tecnología

Tomorrow Lab: Diseña productos vendedores

Este negocio materializa las ideas y prototipos de startups tecnológicas por medio de un diseño inteligente, elegante y atractivo para el consumidor.
  • ---Shares

Apple cuenta con Jonathan Ive, diseñador de producto, para que se haga cargo de tomar su compleja tecnología y transformarla en artículos fáciles de usar y objetos de deseo, como el iPhone y el iPad. Por su parte, startups en busca de capital de riesgo o Kickstarter –una plataforma de fondeo colectivo de proyectos creativos– cuentan con Tomorrow Lab.

Por medio de su firma de diseño e ingeniería, con sede en Nueva York, EE.UU., el ingeniero Ted Ullrich, junto con sus socios Pepin Gelardi y Dean DiPietro, se propone codificar el proceso para crear productos exitosos. Uno de los primeros triunfos de Tomorrow Lab fue un frasco de pastillas electrónico “inteligente”, desarrollado para AdhereTech en 2013. El envase no sólo percibe cuando los pacientes han tomado su medicina, sino que les recuerda que lo hagan por medio de una llamada telefónica o un mensaje de texto y envía actualizaciones a quienes brindan servicios de salud vía wireless (inalámbrica).

“Básicamente llegamos a Tomorrow Lab con un prototipo ‘feo’ de un frasco de pastillas anaranjado con algunos cables”, explica Josh Stein, CEO de AdhereTech. “Ellos lo transformaron en un producto precioso, que ha ganado premios y que los profesionales de la medicina comprendieron de inmediato y comenzaron a utilizar”, señala.

Dicho éxito fortaleció la reputación de Tomorrow Lab como una compañía especialista en tomar los conceptos de los clientes y, a partir de ellos, crear productos atractivos que incrementan su funcionalidad principal. Esto por medio de la tecnología y, sobre todo, de hacerlo de manera barata. “Han cubierto un nicho al trabajar con startups”, asegura Haytham Elhawary, director del Centro Zahn para el Emprendimiento del City College de la Escuela Grove de Ingeniería de Nueva York. “Además, tienen un gran dominio de cómo fabricar las cosas en volúmenes a pequeña o mediana escala”.

La insuperable combinación de destreza tecnológica, diseño estético sofisticado y conocimiento de los procesos de manufactura explica cómo este trío de emprendedores está cimbrando el mundo del desarrollo de productos. Sin embargo, para Dean es todavía más simple: “somos una firma de diseño constituida por ingenieros. Nuestra pasión son los objetos, así como juguetear e inventar mecanismos para hacer que las cosas funcionen. También estamos convencidos de que el buen diseño es una parte de la solución”.