Columnas

Trabajar gratis (o cómo arruinar tu carrera)

¿Cuándo trabajar gratis te ha hecho realmente feliz? ¿Te ha quitado el hambre? ¿Ha saldado tu deuda de la American Express?
 Trabajar gratis (o cómo arruinar tu carrera)
Crédito: Depositphotos.com
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿En qué momento los marketeros nos convertimos en la Orden de las Carmelitas Descalzas? ¿A quién se le ocurrió la maravillosa idea de tomar el manifiesto de Teresa de Calcuta y transformarnos en la nueva beneficencia del marketing? La verdad no sé... pero sí sé que fue una PÉSIMA idea.

Resulta que los clientes han encontrado una manera muy “inteligente” de hacernos trabajar como esclavos. Obviamente, si un cliente va a tu oficina y te dice: “Oye, marketero, quiero una estrategia de social media gratis”, le dirás: “Oye, cliente, ¿no le pierdes? ¿Quieres que te cocine un pavo también? ¿Un molito? ¿Un postrecito?”.

Pero pensemos que te dijera que te ofrece “una magnífica y única oportunidad” de crear una estrategia de marketing digital gratis y que como consecuencia miles de personas verán tu trabajo… y entonces, si lo haces bien, obtendrás miles de clientes, te harás millonario y finalmente le darás las gracias por esa enorme oportunidad.  ¿Te convencería? Déjame decirte que, de entrada, eso es una gran FA-LA-CIA.

De todas las veces que hemos cometido el error de trabajar así, ¿cuántas han sido un gran negocio? ¿Cuándo trabajar gratis te ha hecho realmente feliz? ¿Ha llenado tu pancita? ¿Te ha quitado el hambre? ¿Ha saldado tu deuda con la American Express? ¿Se ha pagado la colegiatura de tus hijos? Quizá haya oportunidades que valgan la pena, pero el 80 por ciento de estos casos acaba siendo un infierno para todos.

Algunos casos suenan más tentadores que otros, o al menos eso queremos creer. Los clientes no son los únicos que tienen la culpa: nosotros también le echamos más leña al fuego creándonos esperanzas extrañas, tales como: “Si le trabajo gratis se va a dar cuenta de que soy bueno y me va a contratar siempre”, “Quizá si le dejo algunos servicios gratis me gane su confianza”, “Esa cuenta es grande y quizá ése sea el mejor camino para ganarla”, etc. Así, nos creamos historias que siempre terminan en una frustración máxima y los bolsillos vacíos.

He aquí 5 razones para NUNCA trabajar gratis:

Te hace gastar dinero de tu propio bolsillo

Es muy sencillo. El “trabajo gratis” realmente no es “gratis”. ¿Cuántas horas te ha tomado hacer esa propuesta? ¿Cuánto cobras por hora? ¿Qué materiales has usado? ¿Esos gastos te los ha pagado alguien? Obviamente no. Entonces no solamente estás “trabajando gratis”: tú le estás pagando al cliente por tu trabajo. ¡Qué gran idea…! O no.

Devalúa nuestra profesión

Mi mamá siempre me ha dicho que no regale helado si quiero vender mi paleta. Lo que es gratis se percibe de poco valor; si regalas tu trabajo, nadie le dará el valor que realmente tiene y después, cuando otros intenten cobrar la cantidad justa, los clientes buscarán la manera de sacar la chamba gratis o con un maxi descuento. 

Entonces las agencias y los profesionales tendremos que bajar nuestros tarifarios para ser competitivos, tendremos que recortar personal y trabajar más horas; al trabajar más y ganar menos, nos convertimos en personas amargadas y entonces llevaremos esa frustración a nuestra vida personal, y eso resultará en divorcios, hijos emo, amargura y soledad total. ¡Una serie de malas decisiones podría arruinarlo todo!

Crea clientes pesadilla

Un cliente bueno es aquel que valora el trabajo; alguien que decide que tu trabajo debería ser gratis, DEFINITIVAMENTE no es un buen cliente y debes huir de él a toda costa. Además, como seguramente tendrás que seguir chambeando en otros proyectos, no darás el cien por ciento y esa relación estará condenada al fracaso. Un cliente que no paga no tiene derecho a cambios y ajustes. Es el camino más fácil para la mediocridad.

La vida no funciona con “favorcitos”

Como comenté anteriormente, las deudas, los impuestos y el Starbucks no se pagan a base de favores. Ojalá fuese así y yo pudiera pedirle a Hacienda que me hiciera el paro no cobrándome  impuestos, pues eso “mejoraría su imagen”. Podría decirles que, a la larga, se verían beneficiados ya que yo pondría en Twitter: “¡Hacienda es lo máximo!”. Pero no, no funciona así.

Trabajar gratis desgasta

Trabajar gratis es una de las actividades más humillantes y desgastantes que existen. En lugar de estar gastando tus horas y tu creatividad, deberías ocupar ese tiempo en instruirte en una nueva herramienta, capacitarte en algún software, hornear galletitas, hacer yoga o aprender a bailar reggaeton (OK, me excedí). Cualquier cosa que hagas será mejor y más productiva que trabajar de “a grapa”.

Para concluir…

Respira profundo. Tu trabajo es valioso, tan valioso que alguien pagaría por él. Tú eres valioso, tus ideas cambian el rumbo del mundo. Sé justo contigo.

Cuando las cosas no estén bien, la desesperación toque a tu puerta y tengas la brillante idea de “trabajar gratis”, piensa que esa no es la manera de obtener clientes: es la manera de alejarlos e involucrarte en un círculo vicioso.

¡Muchas gracias por leerme!  

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Learn to be a better leader and develop successful marketing and branding strategies with Dr. Patti Fletcher's help.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur