Consultoría

4 ventajas de tener un consejero

Un mentor puede darte una opinión objetiva sobre tus ideas, minimizar tus errores y liberar tu carga emocional... entre muchos otros beneficios.
 4 ventajas de tener un consejero
Crédito: Depositphotos.com

Una cosa es encontrar una ventaja competitiva en un negocio, y otra muy distinta es mantenerla día con día.  La lucha constante por mejorar el desempeño en una empresa puede ser aplastante, tanto que hasta  levantarse de la cama puede ser imposible.

La renovación, tanto en las personas como en las organizaciones, es un proceso de nunca acabar, la cual es precisamente la razón por la que hay que considerar pedir ayuda a un mentor para ayudarte a dirigir tu vida profesional o tu negocio hacia el éxito.   

Te decimos cómo te ayuda un mentor:

1. Elimina la “visión de túnel”
Tener a una persona con diferentes experiencias que las tuyas apoyándote te permite expandir la visión que tienes de ti mismo, de otros y del entorno competitivo. Nadie aprende en soledad; obtenemos enseñanzas al formar relaciones compartiendo nuestro conocimiento.  

Piénsalo. Cuando lees algo, formas una relación con el autor y puedes o no compartir su opinión. Cuando viajas,  estableces una conexión con la persona que se sienta a lado de ti, ya sea de manera positiva o negativa. En cualquier caso, tener estas interacciones amplía tu visión.

2. Minimiza errores
Los mentores tienen la experiencia de haber trabajado con muchas y muy diversas situaciones. Estas personas pueden compartir lecciones han aprendido al enfrentar obstáculos similares a los tuyos, lo que en realidad te ahorra tiempo, dinero y sufrimiento emocional al evitar que cometas los mismos errores.

No me malinterpretes, es necesario y hasta saludable cometer errores para saber en qué puedes mejorar. Sin embargo, si puedes obtener este aprendizaje desde la experiencia de alguien más, mucho mejor.

3. “Cuéntamelo todo”
A veces estar en la cumbre puede ser muy solitario, especialmente para aquellos líderes que no confían o hablan con otros. Platicar tus preocupaciones con un mentor ofrece dos ventajas.

Primero,  te da una liberación emocional. Almacenar todas tus preocupaciones, frustraciones y miedos en una sola “maleta de sentimientos” puede resultar muy caro. Imagina que tu cuerpo es un globo y que el aire que lo llena lentamente son todas esas emociones negativas. El látex solo puede inflarse con una cantidad limitada de gas antes de estallar.

Segundo, platicar tus preocupaciones con una persona externa te ayuda a encontrar el verdadero origen de esas emociones. De hecho, un mentor puede impulsarte a desenterrar las causas de estas sensaciones y descubrir qué las dispara. Una vez que sabes qué cosas te generan ansiedad, es más fácil aprender a manejar el estrés y mejorar tu productividad.

4. Te da retroalimentación
Tener una opinión que no esté sesgada no sólo te da una buena contraparte para “rebotar” ideas, también te da una necesaria dosis de realidad cuando no notas que puedes estar enfrentando la calma antes de la tormenta.

Seamos honestos. Las personas odian el conflicto y evitan tener conversaciones difíciles. Lo más probable es que si te encuentras  en una posición de liderazgo es que la retroalimentación que recibes de tus subordinados es limitada o inexistente debido al simple hecho de que las personas  en tu equipo no quieren ser despedidas.  Por el lado contrario, un mentor no tiene una inversión emocional y puede darte su opinión honesta.

Un mentor puede ser un gran apoyo, pues puede ayudarte a plantar firmemente los pies en la tierra y a evitar aquellas situaciones que podrían alejarte del lugar donde debes estar.