Consultoría

3 empresarios que tuvieron un mentor

Warren Buffett, George Soros y Simon Cowell tienen algo en común: buscaron a una persona reconocida que compartiera con ellos sus conocimientos.
3 empresarios que tuvieron un mentor
Crédito: Depositphotos.com

Ya sea que tengas un buen negocio o que apenas estés empezando, ten mucho cuidado para que tu idea no caiga por la borda. No te apegues tanto a tus propias ideas para que después no quieras escuchar los conocimientos de aquellos que ven la vida de forma diferente.

En su libro, “Más allá de la irracionalidad” (The Upside of Irrationality), el psicólogo Dan Ariely se refiere al fenómeno de estar apegado a una filosofía como la “teoría del cepillo de dientes”. Como cuando usas un cepillo de dientes, todos necesitan y tienen una filosofía en la que creen, pero nadie quiere creer en la de otras personas.

Hacer a un lado tus creencias y teorías requiere cierto grado de apertura y coraje, especialmente cuando llegas a sentir que ya tienes todas las respuestas sobre cierto tema. Después de todo, ya seas un emprendedor u otro tipo de líder, tus seguidores muchas veces esperarán verte convencido cuando tomas una decisión.

Los individuos más progresivos son demasiado seguros de sí mismos como para admitir que no siempre saben todo. En lugar de eso, siempre están buscando más conocimientos.

¿Cómo encuentran ese tipo de inspiración? Son lo suficientemente humildes como para admirar a alguien que pueda ayudarlos para ver más allá de lo que saben. Como decía Isaac Newton “Si he visto más lejos, es porque me paré sobre los hombros de gigantes”. Aquí hay tres grandes ejemplos de mentoría:

1. La guía de Warren Buffett. Este hombre, importante en el mundo de los inversionistas, encontró a su mentor en Benjamin Graham. Después de leer el libro de Graham “El inversionista inteligente” (The Intelligent Investor) en 1949, el autor se convirtió en el ídolo de Buffett.

Este texto cambió no sólo su filosofía de inversión, sino también el curso de su vida. Buffett aplicó a la Escuela de Negocios de Columbia en donde Graham era profesor. Ahí se conocieron en persona. Después, Graham lo contrató en su empresa y los dos construyeron una amistad que ayudó a que Buffett se convirtiera en el inversionista millonario que es hoy.

2. La inspiración de George Soros. Como Buffet, Soros buscó a su mentor de forma parecida. El inversionista multimillonario es un creyente del principio del falibilismo, la noción filosófica que afirma que todo lo que alguien cree puede ser incorrecto y por lo tanto vale la pena cuestionarse.

Esta creencia ha ayudado a Soros a retar y mantenerse a la vanguardia de la sabiduría prevaleciente del mercado. Estas ideas, sin embargo, vienen del filósofo y antiguo profesor de economía en la Escuela de Londres, Karl Popper, un mentor que Soros buscó intencionalmente. Como Soros reveló, eligió estudiar con Popper después de que su libro “La sociedad abierta y sus enemigos” (The Open Society and Its Enemies) le causó una buena impresión.

3. El consejero de Simon Cowell. El productor de importantes programas de televisión como American Idol recurrió a un mentor multimillonario británico llamado Sir Phillip Green después de sentirse un poco frustrado.

En una entrevista, Cowell dijo que había experimentado dificultades para asimilar ciertas cosas. “Trataba de asimilar todo, mi negocio, los artistas, los shows, todo. Green es muy amable y tiene las mejores intenciones. Se convirtió en alguien en quien puedo confiar, hace que me sienta cómodo y me ayuda a encontrar soluciones”, dijo Cowell.

Lo más seguro es que un mentor tenga muy poco tiempo, pero si hablas en serio respecto a tu éxito y puedes encontrar formas de impresionarlo con tu pasión, tienes grandes probabilidades de que se interese en tu viaje personal.

No fue sino hasta que tomé el gran riesgo de renunciar a mi trabajo y pasé dos años investigando y escribiendo un libro que mi mentor me adoptó y me compartió sus conocimientos y oportunidades.

No te preocupes si todavía estás luchando por encontrar a un mentor, en lugar de eso toma en cuenta esta frase: “Cuando un estudiante está listo, el maestro aparecerá”.