Finanzas

Puntos a considerar para pedir un préstamo

La clave para convertir a tus seres queridos en tus mejores socios está en tener todo por escrito y un plan alterno por si las cosas no salen bien.
Puntos a considerar para pedir un préstamo
Crédito: Depositphotos.com

Es inevitable: necesitas capital para iniciar tu negocio. Y si eres como la mayoría de los emprendedores, lo requieres urgentemente. ¿Cómo conseguir dinero? Lo más probable es que tu primera opción sean las personas que conoces desde hace mucho tiempo. Sin embargo, no por ello es fácil salir a buscar recursos con tus amigos y familiares. Incluso, hay para quienes reunir capital para arrancar es lo más complicado de todos los aspectos que forman parte de su visión de negocio.

De acuerdo con Fundable, una popular plataforma de financiamiento colectivo estadounidense, amigos y familiares invierten alrededor de US$60,000 millones al año en startups. En tanto casi el 38% de las empresas de reciente creación recibe fondos provenientes de esta fuente de crédito.

En el país, según datos de la Asociación Mexicana de Crowdfounding, este tipo de plataformas empezaron a operar desde el año 2011 y a la fecha han entregado más de $50,000 millones a más de 15,000 proyectos. Por su parte, los fondos de capital emprendedor han hecho sólo 107 inversiones en México desde el 2000; mientras que sólo el 6% de las microempresas tiene préstamos otorgados por la banca comercial, señala el Reporte de Inclusión Financiera 2013 de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Frente a este panorama, quienes integran tu círculo más cercano probablemente serán quienes te firmen los primeros cheques para capitalizarte. Por eso, antes de salir a solicitar un préstamo (familiar), considera los siguientes puntos.

1. No pidas dinero, pide ayuda. Los fundadores de SeeItFit, una compañía estadounidense que comercializa ropa por Internet, no pidieron dinero a una sola persona. Simplemente dijeron: “esto es lo que necesitamos. Esta es la idea. ¿A quién conocen?”. Varios candidatos regresaron y ofrecieron: “¿qué tal yo?” Esta resultó ser la manera más efectiva de pedir sin pedir en realidad.

Si la gente está interesada, morderá el anzuelo. Y si no, de todas maneras es probable que recibas algunas pistas amables. De cualquier forma, esta es una estrategia que preserva la integridad de la amistad.

2. No aceptes todas las propuestas. Después de desperdiciar demasiado tiempo en reuniones que nunca debieron llevarse a cabo, los socios de SeeItFit se dieron cuenta de que necesitaban hacer un mejor filtro de inversionistas potenciales antes de reunirse con ellos.

Algunas personas impulsan a los emprendedores a aceptar todas las propuestas de efectuar reuniones bajo la premisa de que “nunca sabes a dónde podrían conducirte”. Aunque cuando tienes una fecha límite para reunir capital, el tiempo no es un lujo que puedas permitirte desperdiciar.

Siempre debes estar dispuesto a reunirte con todos los que muestren un interés claro, pero confirma personalmente antes de agendar una cita. Explica que se trata de una reunión de financiamiento e incluye un margen mínimo de inversión.

3. Exagera el riesgo. No importa que sean inversionistas formales y acreditados, hace falta exagerar el riesgo asociado con invertir en tu proyecto de negocio. La posibilidad de fracaso es alta al invertir en cualquier etapa temprana, y el hecho de que el dinero provenga de un amigo sólo complicará las cosas.

Aunque la gente afirme que comprende el riesgo e incluso, si hay declaraciones de ausencia de responsabilidad y cláusulas al respecto repartidas en los documentos, de todas maneras es importante tener esa conversación. Hay que evitar la famosa discusión sobre: “nunca me dijiste que podía llegar a fracasar”.

4. Contrata profesionales. Sellar negocios con un apretón de manos es maravilloso, pero cuando se trate de personas que van a invertir en tu empresa, lo mejor es contratar una firma profesional que se encargue de realizar el papeleo. Esto también sirve para establecer una separación entre tus amigos y tú en lo que se refiere a los detalles del trato. Independientemente de cuánto hace que se conocen o los años de amistad, ambos merecen tener documentos detallados sobre la participación o la estructura de reembolso de la inversión.

5. Ten un plan de respaldo. Recaudar capital siempre toma más tiempo de lo que se esperaba, así que haz por lo menos una corrida en la cual se asuma que tomará el doble de tiempo reunir sólo la mitad del monto deseado. En ese escenario, encuentra una manera de tener éxito. Sin importar cuán duro resulte completar esa ronda de capital inicial, es verdaderamente un honor y un privilegio llamar a aquellos que apostaron tempranamente por tu negocio para celebrar que el proyecto alcanzó una valoración más alta. Esos momentos hacen que el esfuerzo (y capital) de todos valga la pena.