Vida emprendedora

5 mitos empresariales que solían ser verdad

La tecnología y las nuevas generaciones han cambiado drásticamente la forma en la que trabajamos dentro de una oficina.
5 mitos empresariales que solían ser verdad
Crédito: Depositphotos.com

La tecnología está cambiando el mundo de los negocios y, a diferencia de años pasados, ahora tenemos tres generaciones trabajando lado a lado: los Baby Boomers, Generación X y los Millennials. Como nativos digitales, los millennials entienden y usan la tecnología de una forma que ha cambiado el mundo corporativo y la manera en la que operamos los negocios.

Seas un emprendedor con experiencia o un joven empresario buscando asesoramiento de gestión empresarial, necesitas saber las nuevas reglas del lugar de trabajo. Aquí hay cinco lecciones de negocios que ahora son mitos:

1. Necesitas pagar tus deudas. Históricamente, los recién graduados tenían tareas como ir por el café para los directivos o estar en las juntas callados tomando notas. Pero ahora, con la influencia de la tecnología, los empleados jóvenes son un buen activo. Es verdad, alguien todavía necesita hacerse cargo de las hojas de cálculo y de preparar los salones para las juntas, pero no pases por alto a estas personas que vienen listas para compartir ideas y para pensar “fuera de caja”.

Si sienten que sus ideas son tomadas seriamente, te sorprenderán con soluciones a problemas y estarán más motivadas en el trabajo. Muchos jóvenes ya están empezando a hacerse cargo de sus propios negocios, la idea de que no puedas ser exitoso sin algunos años de esclavitud ya no es cierta.

2. No hables de dinero. La nueva fuerza laboral no es tímida cuando se trata de compartir la cantidad de dinero que ganan, además, las cuestiones de igualdad de género están siendo más mencionadas que nunca. Si les pagas bien a tus empleados y les explicas por qué tienen cada beneficio, tu fuerza laboral no tendrá nada de que quejarse.

Asegúrate de que tu empresa sea un campo de juego equilibrado que recompense el duro trabajo y que sea un ambiente abierto en el que los empleados se sientan bien hablando con el área de recursos humanos.

3. No hay lugar para las redes sociales en el trabajo. ¿Puedes creer que todavía hay empresas que bloquean Facebook de las computadoras de la gente? Los nuevos empleados necesitan que confíes que sólo usaran el internet para compartir lo que sea apropiado.

Por ejemplo, motivarlos a compartir el éxito de la empresa en las redes sociales es una gran forma de promocionar la marca y de reclutar a gente nueva. También es muy bueno para el networking profesional.

4. El trabajo es entre las 9:00 a.m. y 5:00 p.m. - en la oficina. Las horas tradicionales de trabajo murieron con la invención de los smartphones y tablets. Dependiendo de la industria en la que estés, tú y tus empelados pueden revisar los correos del trabajo tan pronto se levanten en la mañana y antes de irse a dormir. Como emprendedor, tu día laboral nunca termina y, en muchas formas, tus empleados se sentirán mejor si compartes esa ideología con ellos.

Ya que los emails pueden ser leídos y contestados sobre la marcha, no hay motivo por el que la gente no pueda tener flexibilidad para trabajar por la mañana en una cafetería y dejar la oficina a las 4:00 p.m. para tomar una clase de kick boxing y terminar su trabajo después. Esto nos lleva de vuelta al problema de confianza mencionado con anterioridad: los empleados saben que necesitan hacer su trabajo y serán recompensados por su duro trabajo y resultados. Si confías en que ellos pueden hacer esto bajo su propio horario, tendrás un equipo independiente, motivado y con energía.

5. Los mejores tienen algo de experiencia y un plan de cinco años. A todos los emprendedores jóvenes les dicen sin cansancio que busquen un trabajo que amen hacer. No tienen las mismas creencias de antes de que deben quedarse en una empresa por varios años. Si una persona con un año de experiencia en publicidad aplica por un rol de asociado operacional, puedes darle una oportunidad. Un empleado haciendo algo que ama trabajará mejor que alguien haciendo algo sólo porque tiene experiencia en eso.

Como emprendedor, crea una cultura empresarial que le de poder a tus empleados y que haga que sean confiables, productivos y creativos. La tecnología está creando mayores cambios y los emprendedores no sólo necesitan adaptarse a eso, sino aceptarlo. Todos sabemos que en la vida y los negocios el cambio es contante.