Consultoría

7 tips para sacarle jugo a tu mentor

¿Cómo obtener el máximo provecho de los grandes emprendedores? Sigue estas recomendaciones para hacer crecer tu negocio.
7 tips para sacarle jugo a tu mentor
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cuando los emprendedores tenemos a alguien que está dispuesto a resguardarnos, muchas veces no sabemos cómo sacarle el mayor provecho a esa relación.

Cada éxito en mi carrera tuvo que ver con la ayuda de uno de mis mentores. Cada cambio fue provocado porque alguien llegó a mi camino y tuvo interés en verme triunfar.

Yo he aconsejado a muchos emprendedores y escritores para nutrir el talento y voz de los que van a ser parte del mundo creativo en el que quiero vivir.

Trabajar con un mentor puede hacer mucho por los participantes. Aquí hay siete sugerencias para hacer que ese tiempo juntos valga la pena:

1. Sólo las estatuas se ven bien en un pedestal

Estos consejeros son modelos a seguir, no ídolos. No pueden hacer mucho por ti si los tienes en un pedestal. Para beneficiarte de esta relación, necesitas creer que puedes lograr lo que ellos ya hicieron. El respeto es vital, pero la idolatría bloquea tu habilidad para ponerte en sus zapatos.

2. Cuidado con el camino que no te permite tomar rutas alternativas

Los mentores han ido a los lugares que tú quieres llegar, pero eso no quiere decir que llegarás ahí de la misma forma. Los dos tienen diferentes talentos y preferencias. No esperes seguir exactamente los mismos pasos que ellos.

3. No estás aplicando para ser un “mini-yo”

Los mentores están invirtiendo su tiempo, energía y creencias en ti. Buscan ayudarte a llegar a ese lugar soñado, pero no quieren convertirte en alguien que no eres. La imitación no es halagadora, es falsa.

4. El acceso no es una licencia para robar

Los mentores dejan las cosas tiradas todo el tiempo. Sus cuadernos, teléfonos y hasta sus ideas. Voy a asumir que no tomarías sus cuadernos o el celular, eso es robar, así que tampoco robes sus ideas. Usa su trabajo para inspirarte, ambos llegarán más lejos con esa sinergia e inspiración mutua que si pretendes que sus palabras e ideas fueron tuyas.

5. Nadie puede ser todo para todos

Un mentor tiene mucho tiempo para compartir, pero no le pidas que cumpla con las tareas para las que no fue hecho. No está ahí para ocupar el rol de tus padres o de tu diseñador. No está ahí para abrazarte o controlarte.

Tampoco es un coach o consultor, a pesar de que le saques algunas ventajas. No va a ser tu consejero en todos los aspectos del negocio. Descubre qué debes aprender de esta persona y enfoca tus expectativas y energía en eso.

6. Es tu mentor, no tu rival

Los mentores no van a dejar de crecer para que tú puedas alcanzarlos. Un buen guía no va a estar interesado en competir contigo.

De cualquier forma, si estás intentando compararte, las probabilidades son que, aunque superes a tu mentor en algunas áreas, nunca vas a superarlo.

Celebra tu propio progreso y sé agradecido de que tienes a esta persona adelante de ti, porque puede continuar haciéndote más fácil el camino.

7. Descubre si es el momento de ser “sólo amigos”

La mentoría no es algo permanente. Siempre serán tus guías, así como tus padres siempre serán tus padres, pero no siempre tendrán la misma tarea.

Tus necesidades cambiarán así como su lugar en tu vida.

Llegará el momento en el que no vayan por el mismo camino que tú. Debes saber si es tiempo de adoptar a otro mentor o de que tú guíes a alguien.