Consultoría

20 facilitadores de la imaginación

¿Quieres generar ideas y soluciones en tu empresa? Descubre qué factores te impulsan y cuáles te detienen al momento de imaginar y planear.
20 facilitadores de la imaginación
Crédito: Depositphotos.com

“No soy creativo”. “No sirvo para generar ideas”. “No tengo tiempo para pensar”. Es común que tengamos este tipo de creencias que inhibe nuestra habilidad para encontrar oportunidades y soluciones inteligentes. Sin embargo, el ser humano es creativo por naturaleza; esta capacidad es la que nos ha permitido sobrevivir y resolver problemas a lo largo de la historia.

Si sientes que tu empresa está estancada y necesita nuevas percepciones, toma nota de los facilitadores que impulsan tu creatividad y de las barreras que te bloquean:

Facilitadores

1. Desaprender. Aprende a aprender. Cuando te enfrentes a un problema, míralo con nuevos ojos. Antes de entrar a una reunión o ir a un evento, procura deshacerte de los prejuicios.
2. Persistencia. Se dice que una persona persistente es la que intenta algo 300 veces antes de darse por vencida. La clave: aprender en el camino y no cometer los mismos errores.
3. Mentalizaciones. Cambia tu forma de pensar. Inicia tu lunes diciendo “hoy será un gran día”; asiste a una junta pensando “aprenderé de los demás”; cuando alguien te agradezca por algo, di “con gusto”, en lugar de “nada que agradecer”. La mente es muy poderosa.
4. Adquirir otras habilidades. Una persona creativa siempre busca dominar nuevas disciplinas, aunque éstas no estén relacionadas al trabajo. Aprende a tocar un instrumento musical, toma clases de danza o practica un nuevo idioma.
5. Perfeccionismo. Busca la manera de hacer las cosas mejor. Perfecciónate a ti mismo. Pero, ¡cuidado! Procura ponerte un límite de tiempo o podrías caer en la procrastinación.
6. Independencia. Ser independiente, económicamente y de pensamiento, es la mejor fórmula para ganar una mente creativa. Sólo así podrás tomar decisiones y resolver problemas por tu cuenta.
7. Actitud proactiva. No dejes que la falta de recursos o de tiempo te limite. Piensa con qué cuentas y qué puedes lograr con ello o analiza cómo conseguir lo necesario.
8. Autocuidado. No puedes ser creativo si tu mente y cuerpo no están en buenas condiciones. Es importante que cuides tu salud comiendo bien, durmiendo lo necesario y haciendo ejercicio.
9. Disciplina. Aunque no lo creas, tener una rutina y ser disciplinado es esencial para la creatividad. Establece horarios que te permitan pensar y hacer las cosas que te gustan.
10. Decir que “no”. No puedes generar ideas y planear si siempre estás trabajando y no delegas.

Barreras

11. Mentalidad cerrada. “En boca cerrada no entran moscas”.... y en mentes cerradas no entran ideas nuevas. Abre tu panorama y escucha a los demás.
12. Orgullo. ¿Tienes miedo a fallar? Recuerda que “el que no arriesga no gana”. El peor obstáculo para ser creativo es el miedo a mostrar debilidad o equivocarse.
13. Voz interna. Regresamos a las creencias como “no soy creativo”, “pensar es perder el tiempo” o “mis ideas son malas”. Deshazte de esta voz interna que sólo te dice lo que no puedes hacer.
14. Pocas habilidades. Si no has intentado aprender cosas nuevas o retarte a ti mismo es probable que tu mente esté estancada. No hay mejor inversión que el conocimiento y el desarrollo.
15. Pensamiento lineal. Es difícil luchar contra la forma en que funciona nuestro cerebro, pero es posible. Cambia tus esquemas mentales: crea mapas, dibujos y gráficas para pensar de otra forma.
16. Actitud de lástima. Es el típico que dice: “todos los demás son mejores que yo”. Deja de tirarte al piso y empieza a actuar; nadie creerá que eres bueno si tú no lo crees.
17. Baja autoestima. Se trata de una grave barrera para el emprendedor. La percepción pobre de uno mismo inhibe la actuación y la expresión de ideas.
18. Lenguaje evasivo. Mejor conocido como “cantinflear”; es decir, hablar y hablar sin tener objetivos. Esto sólo te quita tiempo y es el peor enemigo de la síntesis.
19. Tratar de quedar bien con todos. Eres “bueno como un pan”, por lo que intentas sonreír siempre y cumplir todos los encargos ajenos. ¿Adivina qué? Esto no es posible.
20. Miedo. Nuestros temores son nuestros peores enemigos. Elimina el miedo al rechazo, a fallar, a equivocarte y a perder el control.