Columnas

“Verdad o Reto”, mi semana en TED Active

Mis aprendizajes de este evento que impulsa la innovación y que busca que personas de distintos ámbitos compartan ideas.

Seguramente sabes lo que son las TED Talks ¿cierto? Si no lo sabes, antes de seguir leyendo este artículo, entra a su página. Posiblemente sea el mejor descubrimiento que hagas en todo el mes.

Si ya conoces TED, sabrás que este evento toma lugar una vez al año y que ponentes de todo el mundo y de todas las disciplinas dan charlas de no más de 18 minutos con el objetivo de compartir ideas que puedan inspirar.

Este año, tuvo lugar en Vancouver, Canadá, del 16 al 21 de marzo. Por una muy buena casualidad, me invitaron a participar en un evento paralelo llamado TED Active. Este foro es muy similar, ya que se ven las mismas charlas que en Vancouver (sólo que en “live cast” o transmisión simultánea en vivo) y asisten principalmente organizadores de todo el mundo (TEDx se refiere a todos los eventos que no son el TED principal, es decir, son independientes).

El lema de TED es que “hay ideas que vale la pena compartir,” y como no hay nada que me emocione más que el conocer y compartir ideas que generen impacto, esta invitación me pareció una excelente oportunidad.

Así que sin saber muy bien qué esperar, me fui a Whistler, Canadá a ser parte de TED Active 2015, cuyo lema fue “Verdad o Reto”.

“La Verdad”

La verdad es que fui al evento sin una expectativa muy clara. A lo que me refiero con esto es que normalmente cuando a vas a algo por trabajo sabes muy bien cuál es tu objetivo, ya sea hacer networking o aprender alguna nueva habilidad que te sirva en el futuro. Sin embargo, esta vez no tenía un objetivo en la mira; decidí ir esperando que durante esa semana supiera cómo ser parte de esta comunidad TED.

Lo mejor de cuando haces algo sin una expectativa clara es que cualquier aprendizaje que te llevas de la experiencia definitivamente es ganancia. Yo puedo decir que me llevo varias cosas de esta experiencia, y las comparto con ustedes:

1. Tuve la oportunidad de dedicarme una semana completa principalmente a ver charlas TED.
Este año hubo más de 40 ponentes con un rango de ideas enorme que van desde las misiones a Marte hasta el efecto de la violencia en la pobreza. Pasaron por absolutamente todo tipo de temas como un “historiador del fuego,” artistas como Marina Abramovic, el ex primer ministro de Australia, Kevin Rudd, Monica Lewinsky y una arquitecta que construye con bambú y gusanos de seda.

Definitivamente algunas ideas me parecen más memorables que otras, pero esto es totalmente basado en mi experiencia personal y en los temas a los que me dedico. Dado todo esto, los principales aprendizajes que me llevo de las charlas de este año en TED son:

- Un completo sentimiento de asombro con respecto a los avances tecnológicos que existen que me hacen pensar que ya estamos en el futuro.

- El mundo está muy loco y la tecnología está avanzando en formas que no me imaginaba. Tuve la oportunidad de conocer a detalle el proyecto de Google de los autos que se manejan solos, algo que parece lejano pero que ya está prácticamente listo y veremos en el mercado en los próximos años.

- También hubo charlas acerca de la visión de colonizar Marte y, aunque parece ciencia ficción, ya existen planes para hacer una misión de colonización con 80 mil personas, la cual calculan se estará lanzando entre 2025 y 2030. Es decir: en máximo 15 años estaremos realmente en camino a conquistar un nuevo planeta.

- La impresión 3D será el gran jugador en la tecnología en los próximos años. En TED presentaron una nueva tecnología que literalmente está inspirada en Terminator 2 y el policía de mercurio (¡alerta roja Skynet!), que permite hacerlo más rápido y mucho mejor que la impresión 3D “tradicional”.

- Hay cosas que van más allá y que sinceramente ni nos imaginamos. Tal es el caso de un equipo de MIT que logró crear sonido a partir de las vibraciones captadas en video de objetos como plantas o bolsas de papas, o el de un equipo que desarrolló un chaleco que nos permitirá “sentir el internet”.

- Existen personas verdaderamente increíbles. Daniel Kish es una persona que recuerda el gran potencial que tiene el ser humano. Es un hombre que perdió los ojos a los pocos meses de nacido, pero su curiosidad lo llevó a crear una forma de moverse y “navegar” a partir de sonidos que hace. Estos sonidos interactúan con los objetos que hay allá afuera, como una especie de radar, o mejor dicho como un hombre-murciélago (un pequeño guiño a mis amigos geeks). Yo sé que esto suena como algo salido de comics, pero es una historia que me reafirmó el no tener pena de alguien que pareciera tener una discapacidad ya que, con las oportunidades adecuadas, puede lograr lo que sea.

- Por otro lado están Chris Burkard y Ellen MacArthur. Él es un fotógrafo que “inventó” el surf en las aguas del Ártico y los polos. Ella es una navegadora de botes de vela que quedó varada en alta mar en un punto en el Polo Sur donde las personas más cercanas para ayudarla eran las que estaban en la Estación Espacial Internacional.

- Theaster Gates es un artista que decidió cambiar su vecindario. Después de la crisis de 2008, muchos espacios habitacionales estaban abandonados y listos para convertirse en focos de violencia y drogas. Por esta razón, compró una casa y, usando todos sus ahorros, la convirtió en un centro cultural que transformó su vecindario. Hoy tiene un proyecto que ha restaurado más de 100 hogares abandonados.

- Tenemos mucho por hacer para cambiar nuestro planeta. Conocí el “Efecto Langosta” (langosta como el bicho de las plagas de Egipto, no como las que se comen en Baja California), el cual aclara que nunca vamos a resolver las grandes problemáticas de la pobreza si no atendemos esto en comunidades vulnerables.

- Mónica Lewinsky tomó la palabra por primera vez desde 1998 para hablar sobre cómo fue la primera víctima del “Cyber Bullying,” y los efectos que esto puede tener en los jóvenes. Sin duda uno de los grandes retos que tenemos hoy en día.

- Pero todavía hay esperanza. Escuché también sobre la historia detrás del libro “The True American”, en la cual narran la historia de un inmigrante en Estados Unidos que, después del 9/11, recibió un disparo en la cara a manos de un supremacista blanco y que, después de rehabilitarse, decidió perdonar a su atacante.

2. Conocí a personas increíbles de todo el mundo dedicadas a la difusión de grandes ideas.
- Los organizadores de TEDx son gente inigualable. Tuve la oportunidad de conversar con personas de Arabia Saudita, Japón, Canadá, Estados Unidos, Argentina, Colombia, Australia, Holanda y Alemania, por mencionar algunos.

A pesar de tener diferentes nacionalidades, todos comparten un mismo objetivo: colaborar para difundir ideas que nos inspiren a cambiar el mundo. Conocí a Yasser Bajrat, un emprendedor de Arabia Saudita que tiene la teoría de que la ciencia ficción promueve la innovación, por lo que desde hace algunos años se ha dedicado a crear la primera empresa de ciencia ficción árabe. Después de haberse tenido que enfrentar a la policía religiosa de su país, hoy tiene tres novelas publicadas y va por más.

Hablé también con muchos maestros que quieren inspirar a alumnos a lograr cosas extraordinarias y usan sus propios recursos para organizar eventos TED y a alumnos que han decidido liderar TED en sus universidades para promover entre sus compañeros la creación de nuevas ideas.

Conocí a un mexicano que, después de trabajar años asesorando a políticos en nuestro país, decidió dejar un empleo bien remunerado para promover un movimiento que permita generar impacto en su estado. También platiqué con un americano que lleva años viviendo en Morelia y que está tan enamorado de la ciudad que decidió crear un TED para inspirar a los jóvenes y motivarlos a reconstruir Michoacán.

Este grupo de personas son quienes en realidad me motivaron a escribir este artículo en una columna que está normalmente enfocada al emprendimiento social. Si bien todos ellos no son el modelo tradicional de emprendedor, definitivamente están transformando los lugares en donde viven a través de la organización de estos eventos.

“El Reto”

Después de dedicarme una semana completa a escuchar tantas nuevas ideas, definitivamente me llevo un gran reto, un enorme cuestionamiento. ¿Cómo llevar a cabo todo lo aprendido a partir de estas charlas? ¿Cómo aprovechar este nuevo conocimiento y que no se quede solamente en una semana de explosión mental? Creo que esta es la principal pregunta que tenemos que hacernos todos después de escuchar una charla TED en internet o asistir a uno de estos eventos.

La percepción en sí misma tiene mucho valor. Si nos dedicamos a pensar hacia dónde vamos como seres humanos o a encontrar la explicación para algunas de las grandes problemáticas de nuestro planeta, vale la pena; pero, si se queda sólo en eso, en realidad estaremos desaprovechando el potencial de lo que podríamos lograr con esa idea.

Estoy leyendo un libro muy bueno, del cual también escribiré más adelante. Este dice que si dejamos de pensar en el futuro y hacia dónde queremos ir, sería como aceptar que las cosas están bien así. Por eso es clave seguir proponiendo y promoviendo ideas; sin embargo, la gran característica de un emprendedor es llevarlas a la acción, y con ellas, transformar el mundo.

Ese es el gran reto, ¿o no?

(*Nota: No todas las charlas de este TED están en línea, así que las iré compartiendo a lo largo de los próximos meses cuando estén disponibles. ¿Cuáles son tus charlas TED favoritas? ¿Qué ideas crees que vale la pena compartir? Compártelas en Twitter y en los comentarios de este post.)

    Juan Del Cerro es emprendedor, promotor y entusiasta del emprendimiento social, Director Ejecutivo de Socialab México y conductor de Disruptivo.

       @delcerrojuan