Columnas

Coolhunters: "Realeza" del marketing digital

Te compartimos las características que debe poseer este "cazador de tendencias" para darle al consumidor lo que desea.

Como dice su nombre, son “cazadores de tendencias”, (OJO, no de manera casual ni por arte de magia. No creas que por ir al Rhodesia, a Mercado Roma y vivir en la Condesa ya eres un cazador de tendencias). Un verdadero Coolhunter es un neo-filósofo y es una profesión idílica.

El Coolhunting bien hecho aplica técnicas sociológicas, antropológicas, culturales, artísticas y de investigación de mercado. Es un mix entre las bases cualitativas y cuantitativas de la investigación y genera información a todo un abanico de industrias. El verdadero alcance del trendspotting, es que, al conocer las tendencias y las modas próximas, puedes entender al consumidor y generar mensajes verdaderamente enfocados.

La característica más importante de un gran cazador es la empatía, conocer y entender el fondo real de los consumidores. Solamente de esta forma se pueden generar ideas exitosas en el ámbito de la innovación. Definitivamente son máquinas híbridas con una visión y capacidad de solución creativa impresionante, y pronto los cazadores de tendencias dominarán el ámbito del marketing por su alta capacidad de realizar estrategias de marketing súper eficientes.

¿Qué necesitas para ser coolhunter?

1. Claridad en el término: tendencia
Tendencia es contexto, contexto es empatía, empatía es éxito. La definición de tendencias requiere conocimiento, por lo menos del consumidor básico y de su comportamiento. Es la base de la sociología y los estudios antropológicos.

2. Híbrido
Un cazador debe tener hambre feroz y pasión por investigar lo que sea, como sea. A veces pueden llegar a ser obsesivos en la búsqueda de respuestas. Huyen de la especialización a toda costa. Y, aunque suene medio sangrón, poseen conocimientos de cultura general superiores a las demás personas. Mientras más conocimiento posean, mayor empatía, y ésta es vital al momento de la creación.

3. Carisma
Aunque parezca difícil de creer, los Coolhunters no son personas que se les pueda considerar realmente sociables. Son individuos más bien ermitaños y prefieren la soledad. La mayoría de ellos son tímidos, pero nunca te darás cuenta. De cualquier forma, saben que para poder entender al mundo tienen que salir y vivir, así que se esfuerzan por ser sociables y generan herramientas carismáticas para sobrevivir. Los buscadores de tendencias son en realidad más antropólogos que otra cosa, esto los hace generar sentimientos hacia otras personas y así lograr conocer sus fondos.

4. Perfil creativo-locochón
Deben ser creativos y algo locos. Están abiertos a cualquier cosa y están preparados para los cambios. No pueden tener apegos sobre viejas tendencias. Su cerebro necesita ser frío y objetivo pero sin perder la pasión de crear.

5. Conocimientos de marketing digital y social media
Un Trendwatcher nace y se hace. Además de contar con aptitudes de abstracción e interpretación lógica, cuenta con herramientas y técnicas que le ayudan a resolver problemas de creatividad. La investigación tiene mucho que ver con la creatividad y con la sed de conocimiento. Sin talento y formación no llegarán a ningún lado.

6. Manejo de la frustración
Tendrán que entender que, como todo en la vida, hay un lógico margen de error. Hay tendencias que nunca llegan a ser moda y hay modas que nunca llegan a ser tendencias. A veces el mercado no se encuentra preparado para asumir algunos tipos de innovación; no pueden arderse y tirar la toalla.

7. Capacidad de abstracción
El core del trabajo del Coolhunter es saber detectar los indicios de cambios en las fases más tempranas. Interpretar adecuadamente qué factores favorecen o desfavorecen al cambio y el impacto potencial que puede llegar a poseer ese mínimo cambio en todo el sistema preestablecido. El trendspotting se destaca por su capacidad intuitiva, que le ayuda a simplificar y extraer el valor del caos informativo en el que debe moverse.

8. Lugar ideal de trabajo
Estos jóvenes se valoran en organizaciones que no operan como cuarteles departamentales tiránicos. Todavía existen empresas de flojera que se basan en enormes dinosaurios súper pasados de moda que nunca verán en estos perfiles un valor agregado.

9. Súper creativos
La creatividad es vital. Son personas extra-sensibles, cuentan con una habilidad casi de X-Men de detectar cualquier cambio en el contexto. Quizá tiendan al drama, sean súper llorones e histriónicos, sean pequeños genios gruñones o un laboratorio viviente de tendencias. Tienen que gozar de algo que los haga únicos.

  *Georgie de Barba es especialista en Marketing Digital y Redes Sociales. Bloggero, escritor, creativo y coolhunter. Actualmente Director de Cuentas de ION Group.

       @HotGeorgieShow