Consultoría

9 tácticas para ganar cualquier discusión

Para que ambas partes lleguen a un acuerdo, es vital que sepas comunicarte con la otra persona y entiendas su punto de vista.
9 tácticas para ganar cualquier discusión
Crédito: Depositphotos.com

Las discusiones no tienen lógica. Para ganarlas debes entender a la gente. Por eso, hemos reunido algunos puntos de varias investigaciones científicas para que conozcas algunas tácticas que te ayudarán a ganar cualquier pelea.

1. Sé civilizado. Contrario a lo que tu profesor de debate te dijo, las peleas no son racionales. Respeta la perspectiva de la otra persona sin importar lo ridículo que suene. “Cuando la gente tiene su valor validado de alguna manera, tiende a ser más receptiva a la información que reta sus creencias”, dice el psicólogo político Peter Ditto. Cuando estableces esa conexión emocional, puedes pensar de manera lógica.

2. No trates de “ganar” la pelea. Atacar las ideas de alguien lo puede poner en un modo de “irse o pelearse”. Una vez que están en el precipicio no habrá nada que los convenza. Así que si quieres ponerlos de tu lado, practica el “acuerdo extremo”: toma los puntos de vista de la persona y trata de entender su conclusión, aunque suene algo absurda.

3. No preguntes por qué, pregunta cómo. En un estudio de 2013, un psicólogo llamado Philip Fernbach separó a la gente con puntos de vista políticos extremos en dos grupos: los que tenían que explicar por qué estaban en lo correcto y aquellos que se les pedía explicar por qué sus ideales podían ser transformados en una política real. ¿El resultado? Los primeros tenían la misma confianza en sus ideas antes y después, los segundos tenían puntos de vista más débiles.

4. Haz un seguimiento. El cofundador de Pixar, Ed Catmull, conoció a Steve Jobs durante 26 años. Tuvieron algunas peleas. Él evitaba tener pleitos fuertes con Jobs y aplicaba el siguiente método:

“Le decía algo e inmediatamente lo rechazaba porque pensaba más rápido que yo. Esperaba una semana para llamarlo, le daba mi opinión sobre lo que él me había dicho e inmediatamente lo rechazaba. Esperaba una semana más...pero a veces esto duraba durante meses”.

El desacuerdo se resolvía de una de tres formas: Jobs admitía que Catmull estaba bien, Catmul se daba cuenta que Jobs estaba bien o Jobs no le respondía a Catmull (lo que quería decir que le daba su aprobación).

5. Haz preguntas abiertas. Si estás teniendo una discusión con tu esposa o esposo, el psicólogo John Gottman dice que debes hacer preguntas para que le permitas abrirse. Por ejemplo:

¿Qué cambiarias si tuvieras todo el dinero del mundo?
¿Cómo quieres que sea tu vida en tres años?
¿Te gusta tu trabajo?

También funciona para discusiones en el trabajo. Las preguntas abiertas ayudan a transformar las interacciones competitivas en cooperativas.

6. Ten confianza. La gente no escucha a la persona más inteligente de la habitación. Un estudio de 2013 refleja que tal vez oigan a la gente que actúa como si supiera todo.

7. Usa gráficas. Un estudio de Asner Tal y Crian Wansink muestra que la gente confía en los científicos. Hacer cosas que te hacen parecer un científico, como usar una gráfica, te hace ver más confiable.

8. Demuestra que otras personas están de acuerdo. Un psicólogo llamado Robert Cialdini dice que la “prueba social” es la forma más rápida para que la gente vea las cosas a tu manera. Usualmente asumimos que lo que otras personas hacen es el comportamiento correcto en una situación. Es la razón por la que las largas filas frente a un restaurante hacen que la comida adentro sea más tentadora.

9. Ve más allá de las anécdotas. Una historia sobre cómo tu tío o amigo come mucha mantequilla y sigue delgado es una anécdota. Pero si quieres que te tomen en serio, necesitas usar datos, es decir, algo con estudios y muestras reales.

Mejor aún, ver por el consenso. Los científicos recurren a esto para poder ganar las discusiones y lo hacen por una buena razón. El consenso científico es una colección de opiniones de todos los científicos y no sólo con el que estás conversando. Tal vez haya gente que no esté de acuerdo, pero si la mayoría llegó a un acuerdo significa que hay suficiente evidencia para apoyar la idea que es algo garantizado.