Recursos Humanos

Forma un equipo efectivo de empleados

Llegó el momento de crear una estrategia de recursos humanos para sumar gente con talento a tu negocio.
Forma un equipo efectivo de empleados
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En los videojuegos de rol online más populares para múltiples jugadores, el éxito depende de quienes –basados en tu estrategia– están dispuestos y son capaces de librar las batallas a tu lado. El ecosistema emprendedor, a decir de Blair Singer, autor de El ABC para crear un equipo de negocios exitoso (2014), exige esta misma pericia. Porque para que una estrategia sea ejecutable se requiere gente que aporte algo nuevo, una experiencia técnica e incluso capital; así como los contactos necesarios para pensar en conjunto cómo ejecutar una idea de la mejor manera posible —además de aplicar conocimiento concreto y habilidades durante la creación y desarrollo.

Para Federico Antoni, cofundador de la aceleradora de negocios Venture Institute, “en principio, todo emprendedor debe entender que formar un equipo significa contar con el único capital orgánico e inteligente que le permitirá monetizar su idea y generar valor”. Por lo tanto, la clave para que las cosas funcionen está en la integración de talentos, recursos, enfoques, opiniones y herramientas, al igual que experiencia de tus asesores, socios y personal operativo.

Conseguir una integración eficaz depende, según Pablo Lelo de Larrea y de Haro, director de Grupo HuntRed, de la elaboración de una estrategia en tu área de Recursos Humanos, proyectada para construir fuerza laboral capacitada y resolutiva. Toma en cuenta: a) cuáles son los puestos clave de tu idea de negocio, actividades a realizar y responsabilidades creativas (u operativas) que tendrá cada elemento; b) todos los puestos deben estar justificados y no deben repercutir de manera negativa en el control de recursos disponibles (seguramente limitados en esta etapa, que exige simplificar al extremo); c) tener herramientas (o KPIs) que permitan medir si se alcanzan objetivos a corto, mediano y largo plazo; d) saber que ninguna estrategia es integral si no se comparte la visión del proyecto.

Elige lo diferente
Una de las decisiones más complejas a las que te enfrentarás al momento de integrar a tu fuerza laboral es, sin duda, la de encontrar a los socios correctos. Joy R. Sen, CEO de Xynertia y mentor de The Pool Club de Emprendedores, señala que cuando se trata de asociarse “solemos buscar gente con nuestras mismas habilidades y aptitudes, y esto, la mayoría de las veces, representa un grave error. Deberíamos buscar primero perfiles complementarios”. Por ejemplo, si eres una persona con visión lineal y tendencia al orden, tal vez requieres a alguien más creativo a tu lado; o si tienes los enlaces necesarios y conoces el mercado, es posible que tu socio ideal sea un inversionista, alguien que provea de recursos e infraestructura.

Finalmente pregúntate si, de acuerdo a los requerimientos de tu solución, hay que formar una sociedad o simplemente asumir la responsabilidad fiscal de la prueba y error subsecuente (véase la nota de “Impuestos” en la página 44). No olvides que el grado de confianza que le otorgues a una persona debe estar ligado proporcionalmente a su capacidad de comprometerse con tu idea de negocio más que a la compatibilidad emocional que puedan alcanzar.

Cutberto Rodríguez, director regional para Latinoamérica de Watchdata Tecnologies y maestro en la Escuela Bancaria y Comercial (EBC), al igual que Joy R. Sen, cree que al escoger al personal operativo la dificultad radica en disociar lazos afectivos con la relación hombre-trabajo. “Acostumbramos a contratar a nuestro personal por la empatía que creamos y perdemos de vista si las aptitudes con las que cuenta  son las ideales. El personal operativo debe duplicar las habilidades de los socios”, sentencia. De ahí que Joy R. Sen considere recomendable el uso de herramientas que faciliten la elección de un buen equipo, como el Birkman Method –evaluación multidimensional que integra datos de comportamiento, motivación y trabajo en conjunto, para designar la alineación de los roles en función de las relaciones–.

Los tres mosqueteros de tu empresa
Pablo Lelo de Larrea y de Haro, de HuntRed, distingue tres tipos de personas que puedes incorporar a tu proyecto de acuerdo a su rol en la creación de valor:

1.Asesores. Tienen una tarea específica: gestionar la fiscalidad de tu negocio y, al mismo tiempo, crear simpatías y retarte, aconsejarte y brindarte su experiencia. Este es su valor añadido. Pueden ser asesores fiscales, laborales, de contabilidad o hasta para formar sociedades.

2.Socios. Personas dispuestas a comprometerse, contribuir con capital (de trabajo, monetario, recursos o infraestructura) y con aptitudes que complementen las tuyas. No todos los socios aportan dinero, sobre todo cuando se trata de ideas de baja inversión o en etapa temprana. Es mejor enfocarse en cualidades de gestión, operación o capacidades técnicas y administrativas.

3. Personal. Eslabón clave de la cadena productiva. Sin ellos no hay posibilidad de realización de una idea factible. A diferencia de los dos anteriores, el nivel de sinergia que logres conseguir entre tus empleados repercutirá directamente en la calidad de la producción o prestación de un servicio.