Consultoría

5 técnicas para aprender a concentrarte

Toma nota de estos consejos para que hagas a un lado las distracciones y termines todo tu trabajo.
5 técnicas para aprender a concentrarte
Crédito: Depositphotos.com

Con la tecnología avanzando cada vez más y más, es difícil dominar el arte de la concentración. Las distracciones roban tiempo (y es difícil regresar a la tarea en cuestión). Normalmente la frustración aumenta por tener que reconstruir los pensamientos y nos cansamos de recuperar el tiempo perdido. Todo esto nos lleva a cometer errores y a repetir el trabajo, perdiendo así más horas.

No dejes que eso te pase. Mejor, aprende algunas técnicas simples para mantener alejado de todo hasta que termines. Descubre cuáles funcionan para ti:

1. Desconéctate del mundo. Olvida los problemas físicos que no puedes cambiar. Tengo un amigo en Dallas que, durante la crisis del ébola, luchó para no interrumpir constantemente su trabajo al buscar nuevas noticias sobre la enfermedad. Obviamente era un tema de interés general y le preocupaba mucho, pero cuando necesitaba bloquear lo que pasaba afuera, mantenía su televisión y radio apagados (a veces hasta el internet).

Tomaba caminatas y comía saludablemente. Eso hizo que un gran tema como la enfermedad se volviera menos relevante en su medio ambiente y pudo seguir trabajando sin distraerse.

2. Practica un tipo de aceptación constructiva. Debes aceptar lo que no puedes cambiar. Por ejemplo, tal vez necesitas terminar de escribir una propuesta para un cliente al finalizar el día porque si no los haces corres el riesgo de perder un negocio. No te gusta tener que escribirla, pero quieres tener trabajo. Así que dices: “Está bien, déjame pensar en algunos de mis clientes favoritos y pretender que estoy hablando con ellos”. De repente tu trabajo parecerá más agradable y lo harás sin quejarte.

3. Visualiza el “yo” ideal. Me gusta esta técnica porque terminas sintiéndote bien contigo mismo. Visualízate logrando exactamente lo que quieres. Si debes escribir una propuesta piensa en ti firmando con broche de oro tu mejor trabajo. O imagínate que estás completamente concentrado en la tarea. El punto es: la mente sigue a la imaginación y lo físico sigue a la mente.

4. Prueba las afirmaciones positivas. Claro, al principio te sentirás algo tonto repitiendo una afirmación positiva. Pero hay algo de ciencia involucrada en esto.

Piensa que estás tratando de programar tu subconsciente a través de un pensamiento consciente diciendo algo bueno del trabajo que tienes frente a ti. Es como si trataras de darte a ti mismo un trago de adrenalina para tener energía. Cuando tienes un pensamiento positivo en tu mente usualmente también hay una reacción física. Encuentra las palabras que te funcionen.

5. Intenta uno o dos contragolpes psicológicos. Otra técnica que puede servir para tu mente es lo que hacen los boxeadores cuando golpean. Cuando un pensamiento contraproducente como: “Me pregunto si he recibido correos, creo que revisaré mis emails” afecta tu concentración, da un contra golpe como este: “Estarás decepcionado después si no terminas esta tarea y no tendrás otra oportunidad”. Inmediatamente dale tu mejor golpe: Recuerda lo bien que se siente terminar un proyecto. ¡Te sentirás muy bien!.

Usa cada técnica conforme lo vayas necesitando. Deja que enciendan tu concentración para que puedas terminar todo lo que te propongas.