Columnas

De cero a uno: cómo construir el futuro

Si quieres ser el próximo Mark Zuckerberg y sólo copias lo que él hizo sin innovar, en realidad no lo estás imitando.
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

De cero a uno, notas sobre startups o cómo construir el futuro es un libro de Peter Thiel, fundador de PayPal,  uno de los primeros inversionistas de Facebook –donde es director–, e inversionista también de firmas como Yelp, SpaceX y AirBnB, entre otras.

Aunque el libro no está enfocado en emprendimiento social, decidí escribir acerca de él porque contiene ideas que me han hecho replantearme cómo estoy haciendo las cosas a nivel personal y profesional.

Según Peter Thiel, para construir el futuro hay que crear cosas nuevas; es decir, ir de cero a uno. Las compañías que lo hacen son las que consiguen el éxito, pero no sólo eso: también definen cómo viviremos en los próximos años. Sin embargo, aun cuando este primer paso es tan importante, la mayoría de las compañías se enfoca en mejorar cosas ya existentes, es decir, ir de uno en adelante. Esto es mucho más fácil, pero no permite construir el futuro.

Parafraseando al autor: “La paradoja de escribir acerca de emprendimiento e innovación es que no existe ninguna receta o fórmula, ya que cada innovación es nueva y única”. “Si quieres ser el próximo Bill Gates o Mark Zuckerberg y estás copiando lo que ellos hicieron, en realidad no has aprendido nada de ellos”.

Ir de cero a uno es difícil, pues te obliga a hacerte preguntas que nadie más se está haciendo. Te orilla a preguntarte: “¿Qué empresa valiosa no está siendo construida hoy?”.

La primera idea del autor que llamó mi atención plantea que la gente que responde esta pregunta logra desarrollar un modelo de empresa más exitoso: un monopolio. Así es, un monopolio en toda la extensión de la palabra, una empresa que ofrece algo único.  La "competencia perfecta" significa que todas las empresas igualan sus servicios y tienen que vender al precio mínimo. De lo contrario, el consumidor se privilegia con una opción en particular y esto genera que las utilidades sean destruidas. En cambio, en un monopolio se pueden maximizar las utilidades, ya que se balancean la cantidad y el precio.

Desde el punto de vista económico, nos han enseñado a pensar que todos los monopolios son iguales y que generan un impacto negativo. Sin embargo, hay una gran diferencia entre los monopolios surgidos de licencias especiales de gobierno, aquellos que bloquean la competencia y agreden al consumidor, y los monopolios que son tan buenos en lo que hacen que no hay nadie que pueda ofrecer un sustituto. Un ejemplo de estos monopolios es Google, quien se distanció de empresas como Yahoo! y Microsoft desde principios de la década del 2000 y no ha tenido competencia desde entonces.

En un entorno competitivo, las empresas tienen que reducir costos sin importar el impacto. Sin embargo, en monopolios como Google sucede algo diferente: ya que las utilidades no se reducen por la competencia, la empresa puede preocuparse por temas más relevantes, como sus empleados, sus productos y su impacto en el mundo.

Si creemos que los monopolios son malos con los clientes, pensemos que los “monopolios creativos”, un concepto que introduce el autor en el libro, le agregan al consumidor categorías de abundancia completamente nuevas, convirtiéndose en verdaderos motores para mejorar el mundo.

La idea de “monopolios creativos” de Thiel me recuerda al concepto de "Océanos Azules" del libro de W. Chan Kim. El autor plantea que las empresas con mayor éxito no son aquellas que superan la competencia, sino las que crean categorías completamente nuevas de mercado.

En este sentido, las empresas que se definen por cuánto se separan de la competencia no están planteando algo nuevo, no están yendo de cero a uno. Al pensar en construir algo nuevo, una pieza clave para lograrlo es ver cómo entendemos el futuro. Para el autor hay dos formas de hacerlo: podemos entender el porvenir como algo definido o como algo cambiante.

Según Thiel, quien además es un gran crítico del sistema educativo actual, todo el tiempo nos preparan para un futuro poco claro; se nos incentiva a tener las “opciones abiertas” en lugar de trabajar y planear para un futuro específico.

Yo entiendo este concepto a la perfección, pues me he enfrentado en más de una ocasión a la necesidad de tomar decisiones importantes. Por ejemplo, cuando decidí qué carrera quería estudiar, todas las personas de influencia a mi alrededor, como mis papás y maestros, me impulsaban a desarrollar una profesión que me permitiera mantener las puertas abiertas. Al final, ese sentimiento de “estar preparado para todo” fue lo que me llevó a estudiar Administración de Empresas... aunque yo quería aprender cine.

Muchos nos enfrentamos a este tipo de decisiones en diferentes momentos de nuestras vidas. Pero algo que plantea el libro (y que me parece que tiene una lógica muy sólida) es que solamente si vemos el futuro como algo definido podremos sentirnos preparados y tener un plan claro. Una persona que tiene un plan de acción claro sabe mejor qué puede hacer y lo hace, mientras que una persona que intenta tener sus "opciones abiertas" no puede estar preparada para todo.

Las personas que conocen bien cuál es su pasión o aquello en lo que quieren desarrollarse comienzan a prepararse desde jóvenes y pronto se vuelven expertos en el tema, mientras que otros pasamos años aprendiendo un poco de todo, esperando poder adaptarnos a los factores externos.

¿Quién estará mejor preparado para construir los siguientes pasos hacia el futuro: las personas que dominan un área y que por ende pueden construir sus propias reglas o aquellos que esperan a que el futuro se les presente?

Un ejemplo que ofrece Peter Thiel en su obra se refiere a cuando Yahoo! se ofreció a comprar Facebook por mil millones de dólares en 2006. Él pensó que era una oferta que había que considerar; no obstante, cuenta que cuando Mark Zuckerberg entró a la junta de directores dijo: “OK, equipo, esta reunión es sólo es una formalidad, no debería de tomarnos más de diez minutos. Obviamente no vamos a vender”. Mark Zuckerberg es una persona que ve el futuro como algo definido y sabe hacia dónde va.

Pero, a los ojos de Thiel, hemos perdido el interés en crear cosas nuevas.

Una de las principales barreras para crear algo nuevo es el miedo a estar equivocados. Es fácil caer en la pregunta: “Si existe la posibilidad de descubrir algo nuevo, ¿no habría alguien increíblemente talentoso en el mundo –más inteligente y más creativo– que ya lo hubiera descubierto?”.

Cualquiera que sea la respuesta, el hecho es que “De cero a uno” es una excelente lectura. Lo pueden encontrar en Amazon.

  Juan Del Cerro es emprendedor, promotor y entusiasta del emprendimiento social, Director Ejecutivo de Socialab México y conductor de Disruptivo.

   @delcerrojuan

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Kim's expertise can help you become a strong leader, pitch VCs for capital, and develop a growth strategy.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur