Marketing

Máscara de látex: Una prueba del ingenio mexicano

Con el poder de las redes sociales, originalidad y un toque de irreverencia, este producto es una marca de moda que ya vende fuera del país.
  • ---Shares

Es bien sabido que los mexicanos son creativos e ingeniosos al encontrarle humor y el lado positivo a la vida, incluso en situaciones adversas. Y en la pasada Copa Mundial Brasil 2014 no hubo nada más dramático que el último partido que jugó la Selección Mexicana contra la holandesa, que dio lugar al famoso “no era penal”.

Mientras la afición nacional se lamentaba por, una vez más, no pasar a cuartos de final, Bruno Darks maquilaba una idea ganadora. Sólo tres días después del partido, Máscara de Látex, su negocio, lanzaba la playera “¡No era penal!”, plasmando el momento en que el jugador holandés Arjen Robben era “derribado” por Rafa Márquez.

El éxito no se hizo esperar. La primer producción de 1,000 playeras que subió a su tienda en línea se acabó en minutos; de hecho, fue tal el tráfico que generó el deseo de compra que la página Web se trabó al recibir tantas visitas. Lo mejor fue que el furor no se detuvo con el mundial; actualmente la empresa sigue produciendo y vendiendo la prenda.

Como pan caliente

Podría parecer un evento extraordinario, pero la realidad es que los más de 500 diseños que Máscara de Látex ha registrado y producido han resultado un éxito. Esto se debe, a decir de su fundador –quien es conocido en las redes sociales como el personaje de Bruno Darks–, a que hace caso de las opiniones y gustos de su público meta antes de mandar a producir un diseño.

Su comunidad en redes –compuesta por más de 1.4 millones de seguidores en Facebook, Twitter e Instagram– tiene voz y voto en el catálogo de playeras, gorras, sudaderas y carcasas de la marca. “Subimos las fotos y si tienen más de 2,000 likes las mandamos a producción. Así, nos aseguramos de que lo que vendemos tiene un mercado potencial. Incluso han participado seguidores de Islandia, Japón, China, Tailandia y Alemania”, explica el emprendedor. “Es como hacer un estudio de mercado, pero gratuito”.

De hecho, fue basado en la respuesta de la gente que surgió el negocio en 2011. Bruno –quien ya fabricaba y comercializaba playeras para tiendas departamentales– tenía la inquietud de tener una marca propia y, aprovechando la noticia de la muerte de Osama Bin Laden, plasmó el suceso con un toque de irreverencia en una playera. Y subió la foto a Twitter. La reacción: sus seguidores preguntaban dónde se podía comprar.

Un par de diseños más bastaron para que el emprendedor montara una tienda en línea y arrancara operaciones. Para 2012, abrió dos tiendas en la Ciudad de México: una en el Centro Histórico y otra más en la colonia Roma. Además, brindó la oportunidad a distribuidores que quisieran vender sus productos dándoles un precio especial de compra por mayoreo, lo que ha permitido que la marca tenga presencia en toda la República Mexicana.

2013 fue el año de las licencias para Máscara de Látex. Los dos previos, el negocio se había sostenido comercializando sólo diseños propios; con ello, se generó una identidad de marca entre sus usuarios. Sin embargo, para poder utilizar la imagen de algunos personajes famosos de manera legal, Bruno optó por adquirir licencias. Actualmente, tiene más de 15 y representan el mayor porcentaje de ventas para la empresa.

Las más populares son la de Batman –que es además el personaje favorito del emprendedor– y demás superhéroes de DC Comics, pertenecientes a Warner. Le siguen Dragon Ball, de la japonesa Toei Animations; y Star Wars y Marvel, de Disney. También maneja productos oficiales de Los Simpsons, Breaking Bad, Tortugas Ninja y Thundercats; todos, con los derechos y el pago de regalías correspondientes.

“Cuando nos acercamos a las marcas, ayuda que tenemos un negocio consolidado detrás, con un número interesante de ventas, distribuidores en todo el país y una comunidad de clientes potenciales grande”, explica Bruno.

Debido a que no dependen de un comprador externo, tienen libertad para generar diseños propios con estos personajes. Y aunque tienen que seguir la guía de arte de las licencias, le imprimen su sello de creatividad, audacia y originalidad. “Todas las licencias que uso las tienen también otras empresas. Pero les damos nuestro toque para que la gente tenga una playera diferente de las demás que se venden”.

Otra de las estrategias que aplica Máscara de Látex para mantenerse vigente es lanzar diseños nuevos cada semana, promoviéndolos primero en sus redes para probar su efectividad. Eso sí, todo lo que se publica en su tienda en línea –que concentra el 70% de sus ventas– está disponible en stock, para garantizar que el cliente reciba su compra en máximo siete días.

Para 2015, la marca planea abrir más tiendas físicas en el Distrito Federal y su área metropolitana. También buscará tener más licencias a petición de sus clientes, así como fortalecer su esquema de distribución en todo el país.