Recursos Humanos

6 relaciones que debes cuidar en tu negocio

La clave del éxito en cualquier empresa es procurar las buenas relaciones dentro y fuera del lugar de trabajo.
6 relaciones que debes cuidar en tu negocio
Crédito: Depositphotos.com

Tanto en teoría como en práctica, los negocios han adoptado de manera dominante el lema “El cliente es primero”. Y sí, es válido. Esta palabra es integrante obligado en la mayoría de los valores, misiones y visiones de las organizaciones. Sin embargo, aunque éste sea la razón de que exista (y sobreviva) un proyecto empresarial, hay  otras relaciones que también son vitales y que ameritan una cuidadosa atención. Son tan importantes que pueden favorecer o afectar el crecimiento del negocio o incluso verse reflejadas en nuestro desempeño con los consumidores.

Antes de enlistar dichos focos de relación considero importante señalar algunas características de las relaciones exitosas. En primer instancia, debe existir claridad; tanto en expectativas, condiciones, limitantes y alcances. Ambas partes deben tener perfectamente claro cómo actuar en función del otro.

Asimismo, y ante todo, debe prevalecer el trato ético; una cordialidad considerando que enfrente se tiene a otra persona que merece gentileza, honestidad, respeto y atención.

En tercer término acudimos al tan sonado binomio ganar-ganar, pues la satisfacción mutua depende de que la relación ofrezca frutos, sin ventajas marcadas para uno de los participantes. Finalmente, sugiero el cumplimiento en forma y tiempo de lo que se ha prometido.

Veamos esas relaciones de peso que estarán presentes en tu proyecto y que considero vital que protejas y alimentes:

1. Proveedores
Nunca hay que olvidar que todo negocio vende y compra; ofrecen a otros y también adquieren de otros. La experiencia se vive de ambos lados, pero con una óptica distinta. Los proveedores son importantes en el corto y largo plazo; de ellos depende la resolución de diversos conflictos operativos y comerciales, al grado de impactar en los resultados financieros.

Sin embargo, han llegado a ser una de las relaciones que más castigan las empresas. Lo anterior tiene muchas evidencias. En primera instancia, son condicionados a políticas de pago que generan desventaja, es decir, no todos cobran inmediatamente después de prestar sus servicios. Es común observar que son remunerados treinta, sesenta, noventa o incluso más de seis meses posteriores a concluir su proceso.

Otro tema frecuente en el trato a los proveedores ocurre al momento de que el cliente trata de negociar y (re-negociar) los precios. Habrá quienes traten de exprimir la relación en favor del mayor beneficio económico. Hay que considerar que, con tal de ganar o no perder un cliente, un proveedor puede dejar su utilidad en ceros. Sin embargo, el servicio o producto que pueda ofrecerte puede decaer invisiblemente a tus ojos y también quedará lastimada la relación de modo significativo.

Finalmente, podemos citar el caso que en ocasiones son sometidos a penalizaciones excesivas ante errores o incumplimientos. Un proveedor satisfecho con su cliente puede generar diversos apoyos que no se incluyen en un contrato y que ocasionalmente pueden salvarte de distintos apuros.

Si logras tener una relación de confianza con ellos, podrán flexibilizar sus tiempos, brindarte un servicio más entusiasta, favorecer sus precios en favor tuyo, dar prioridad a tus necesidades, tenderte la mano en tiempos de crisis, recomendarte para abrir otras oportunidades de negocio, referirte talento para tus vacantes, entre otras cosas. Son parte de tu negocio, no lo olvides. Tú también puedes verte en la misma situación con tus clientes.

2. Colaboradores
Son quienes deben vivir la misma pasión que tú tengas con los clientes. La fórmula es simple: Si tienes un clima laboral correcto, que ejemplifique satisfacción y buen trato hacia los empleados, ellos sin duda lo transmitirán hacia quienes te compran. En caso contrario, también verás los resultados negativos que esto conlleva.

Tu empleados son quienes más tiempo pasan contigo. Deben ser tu relación más exitosa. Si ellos se sienten satisfechos, te ayudarán a ahorrar, vender más y desarrollar tu proyecto.

3. Candidatos en proceso de selección
Bien vale hacer mención a lo importante que es, dentro de los procesos de selección, tener un trato impecable y avisar a los candidatos el resultado de su proceso. Tu empresa tendrá una mejor imagen y dejará abierta la puerta a futuras relaciones si te tomas el tiempo de informar la decisión a quienes no son seleccionados para trabajar contigo. Puede ser que estés tratando con futuros clientes o gente que llegue a estar involucrada en procesos ajenos a tu negocio.

4. Ex-empleados
Cuando ocurre el desenlace de una relación laboral, salvo aquellos casos extremos de deshonestidad o agresión, siempre es conveniente tener un buen cierre, independientemente de la persona que tome la decisión de la salida.

En ocasiones, la misma gente que ya no pertenece a tu empresa puede continuar en el mismo medio que tú, convirtiéndose así en proveedores e incluso clientes. Con un buen cierre me refiero a brindar un trato adecuado y justo tanto en lo moral como en lo económico.

5. Autoridades gubernamentales y de regulación
La regla de oro en este rubro es el cumplimiento. Nos referimos a normas, códigos, pagos y procesos. Como ejemplos frecuentes están: asuntos fiscales, regulación en materia de trabajo, temas de seguridad industrial, por citar algunos. La mejor y única manera de tener una relación sana con dichas entidades es evitar atajos y no postergar o no cumplir con las obligaciones. Punto, no hay más.

6. Comunidad en general
No por estar en último lugar es menos importante. Representa una de las relaciones de más largo plazo que puede tener tu negocio e incluso es fuente potencial de clientes. El cuidado del medio ambiente, vialidades, seguridad, ruido y cualquier situación que altere el estilo de vida de quienes te rodean puede generarte severos conflictos, muchas veces legales y económicos. Considera esto en tu toma de decisiones.

La sugerencia global es que fomentes una cultura que sostenga y aporte a relaciones sanas y éticas en todos los ámbitos. Puedes estar seguro que tendrás resultados positivos para tu negocio.

   Líder de productos y servicios enfocados a aprovechar la productividad, bienestar y desarrollo del Capital Humano. Consulting Director de Go Business!

      @GO_BUSINESS_