Emprendedores

Jordi Muñoz y Daniel Gómez: México en la Luna

Estos dos emprendedores han llevado el nombre de la tecnología mexicana por todo lo alto y hoy quieren apoyar a más jóvenes.
Jordi Muñoz y Daniel Gómez: México en la Luna
Crédito: Depositphotos.com

¿Te imaginas ver la bandera mexicana en la Luna?  Dos jóvenes emprendedores quieren lograrlo. Jordi Muñoz, uno de los mayores productores de drones (vehículos aéreos no tripulados) en Estados Unidos con su empresa 3D Robotics, y Daniel Gómez Iñiguez, de los principales jugadores del mercado de biodiesel en México con la firma SOLBEN, sueñan con dejar una huella emprendedora en el satélite y la tecnología.

“No sólo se trata de llevar la bandera de México a la Luna, es empezar a demostrar a los mexicanos y al mundo entero lo que esta nueva generación de emprendedores está haciendo de manera disruptiva para el bien de la comunidad”, indicó Daniel Gómez durante su presentación en el Campus Night.

A través de “México en la Luna A.C.”, buscan potenciar el talento mexicano para que no tenga que irse al extranjero para triunfar. Específicamente, la iniciativa intentará apoyar y entrenar a los jóvenes con aptitudes para las matemáticas e ingeniería para que puedan concentrarse en desarrollar productos interesantes.

La idea, explicaron, no es simplemente llegar “de porrazo” a la Luna, sino también crear un plan estructurado de proyectos como el lanzamiento de satélites pequeños o telescopios maniobrables que estén a disposición a los universitarios mexicanos.

 “En México existe el talento. Siempre, siempre salimos adelante porque tenemos la capacidad, pero no funcionamos en el país porque no hay instituciones donde los emprendedores puedan concentrarse en sólo innovar”, dijo Jordi Muñoz.

Así, se tratará de desarrollar la tecnología netamente nacional que pueda llevar la bandera al espacio.

Pero, ¿quiénes son estos jóvenes que buscan impulsar la innovación?

De Tijuana a los cielos

Jordi Muñoz es una persona con una historia curiosa: fue rechazado del Instituto Politécnico Nacional de México y por circunstancias personales tuvo que mudarse a desde Tijuana a Riverside, en California.

Mientras estaba allá, comenzó a jugar con los controles de las consolas de Nintendo para convertir un helicóptero que le regaló su mamá en un drone. Luego subió un video de los aparatos que construía desde su garaje en la página DIYdrones.com y su negocio despegó.

Hoy en día su empresa 3D Robotics es una de las mayores fabricantes de drones de Estados Unidos y el nombre de Jordi Muñoz es reconocido en el mundo emprendedor como un gran caso de éxito mexicano.

La tarea que se volvió empresa

Por su parte, Daniel Gómez Iñiguez tenía 17 años cuando, investigando una tarea para su clase de química, se topó con el concepto de los biocombustibles.  Sin embargo, tenía el perfil emprendedor desde muy pequeño pues su primer “negocio” consistió en vender nueces en el patio de su casa en Nuevo León.

Hoy en día, su empresa SOLBEN es una de las proveedoras más importnates de biodiesel en el país y es muestra del potencial mexicano para producir energías alternativas. También obtuvo el primer lugar en la categoría Proyectos de Innovación de la Iniciativa Honeywell Nobel 2008.

Asimismo, Gómez Iñiguez se ha destacado en el mundo político pues desarrolló la plataforma Caras Políticas donde las personas pueden interactuar con sus representantes y que ha tenido buena aceptación en Europa.

Al parecer existe el talento en México, sólo se necesita potenciarlo para que “llegue a la Luna”.

Imagen del MIT Technology Review.