Consultoría

6 estrategias para ser un madrugador

Para poder alcanzar tus metas, los expertos en productividad sugieren que te levantes temprano. Te decimos cómo.
6 estrategias para ser un madrugador
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Para alcanzar una meta, como tener un negocio, escribir una novela o comenzar una rutina de ejercicios, los expertos en productividad siempre sugieren levantarse temprano. Puedes hacer muchas cosas en una casa silenciosa sin distracción o interrupciones. Aunque esto suene como consejo, es más fácil decirlo que hacerlo.

“Aunque pienses que levantarte temprano es una cuestión de disciplina, en realidad es mucho más que eso”, dice Julie Morgenstern, experta en administración del tiempo y autora de “Never Check Email in the Morning”. “La verdad es que tu ecosistema entero ha sido construido alrededor de la idea de dormirte más tarde.”

Cuando tratas de cambiar tu rutina mañanera, varios obstáculos se van a poner en tu camino. Es posible que los superes, sin embargo, la clave es comenzar la noche anterior. Morgenstern ofrece seis estrategias para que puedas levantarte temprano:

1. Cambia tu mentalidad. Mucha gente se rehúsa a irse a dormir porque quiere hacer más cosas. Pero Morgenstern enseña a sus clientes a pensar de manera diferente.

“Considera el dormir como el comienzo del día siguiente”, dice. Agregar este cambio de mentalidad, puede cambiar la manera en la que vez el sueño y lo hace emocionante. El dormir se convierte en un elemento activo, estás recargando tus baterías.

2. Ajusta tu horario de sueño. A muchos de nosotros nos falta dormir y robar otra hora de sueño sólo nos preparará para el fracaso. La única forma de ser exitoso, es yéndose a la cama temprano. Determina cuántas horas de descanso tu cuerpo requiere y cuenta para atrás desde allí.

“Levantarse temprano requiere un cambio fundamental en las vías neurológicas”, dice Morgenstern. “Aunque el cambio tenga sentido para ti el día anterior, hacerlo al siguiente día es pesado y requiere que rompas muchos patrones.”

3. Ajusta otras actividades durante la noche. También tendrás que cambiar el tiempo que te toma cenar así como las actividades después de comer.

No estás siendo realista si dices que te vas a levantar temprano pero luego no preparas todo lo demás de tu día. Cena dos o tres horas antes de ir a la cama, eso es óptimo para quedarse dormido y descansar.

4. Prepárate para tus actividades de la mañana. A veces lo que nos mantiene en la cama no es el cansancio, sino que lo que tenemos que hacer por las mañanas es abrumador.

Para hacer estas actividades menos desalentadoras, prepárate la noche anterior y organiza tus cosas. Arregla tu ropa del gimnasio, tu tapete de yoga o tus zapatos para correr, si planeas ejercitarte. Si vas a trabajar en tu computadora, arregla tu oficina y programa la cafetera.

“Comenzar algo nuevo puede ser complicado”, dice Morgenstern. “Tómate el tiempo para prepararte y aumentarás tus probabilidades para alcanzar el éxito.”

5. Apaga los aparatos electrónicos. Por lo menos 90 minutos antes de ir a la cama, apaga la televisión y deja de revisar tu email y las redes sociales.

“La ciencia dice que esto es una fuente de energía y nos estimula en exceso, es como tomar un Red Bull antes de dormir, no te vas a poder dormir”, dice Morgenstern.
Ella sugiere reemplazarlo con algo relajante como escuchar música, dibujar o preparar la comida para el día siguiente.

6. Crea una rutina para antes de dormir. Date un poco de paz mental y tiempo para hacerlo. Por ejemplo, haz un ritual de revisar las ventanas y cerraduras. Apaga las luces y estírate o toma una caminata.

Esta rutina te ayudará a dormir más rápido y más fácil, también aumentará bastante tus probabilidades de levantarte por la mañana.