Consultoría

7 tips para delegar responsabilidades

A medida que escalamos puestos, la necesidad de delegar responsabilidades se vuelve más fuerte. ¿Cómo hacerlo con éxito?
7 tips para delegar responsabilidades
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Cuál es una de las principales cualidades de un líder exitoso? No es que sepa dar órdenes, ni que sea un controlador obsesivo, ni siquiera excepcional en todo lo que hace… Un líder nato sabe delegar responsabilidades.

A medida que se escalan puestos, se amplían las responsabilidades y se vuelve más evidente la necesidad de deshacernos de algunas de ellas. Y es cumplir con mil y un tareas, producir un trabajo de altísima calidad, pensar en nuevas ideas y desarrollarlas y, encima de todo, mantenernos sanos es prácticamente imposible.

Si delegar permite crecer a otros, ganarnos su confianza y desahogarnos de trabajo para pensar en cosas más importantes, ¿por qué nos resulta tan difícil hacerlo? Quizá es porque no queremos “cargarle la mano a la gente”, parecer perezosos, o tememos perder el control y que el resultado no sea tan bueno como si lo hubiésemos hecho nosotros mismos.

Sea como sea, querer abarcarlo todo es uno de los errores más grandes que un líder en ciernes puede cometer.

La realidad es que delegar de forma efectiva, en lugar de restarle a tus logros, podría multiplicarlos. Si deseas mejorar el uso de tu tiempo, este aspecto es fundamental. Grábatelo muy bien: delegar es una fortaleza.


Toma en cuenta estos tips para delegar:

Rodéate por un equipo de trabajo de confianza. Tener un equipo conformado por personas capacitadas y responsables es fundamental para delegar tareas.  Selecciona con cuidado a los profesionistas con los que trabajarás.

Proporciónales información suficiente. A menudo, los líderes se limitan a pedir a sus subordinados que completen una operación  sin explicarles lo que hay detrás. Que éste no sea tu caso; al encomendar una tarea, ofrece siempre un panorama completo: los antecedentes, las tareas precisas a realizar y lo que pretendes obtener.

Establece los parámetros antes de comenzar. Explícales con detalle qué sí y qué no esperas que hagan antes de iniciar el proceso… no una vez que se encuentren en el camino.

Involúcralos en el proceso. Delegar responsabilidades no es únicamente quitarte un peso de encima: es implicarlos en el proceso, conseguir que se sientan parte de él y responsables también de los resultados. Eso les dará un sentido de satisfacción una vez que la tarea se haya completado.

Establece fechas para revisiones. Mantente cerca de tus empleados. Una cosa es delegar y, otra muy distinta, desentenderte de un proyecto. Crea una bitácora para revisar todos los trabajos que hayas encomendado. 

Ofrece retroalimentación. Ten la confianza de decirle a tus empleados qué están haciendo bien y qué pueden mejorar, pero siempre desde un punto de vista constructivo. Revisa estos tips para dar una crítica constructiva.

Reconoce su trabajo. Una vez que hayan finalizado la tarea, dales todo el crédito. No hay nada más satisfactorio que recibir reconocimiento por algo que se hizo bien.