Plan de Negocios

Atrévete a abrir un hotel boutique

Descubre las posibilidades que tiene este negocio para atender las necesidades de los viajeros exigentes.
Atrévete a abrir un hotel boutique
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los hoteles boutique ofrecen ambientes exclusivos y personalizados cuya demanda va en aumento, convirtiéndose en una oportunidad de negocio para emprendedores apasionados del servicio y la calidad.

Modelo. Hotel boutique independiente, ubicado en predio propio. Tiene servicio de restaurante, bar y terraza para pequeñas recepciones. Cuenta con 15 habitaciones, todas diferentes entre sí, jardines, biblioteca y spa. La tarifa promedio por noche es de $2,800, que incluye desayunos. Opera todo el año.
Público objetivo. Turistas de entre 28 y 45 años de nivel socioeconómico A/B, con gusto por el servicio personalizado, el confort y el lujo al viajar.
Infraestructura. Edificio/casona/hacienda de 1200 a 1500 metros cuadrados ubicado en ciudad o playa, bien conectado por diversas vías de comunicación. Se aconseja tenga amplios jardines y estacionamiento. De preferencia, debe estar ‘anclado’ a zonas con antecedentes históricos, arqueológicos, culturales y/o con atractivos naturales.
Equipamiento. Mobiliario e insumos para cocina, restaurante y bar; mobiliario para recepción, oficina. Mobiliario y decoración para habitaciones (camas king size, almohadas, salas de estar, mesitas de noche, lámparas, cuadros, libreros). Blancos, batas de baño, pantuflas, amenities, secadoras de cabello. Camas de masaje y equipamiento de spa. Equipo de telefonía, cómputo y audio y video. Equipo de limpieza. Mobiliario para terraza y jardín. Elementos decorativos diversos.
Personal. 18 empleados (ocho en cocina y 10 en servicio a cuartos), un gerente general (puede ser el emprendedor), un contador en outsorcing.
Inversión inicial: $34,919,000
Margen de utilidad: 24 a 36 por ciento.

En el mundo del turismo y la hotelería hay un segmento que está acaparando la mirada de los emprendedores apasionados del lujo, el detalle, los diferenciadores y el servicio: los hoteles boutique, un giro que está creciendo como la espuma al amparo de viajeros cada vez más experimentados y conocedores.

Estos espacios seducen al turista más exigente, al contar con pocas habitaciones (idealmente menos de 30), servicio personalizado y una arquitectura, decoración, mobiliario y gastronomía que dan una personalidad distintiva a cada lugar.

El concepto no es nuevo. Algunos dicen que surgió en la década de 1980, en Nueva York, pero Hoteles Boutique de México, una firma especializada en la reservación on line de este tipo de hospedaje, afirma que data de la Francia de 1930, cuando el lujo y la exclusividad encontraban su expresión en pequeños alojamientos con un servicio y arquitectura exquisitos.

Con el paso del tiempo –y como alternativa a las grandes cadenas hoteleras con servicios y habitaciones estandarizadas–, el modelo comenzó a replicarse, anclado a ciudades emblemáticas, construcciones históricas, arqueología, ambiente cosmopolita o entorno natural, dando como resultado una nueva categoría de alojamiento que los turistas buscan cada vez más.

¿Cuántos hoteles boutique hay en México? Ni la Secretaría de Turismo (Sectur), ni el Consejo Nacional de Promoción Turística de México (CPTM) poseen un censo de estos establecimientos. A lo más, hay estimaciones de empresas como Rusticae, firma española especializada en reservaciones on line, que señala un aproximado de 400 inmuebles.

Esto deja al descubierto una oportunidad de negocio que vale la pena explorar, considerando que se trata de una industria que si bien cuenta con una base total de 18,199 hoteles y 672,296 habitaciones según informes de Datatur, aún posee un número bajo de cuartos boutique.

La mejor ubicación

Los hoteles boutique funcionan en campo, playa, montaña y ciudades coloniales y/o de negocios. Lo importante es crear un concepto de alojamiento que lo mismo pueda englobar una onda familiar, pet friendly o spa; que gastronómico, de parejas o cultural.

Azari Cuenca, director de Grupo Litoral, por ejemplo, supo aprovechar un edificio art decó en la Ciudad de México para echar a andar María Condesa, un hotel de 15 habitaciones (tres de ellas con sauna), que ya es referente en la Colonia Condesa.

“Nuestro target es un viajero especializado, que le gusta el prestigio de los hoteles y no pone a prueba su dinero”, comenta. A sus clientes les agrada el servicio y las cosas finas: un buen juego de cama, un excelente colchón y un menú de almohadas. Por eso, en María Condesa ofrecen decoración y amenidades de la firma Pineda Covalín.

A la par de las ubicaciones citadinas, que garantizan la conexión con centros de negocios, nocturnos y de entretenimiento, restaurantes y espacios culturales, existe la opción de establecerse en centros de descanso cercanos a las grandes urbes.

Un ejemplo es Casa Limón, un hotel localizado en Malinalco, Estado de México, cuyo principal atractivo son sus paisajes y ruinas arqueológicas de las culturas Teotihuacana, Tolteca, Matlazintla y Azteca.

Su ubicación, a menos de dos horas de la Ciudad de México, lo pone en la mira de los turistas chilangos, pero también de viajeros del interior del país y del resto del mundo que aprovechan su cercanía con el Aeropuerto Internacional de Toluca. “Todos mis invitados son especiales. No son números de habitación, sino amigos que vienen a casa a pasar una experiencia única”, dice Leonel García, chef propietario de este hotel que se caracteriza por su gastronomía y cuyos visitantes principales son jóvenes de entre 30 y 35 años.

Obviamente hay otros destinos que seducen a los viajeros. Lo importante es que te asegures que estén bien comunicados mediante carreteras o vía aérea. También se aconseja apalancarse en destinos que ya estén recibiendo demanda, como Oaxaca, Puebla, Mérida, Querétaro, Guanajuato, Zacatecas y San Cristóbal de las Casas. Adicionalmente, analiza destinos de playa, grandes ciudades como el Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey y,  por supuesto, los Pueblos Mágicos.

Mejorando la casa

El inmueble es, por mucho, la inversión principal de este tipo de negocios, por lo que una vez seleccionada la sede de tu próximo hotel, debes analizar con cuidado distintas variables. Comienza por evaluar dimensiones, arquitectura y prestaciones físicas; también checa el tema del impacto en la biodiversidad y/o en la comunidad, derivados de las adecuaciones y operaciones del lugar.

Las casonas antiguas, por ejemplo, tienen su encanto: suelen encontrarse en lugares de gran tradición histórica (centros coloniales y/o urbanos) que son referencia en centros turísticos, amén de que son un atractivo natural para los turistas. La mala noticia es que muchas requieren reparaciones y/o adecuaciones profundas que implican fuertes gastos.

Otra opción son las pequeñas haciendas, así como los edificios con personalidad arquitectónica. En todo caso, asegúrate que sean inmuebles bien comunicados con el centro de la localidad y que por ningún motivo se encuentren enclavados en zonas ruidosas o de gran actividad industrial.

“La compra del edificio y el terreno es parte de la clave de este negocio. Analiza el precio de compra y asegúrate previamente que podrás legalizar tu proyecto si es que se encuentra en edificios históricos o espacios naturales protegidos”, comenta Alberto Galloso, de Rusticae.

Una alternativa para evitar contratiempos es recurrir a agencias especializadas en la planificación hotelera, como la misma Rusticae, Morones, Ochoa y Asociados y Amytis, que ofrecen asesoría de proyectos, gestión de obra e intermediación financiera. Este tipo de firmas diseñan proyectos a medida del inmueble y de las capacidades financieras del cliente, optimizando los espacios existentes y utilizando los mejores materiales.

Pero si lo tuyo es la hotelería y tienes una idea clara del tipo de alojamiento que deseas para tus huéspedes, busca un despacho de arquitectos y desarrollen juntos tu idea. Al final del día el feeling de un emprendedor (sumado a buenas dosis de información) puede hacer las veces de esa brújula empresarial que se necesita para emprender en el sector.

Busca lo que te haga diferente y no quieras ser un hotel estándar, que es lo opuesto a este concepto de negocios. Tu valor puede estar en el hecho de ser un edificio histórico, en la modernidad de tus habitaciones, que pueden estar diseñadas por un famoso interiorista, o por su ubicación: estar dentro de una bodega o debajo de una cascada, explica Galloso, que tiene profesionales con más de 18 años asesorando hoteles boutique en el mundo.

Finalmente, recuerda que estás construyendo un hotel, no tu casa; por tanto, además de ser espectacular, singular y diferente, tiene que ser usable y factible en la cuestión de costos.

El peso de los detalles

El valor agregado de un hotel boutique está en los pequeños detalles; esos que hacen que el huésped se sienta único y especial. ¿De qué hablamos? De blancos de calidad, diferentes tipos de almohadas y colchones, amenities de marca (muchos sustentables u orgánicos) y detalles de lujo en la decoración.

Un ejemplo de ello es Azul Oaxaca, un hotel situado en la ciudad homónima, que además de los tradicionales distintivos, agregó obra pictórica que reviste muchas de sus paredes. Su propietario es José Luis Bustamante del Valle, un emprendedor que tras probar suerte en la industria química, la herrería, la agricultura y hasta en una fábrica de mole, se dio a la tarea de rescatar una propiedad de casi 1,500 metros cuadrados del siglo XIX, cercana a la Plaza de Santo Domingo.

El rescate tomó 18 años, pero el resultado valió la espera: un alojamiento con 21 habitaciones, de las cuales cinco son suites decoradas con obra de los pintores oaxaqueños Francisco Toledo, Luis Zárate, José Villalobos y Rubén Leyva; así como trabajos del escultor franco-chiapaneco Jorge Dubó. “Nuestros huéspedes han llegado a decir que se sienten como en un museo; rodeados de arte. Y ese era el objetivo”, explica el emprendedor. El proyecto se realizó con la participación de Tres Manos, un grupo de arquitectos asesorado por Luis Zárate, y del colectivo Frijol Parado.

“Al final se lograron cinco suites únicas, que muestran la esencia de cada pintor. La muestra de las suites es itinerante y hay cuadros que ya se han vendido”, comenta Bustamente del Valle. Al igual que Azul Oaxaca haz que tu hotel tenga un diferenciador. Por ejemplo, puedes enfocarte al servicio ofreciendo “elementos sorpresa” como un brunch de cortesía o una copa de vino en la habitación. También puedes valerte de otras estrategias que, alineadas a tu concepto, hagan que tus huéspedes quieran volver una y otra vez.

Por ejemplo, si tu modelo lo permite puedes implementar un concepto high tech con habitaciones y espacios inteligentes, donde las tecnologías de la información comanden muchos de los procesos y actividades en el hotel.

Otra alternativa es adoptar un concepto sustentable de eficiencia energética, ahorro de agua y disminución del impacto ambiental, lo cual tiene una gran aceptación en el target de estos hoteles.
Si te interesa esta opción busca una agencia de desarrollo de proyectos hoteleros para que tu establecimiento sea construido y/o remodelado con materiales sustentables y opere con elementos biodegradables. Un consejo: no escatimes en los detalles. Recuerda que tus huéspedes son tus invitados y merecen lo mejor. Haz lo necesario para lograrlo.

La inversión

La inversión de un hotel boutique puede ascender a varios millones de pesos. Casa Limón, en Malinalco, requirió US$1 millón. Casa Bonita, en Oaxaca, $50 millones, mientras que Villa Premier, en Vallarta, US$220,000 por cada una de sus 83 habitaciones. Si no tienes todo el capital, puedes buscar un socio capitalista o recurrir al crédito.

Bancomext, por ejemplo, cuenta con un programa de financiamiento para el sector turismo a través de la banca comercial y de segundo piso. Su objetivo es fomentar el desarrollo regional, el empleo directo e indirecto y el encadenamiento a proveedores.

Para ello ofrece financiamiento en dólares y en pesos para la construcción, equipamiento, ampliaciones, remodelaciones, capital de trabajo y ventas de proyectos turísticos desarrollados en México.
“Hay que tener capital o financiamiento para los primeros cinco años que son los que necesita como mínimo un hotel boutique para posicionarse”, sostiene Alberto Galloso, de Rusticae. Por lo tanto, no sólo debes contemplar el capital para hacer la obra, sino para aguantar el costo de los primeros años de baja ocupación.

Otra opción es crecer de a poco, con recursos propios. Leonel García, de Casa Limón, así lo hizo. José Luis Bustamente, de Azul Oaxaca; y Raúl Fernández, de Casa Bonita, también. La clave está en hacer un proyecto escalable y autofinanciable, a fin de que puedas crecer determinado número de suites cada dos o tres años.

Recuerda: no todo lo que funciona en un destino, necesariamente marcha bien para todos. Sé único y especial. Haz un proyecto que se adecue a tu espacio y ofrece los servicios y comodidades que tu concepto permita.

El día a día

La operación de un hotel boutique se sustenta en dos grandes áreas: Alimentos y Bebidas y Atención a Cuartos, explica Erika Tut, gerente general de María Condesa. “Dependiendo del tamaño del hotel es la división de tareas”, comenta.

Por ejemplo en el hotel que encabeza tienen de 15 a 18 personas en el área de Alimentos y Bebidas. El personal está distribuido entre bar y la cocina. En Atención a cuartos hay un total de 13 personas. Esta área se divide a su vez en Recepción y Reservaciones; además de contar con un gerente general. Esta planificación de recursos humanos garantiza que María Condesa funcione como reloj.

“También tenemos un concierge que le da seguimiento a las peticiones del huésped y un área de Ama de Llaves, que es la encargada de limpieza de las áreas comunes, del lobby, la terraza y la lavandería”, comenta. Por turno puede haber de una a dos personas por área, además del ama de llaves y la persona de mantenimiento.

Y es que el hotel nunca debe quedarse desprotegido en materia de servicio, pues es justamente este elemento el que lo distingue de cualquier otro alojamiento. ¿Qué otros aspectos debes cuidar en la operación? Muchos. De inicio el restaurante debe estar preparado para ofrecer a los huéspedes una cocina exquisita. De hecho, varios de los hoteles boutique tienen en sus filas a chefs de renombre.

Casa Limón, por ejemplo, es propiedad del chef Leonel García, quien fuera dueño de Honfleur, considerado en su época uno de los mejores restaurantes de la Ciudad de México. María Condesa, por su parte, tiene el respaldo de Grupo Litoral y de la cocina de su chef Azari Cuenca; mientras que en Casa Bonita hay una cocina de autor de la chef Azalea Delgado.

“Hay que ser muy cuidadosos con el manejo de alimentos, la gestión del almacén y el servicio en restaurante. Es algo que nuestros clientes siempre agradecen”, agrega Tut. Al margen de los asuntos gastronómicos, deben cuidarse otros detalles, como la disponibilidad permanente de blancos en buen estado. Para ello, puedes contratar un servicio de lavado y planchado, o hacerlo in house, si es que cuentas con una lavadora y secadora semi industrial.

El mantenimiento es otro punto fino, pues un cable fuera de lugar, una mampara mal puesta o una gotera demeritan la calidad. Algunos hoteles, como Casa Azul, destinan un presupuesto cercano a 15% de sus ingresos para este renglón.

A la par, hay que capacitar a los recursos humanos para garantizar la excelencia en el servicio. Para captar a tus trabajadores puedes acudir a las escuelas de las distintas regiones, como el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (Cecyt), que forma técnicos en turismo, o también al Sistema Nacional de Capacitación para el Sector Turismo (SNCT), iniciativa de la Sectur y de las secretarías de Educación Pública (SEP) y del Trabajo y Previsión Social (STPS) para capacitar a los trabajadores del sector mediante herramientas presenciales y a distancia.

Finalmente, ten muy “amarrada” la administración de tu hotel y establece precios acordes a los servicios que ofreces, considerando el destino y las comodidades, considerando que el promedio oscila entre US$180 y US$400 por noche.

En un hotel hay muchos gastos. La nómina es uno de los más grandes. Aquí se va el 30% de los ingresos. En insumos, alimentos, gas y luz el 30% y en mantenimiento el 10%. En tanto, los ingresos provienen en un 30% del restaurante, en un 10% del bar y en un 60% del hotel, especifica Leonel García.

Se buscan clientes

Posicionar un hotel boutique en el gusto de los turistas exige una estrategia de comunicación y mercadotecnia. Comienza por hacerte una página Web llamativa, muy visual y de fácil navegación. Incluye fotos generales y de detalles de las habitaciones y zonas comunes. Las redes sociales son otra opción. Además haz un fan page y administra contenido y material gráfico. No te olvides de postear al menos tres o cuatro veces por día. Replica la estrategia en Twitter y por ningún motivo dejes de contestar las inquietudes de tus seguidores.

Otra alternativa consiste en contratar los servicios de empresas que gestionan las reservaciones de establecimientos boutique a través de plataformas digitales, previo pago de una membresía.
Rusticae opera de esta forma. Además vende tarjetas de experiencia intercambiables por noches de alojamiento. Hoteles Boutique de México está en la misma línea. Ambos tienen además directorios físicos que editan varias veces al año.

Hay que prever la manera de atraer a los clientes, pues en esta industria hay muchos intermediarios, que si bien son necesarios, también resultan bastante caros. “Desde un inicio contempla cómo vas a atraer y retener a tus clientes de forma directa. De lo contrario tu tarifa promedio neta se verá afectada entre un 25 o 30%”, explica José Abel Villa Sánchez, de Villa Premier, un hotel boutique localizado en Puerto Vallarta, Jalisco.

Además de estas opciones está el tradicional “de boca en boca”, que a decir de los emprendedores es la mejor promoción para este tipo de hoteles cuya ocupación muestra estabilidad la mayor parte del año, salvo los meses de septiembre y enero.

Para nosotros es muy importante atraer nuevos clientes, por eso en breve vamos a implementar una iniciativa que consiste en tener invitados especiales del mundo del espectáculo, indica Raúl Fernández, dueño de Casa Bonita, un hotel boutique localizado en Oaxaca, que además de dos restaurantes, tiene bar, centro de entretenimiento infantil y spa.

“Fui productor de cine de películas como Lola, La Trailera (1983) y Juana La Cubana (1994) y tengo muchos conocidos en ese medio. A casa venían muchos artistas y de pronto se quedaban. Fue así como surgió la idea de abrir el hotel y ahora de traerlos como invitados especiales”, cuenta el empresario.

Como estos emprendedores, considera la posibilidad de ofrecer servicios adicionales en tu hotel, como espacios para bodas y banquetes.

Trámites y certificaciones

Para poner en marcha un hotel boutique necesitas cumplir con ciertos trámites y licencias.“Los permisos operativos son los mismos que los de un hotel tradicional. Los otorgan las entidades municipales y estatales. Se regulan en operación bajo la normatividad vigente de la Sectur; de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP);  de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Protección Civil y el Servicio de Administración Tributaria (SAT)”, dice Miguel Andrés Hernández, de Hoteles Boutique de México.

Entre los trámites que deberás realizar destaca la inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes, Aviso de declaración de apertura para establecimiento mercantil, Certificación de zonificación de uso de suelo específico, Aviso de inscripción en el padrón de contribuyentes sobre nóminas, Visto bueno de seguridad y operación, Autorización de Programa Interno de Protección Civil y Permiso de Bomberos y Licencias sanitarias para el funcionamiento del hotel
y del restaurante.

Además, deberás tener la aprobación de la Secretaría de Medio Ambiente y de Recursos Naturales (Semarnat) y de la Junta de Vecinos, alta en la Cámara Nacional de Comercio, registro ante la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), si es que el hotel tiene restaurante; firma y registro del Contrato Colectivo de Trabajo en la STPS; registro del Reglamento Interno del Establecimiento; aprobación de las tarifas del hotel en la Sectur y aprobación de las tarifas del área de Alimentos y Bebidas.

Para simplificar estos trámites, desde 2007 existe el Sistema de Apertura Rápida de Empresas Turísticas (Sare Turístico), que facilita la apertura de nuevos negocios en un plazo de 48 a 72 horas. ¡Aprovéchalo!

Por otra parte, debes saber que todo hotel tiene una clasificación otorgada por el Sistema de Clasificación Hotelera Mexicano, que a través de 50 variables determina el número de estrellas que caracterizan el servicio e instalaciones de los alojamientos.

Para ello cuenta con cuestionario único de autoclasificación, diseñado para ser llenado autónomamente por los prestadores del servicio, y que está disponible en línea, en el sitio de la Sectur, que en coordinación con las asociaciones y cadenas de hoteles y visitadores propios y revisores independientes realiza la validación.

Así, una estrella se otorga para aquellos establecimientos que sólo ofrecen lo indispensable; dos, para los que tienen servicios e infraestructura básicos; tres, para los que tienen instalaciones adecuadas, servicio completo y estandarizado, sin grandes lujos; cuatro, para instalaciones de lujo y servicio superior; y cinco, para instalaciones y servicios excepcionales, como es el caso de los hoteles boutique.

A esto se suman otros reconocimientos enfocados a mejorar la competitividad de los hoteles, como HBM, Six Sigma, así como Distintivo H, M y T. Si te interesa obtenerlos infórmate, capacítate e innova. Recuerda que un hotel boutique ofrece un conjunto de experiencias. Trabaja en ellas y por ningún motivo pierdas de vista que tu razón de ser: los huéspedes.

Algunos contactos

 

Blancos Kilates
Blancos y ropa de cama
(55) 5358 8842
Naucalpan, EdoMéx.

Cooking Depot
Mobiliario y equipo para cocinas
(0181)8375 0306 ext. 40
Monterrey, NL.

Casa Lux  
Accesorios para cocina
(55) 5576 6646
Distrito Federal

GLF Appliances
Comercializadora de línea blanca y electrónicos para hoteles
(667) 715 6875
Culiacán, Sin.

Grupo Follajes
Productor de plantas ornamentales
(312)314 4878
Colima, Col.

Limpro
Distribuidora de artículos de limpieza
(477)788 0800
Guanajuato, Gto.

 

RC Arte y Decoración
Decoración de interiores con plantas, árboles y follaje; jardinería
(999)285 5375
Mérida, Yuc.

Safemark Systems
Cajas de seguridad
1 407 701 4323
Orlando, Fl., EE.UU.

Soluciones para hotel
Venta de amenities para hotelería
(656) 648 3162
Cd. Juárez, Chih.

Tintos y Copas
Vinos de mesa
(477) 329 5145  
Guanajuato, Gto.

Toallas La Josefina
Toallas para hoteles
(55) 5200 5009
Distrito Federal