Consultoría

7.1 consejos para escribir un libro

Si eres un emprendedor lleno de experiencias, conocimientos, creatividad y enfoque, entonces deberías sacarle jugo a esta herramienta.
7.1 consejos para escribir un libro
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando conozco a emprendedores que tienen un negocio o que están dispuestos a hablar de éste simplemente me cautivan. ¿A quién no le gusta una gran historia con un final feliz y más si esa persona está sentada frente a ti?

Muchas veces los clientes acuden a tu negocio no por el producto o servicio que ofreces, sino por ti, por tu experiencia, determinación, perseverancia, creatividad, ambición y enfoque. Qué mejor forma para mostrar todo esto que escribiendo un libro sobre ti y tu experiencia. Creo que no hay otra herramienta mejor para abrir puertas, cultivar influencia y crear un mercado que un libro. Aquí hay 7.1 pasos para hacerlo:

1. Crea un plan. El primer paso para escribir un libro es hacer un plan. Aquí es donde muchos autores potenciales fallan. Tienen la intención de escribir, pero nunca se sientan y hacen un plan para lograrlo. ¿Qué tan seguido escribes? ¿Cuándo? ¿Diariamente, semanalmente? ¿Cómo organizarás tu día para escribir más? ¿Qué harás los días que te sientas bloqueado? Escribir un libro es como un negocio y todos se inician con un plan.

2. Planea el diseño de la portada. Normalmente yo contrato a un diseñador antes de escribir. La portada del libro me motiva, hace que el libro parezca una realidad. Suelo colgar algunas copias en mi casa para motivarme y seguir escribiendo aunque no me den ganas. Si me retraso, tengo la portada ahí todo el tiempo.

3. Escribe. Una vez que tengas un plan, comienza a escribir. El primer libro que hice me tomó tres años. Escribía un poco cada semana hasta que por fin terminé. Pensé que era normal que tomara tanto tiempo, pero luego conocí a Jon Gordon, autor de “El autobús de la energía” (The energy bus), y le pregunté cuánto se había tardado él. Me dijo que normalmente le toma un día o dos, pero que para hacer el gran final se tarda a veces un poco más.

Esto cambió por completo mi mentalidad. Mi segundo libro lo escribí en mi camino de regreso de Las Vegas a Boston. Mi publicación más reciente me tomó un día. Es increíble lo que puedes lograr cuando apagas el email, el teléfono y te aislas del mundo. Para cada uno de mis libros, comencé con el nombre de mis capítulos. Luego escribí mis pensamientos e historias capítulo por capítulo. Otra buena forma de hacerlo es través de un blog. Si escribes en tu blog constantemente, esos artículos pueden ser compilados en un libro.

3.1. Contrata a un escritor fantasma. Yo prefiero escribir mi propio contenido, pero tengo muchos amigos que son autores y que contrataron a escritores fantasmas. Hay sitios como freelancer.com en el que pones tu trabajo a la vista y aceptas sugerencias de escritores alrededor del mundo. Pídele a un escritor fantasma muestras de su trabajo y asegúrate de ser dueño de los derechos de tu trabajo. Luego establece un plan para compartir tu historia con esta persona para que pueda ayudarte a escribirlo.

4. Lee. Una vez que hayas escrito el libro, léelo. Mientras lo haces puedes pensar en capítulos adicionales, historias o lecciones que puedas compartir. Agrégalas antes de contratar  a un editor.

5. Edita. No edites tu propio libro. Yo edité mis primeros dos y no puedo soportar leerlos ahora porque encuentro errores. Los textos con errores ortográficos y gramaticales me distraen de la narrativa. Contrata a alguien que lea el libro, sugiera cosas, lo revise bien y haga que se vea profesional. Los editores no son 100 por ciento perfectos, pero en muchos casos harán un mejor trabajo editando que tú.

6. Publícalo. Haz una búsqueda por internet para encontrar empresas que te ayuden a publicar. En Amazon puedes usar CreatSpace para vender tus libros ahí.

7. Lánzalo. Planea algún evento para darlo a conocer. Puede ser una fiesta. Planea algunos incentivos para que las personas quieran ordenarlo. Ofrece pláticas y conferencias gratuitas y pide libros desde antes para repartirlos en caso de que alguien lo quiera.