Consultoría

5 claves de liderazgo de Mad Men

La serie de publicistas de los años 60 deja enseñanzas sobre el valor propio.
  • ---Shares

Después de siete temporadas de dramas de oficina, moda de los años 60 y cuestionamientos sociales. La serie de AMC, que relata las relaciones entre los hombres y mujeres que poblaban Madison Avenue en los 50, 60 y 70, ha llevado a sus personajes por grandes cambios. Las desventuras, personales y profesionales, que Don Draper, Peggy Olson y el resto del equipo de Sterling Cooper vivieron en este tiempo arrojaron importantes lecciones sobre liderazgo.

1.Conoce tu valor
Peggy Olson empezó la serie siendo la perspicaz secretaria del director creativo de Sterling Cooper, Don Draper, pero termina siendo su directora de copy. Aunque tuvo que aprender mucho desde su llegada a la agencia, Peggy subió puestos gracias a su honestidad, buen humor, capacidad de negociación, contactos con buscadores de talento para saber qué era lo que la industria quería, red de aliados y su determinación en la lucha contra el sexismo inherente de su medio.

2.No temas reinventarte
Pese a que no recomendamos robar identidades al estilo de Don Draper,  este personaje siempre estuvo atraído a los nuevos comienzos, sin importar si realmente necesitaba uno o no.  En la serie, eventualmente descubrimos cómo Draper obtuvo su lugar en la agencia. En los años 50, el aparentemente seguro de sí mismo creativo era un vendedor en dificultades que se encontró con Roger Sterling cuando este buscaba un regalo para Joan Holloway. Don metió su currículum en el portafolio de Roger, pero no logró atraer mucha atención. Después, Don se “encuentra” con Roger otra vez y lo invita a ir por unos tragos.  El día siguiente, Roger descubre a Don en el elevador de la oficina, sorprendido de verlo ahí, especialmente porque no recuerda haberlo contratado.

3.Ten cuidado con los romances de oficina
Las relaciones poco profesionales que se daban en Sterling Cooper pocas veces dejaron algo bueno. Cierto, algunos amoríos se desvanecieron y las personas involucradas lograron mantener una relación respetuosa, pero esos casos fueron la excepción, no la regla. Dormir con secretarias provocó problemas maritales, y la secretaria y el jefe que sí se casaron terminaron en un divorcio amargo.

Recuerda que más allá de la emoción de la aventura, tendrás que ver a esa persona todos los días si las cosas salen mal. Es mejor seguir delante de manera profesional.

4. No pongas todos los huevos en una sola canasta
Ningún cliente fue tan importante para Sterling Cooper como la compañía cigarrera Lucky Strike. Al ser una de las cuentas más grandes del negocio, la directriz de la agencia era mantener a la marca feliz, lo cual fue posible sólo hasta cierto punto. A la mitad de la serie, la tabacalera decide irse a otra agencia haciendo que el equipo de Sterling Cooper  se vuelva loco para mantener a un cliente que les pagaba bien, pero que en realidad no respetaban. Una estrategia de Don Drapper lleva a la publicación en  The New York Times de una carta abierta que condenaba a la industria del tabaco, algo que les da mayor reputación y atrae más clientes.

5. Crea tus propias oportunidades
Al final de la tercera temporada de “Mad Men”, el status quo había sido destruido. Ante la posibilidad de ser vendidos a una mayor agencia por sus jefes corporativos Putnam, Powell and Lowe – a la firma McCann-Erickson- , Don, Roger Sterling y Bert Cooper acuerdan buscar ser despedidos por el jefe de contabilidad Lane Pryce para así quedar liberados de sus contratos y empezar una nueva agencia. Reclutan a Peggy, Pete Campbell y a otros para que en medio de la noche, al estilo de las películas policiacas de los años 60, se roben los archivos y artes de clientes para empezar una nueva compañía: Sterling Cooper Draper Pryce.