Noticias

Mexicano crea detector de enfermedades mortales

Miroculus es una plataforma capaz de predecir las posibilidades de una persona para desarrollar ciertas enfermedades.
  • ---Shares

Jorge Soto es un emprendedor mexicano que cree que puede democratizar el acceso a los diagnósticos de salud. Después de graduarse como ingeniero en sistemas electrónicos en el Tecnológico de Monterrey en 2009, ingresó a la Singularity University, un programa de posgrados apoyado por la NASA y Google en el que únicamente son aceptados unos cuantos estudiantes.

Ahí conoció a sus socios, enfocados en el estudio de la biología molecular y con quienes creó el proyecto Miroculus, una plataforma de detección de una molécula llamada microRNA, que regula la expresión genética y es capaz de predecir las posibilidades de una persona para desarrollar algunas enfermedades.

Desde un laboratorio en San Francisco, Soto y sus socios (que no son mexicanos) desarrollan un proyecto de emprendimiento de alto impacto con el que buscan potenciar las posibilidades de vida de una persona.

Apostar por la ciencia

El equipo de Miroculus comenzó sus pruebas con dinero propio y los recursos que les proporcionaron algunas organizaciones con base en Chile, Grecia y México. Después, levantaron una ronda de capital en Estados Unidos, México y China.

“Emprender en el campo de la ciencia es muy difícil, pues estás creando un camino nuevo. El tema de la ciencia no es como un software en el que haces un proceso y siempre tendrás el mismo resultado. Aquí, cualquier cosa puede alterar el resultado”, dice Soto en entrevista con AltoNivel.com.mx.

“La ciencia médica es un mundo completamente distinto, más experimental y del cual no conocemos casi nada. No conocemos nuestro cuerpo, ni el 80 por ciento de nuestros genes”, señala el emprendedor, quien participó en una serie de conferencias de emprendimiento y liderazgo como representante de la consultora Endeavor en el Instituto Panamericano para la Alta Dirección de Empresas (Ipade).

¿Cómo funciona la plataforma?

De acuerdo con Soto, la plataforma no está diseñada para hacer investigación científica, sino para llevarla al campo y ofrecer un insight de lo que está pasando.

La microRNA se encarga de decirle al cuerpo “no te expreses, sigue dormido”, un caso frecuente con el gen BRCA, del cáncer de mama. Cuando las moléculas se empiezan a expresar o hay alguna desregulación de las microRNAs, las células se rompen y liberan microRNAs en el flujo sanguíneo.

La plataforma extrae un producto líquido (sangre u orina); posteriormente, los laboratoristas obtienen el RNA total, lo combinan con un compuesto químico desarrollado por Miroculus, lo introducen en un cartucho desarrollado por ellos, generan la reacción que es una combinación de luz y calor, y esa información indica qué microRNAs tiene presente el paciente y en qué medida. Los investigadores analizan los datos en sus servidores y con esa información pueden determinar qué patrón tiene. Este proceso tarda de 90 a 120 minutos.

El procedimiento permite detectar enfermedades difíciles de diagnosticar, por ejemplo, algunos tipos de cáncer, como el de páncreas o pulmón, que suelen encontrarse muy tarde, o algunas complicaciones de enfermedades metabólicas, problemas cardiovasculares y neurodegenerativos.

Soto asegura que la ruta para que una empresa de diagnóstico salga al mercado es muy larga. Miroculus se encuentra en etapa de validación clínica, después vendrá una etapa de especialización, y posteriormente, una etapa para pasar las regulaciones y poder salir al mercado.

El emprendedor espera lanzar el producto como estudio clínico controlado el próximo año, y en un máximo de tres años lanzar abiertamente la plataforma.  “La salud es la siguiente gran revolución. Ya pasó la revolución digital, y lo siguiente será entender cómo funcionan nuestros cuerpos, manipularlos y vencer enfermedades que hoy en día pensamos que no podemos”, finaliza.