Consultoría

5 tips de lenguaje corporal para mostrar confianza

¿Sabes qué dicen tus brazos cuando hablas con otra persona? Te damos estrategias para proyectar más seguridad.
5 tips de lenguaje corporal para mostrar confianza
Crédito: Depositphotos.com

El lenguaje corporal debería ayudarte, no reducir tus posibilidades de éxito. La manera en la que te mueves impacta la cómo te conectas con otras personas, aun cuando la plática sea a través de una videoconferencia. Te damos cinco estrategias para utilizar tu cuerpo para mostrarte como una persona fuerte y capaz de lograr lo que se propone.

1. Ojos arriba y alerta. Tus ojos muestran si estás realmente concentrado. Así que estar viendo el celular o quitando la pelusa de tu suéter sólo refleja que tu interés está en otro lado. Puedes fingir si se te dificulta mostrarte seguro: haz un buen contacto visual, asiente y mueve las cejas cuando escuches a la otra persona. Esto te hará parecer alerta y muy interesado.

 2. ¡Cuidado con los brazos! Tus extremidades superiores pueden mostrarte como una persona lejana y soberbia si los pones detrás de ti cuando hablas con otras personas, mientras que los brazos cruzados al frente y sobre el pecho te hacen ver amenazante. Lo mejor para parecer un buen líder es mantener los brazos abiertos y relajados, en tanto entrelazar los dedos al frente de ti te dará una apariencia centrada y confortable.

3. Párate derecho. El viejo consejo de nuestras madres nunca había tenido tanta relevancia. Cuando te paras con los hombros hacia los pies, con la espalda en forma de C, te muestras incómodo en tu propio cuerpo, lo que aleja a las personas. Para mostrarte más confiado es esencial que te pares con los hombros a la altura de la cadera. Acomoda tus pies para que tus dedos apunten a la persona con la que hablas y no te recargues en muebles. Un consejo chistoso: practicar poses tipo superhéroe – con las manos en la cintura en forma de A – frente el espejo o en el baño puede ayudarte a tener más autoconfianza antes de una charla importante.

4. Espejito, espejito.  ¿Qué está haciendo tu interlocutor? Imita la pose que tiene para diluir cualquier tensión y conectarte mejor. Si están sentados, acomoda tu silla para que estén a la misma altura; si están de pie, voltea a ver hacia donde la otra persona está viendo.

5. No olvides sonreír. Una sonrisa es esencial para calmar las dudas de un interlocutor y es una señal segura para ti mismo de que estás haciendo algo útil.  Esto te puede ayudar a generar la confianza necesaria para conquistar a tu próximo cliente o impresionar al inversionista que necesitas.