Recursos Humanos

10 pasos para despedir correctamente

Nunca es fácil decirle adiós a un empleado, pero estas estrategias te ayudarán a evitar demandas.

“¡Estás despedido!”

Antes de decir esas palabras, debes estar seguro de que tienes todas las herramientas para defenderte de ser necesario.

En la mayoría de los casos, el empleado y el empleador son libres de terminar su relación laboral bajo las circunstancias correctas.

Todos sabemos que hay empresas que despiden a sus colaboradores por razones de raza, género, edad o capacidades diferentes. Hay otras que, por el contrario, tienen estrictas políticas de no discriminación y que incluso ofrecen programas de desvinculación asistida para ayudar a sus ex trabajadores a colocarse rápidamente en nuevos empleos.

Sobra decir que las segundas compañías suelen ser más atractivas al momento de atraer y retener talento, lo que significa que rara vez se ven inmiscuidas en litigios por despidos injustificados.

¿Tienes que despedir a alguien? Te dejamos 10 pasos para hacerlo de la manera correcta.

1. Distribuye una guía para el empleado
Este documento establece las políticas de tu empresa y las medidas disciplinarias que se toman en casos específicos. Esta herramienta te protegerá si tienes que ir a juicio, ya que habrás comunicado con prontitud e igualdad lo que esperas de un empleado. Entrega una copia a las nuevas contrataciones y pídeles que te firmen un recibo. Por supuesto, elabora esta guía de la mano de un abogado.

2. Documenta las violaciones
No basta con hablar con un empleado cuando se comporta mal o no está cumpliendo con su trabajo, también es necesario documentarlo por escrito. Es recomendable escribir un memorándum y agregarlo al archivo personal del trabajador, CON SU CONOCIMIENTO. Las cuestiones que conducen a un despido son una receta para litigios largos o acuerdos costosos cuando no están bien documentadas.

3. Haz efectiva tu disciplina
Sean cuales sean las consecuencias por violar la política de la empresa, como el empleador te corresponde hacerlas cumplir de manera consistente. Cuando haces excepciones, incluso con las mejores intenciones, te arriesgas a enfrentar reclamos de trato desigual por motivos de raza, sexo, edad o discapacidad.

4. Investiga antes de despedir
En el momento en el que sientas que debes despedir a alguien, debes empezar a investigar el desempeño de la persona para saber si tienes razones verdaderas para hacerlo. Esto debe incluir entrevistas documentadas con sus supervisores y compañeros, así como un estudio consciente del desempeño del empleado.

5. Conoce la ley
Recuerda que la ley penaliza, como debe ser, despidos basados en cuestiones de raza, capacidades diferentes y género. Antes de despedir a alguien, conoce si hay circunstancias especiales que puedan afectar el proceso de terminación.

6. Avísale al empleado
No es tu obligación legal, pero es mejor que le hagas saber al empleado que no estás contento con su desempeño y le des la oportunidad de mejorar. Una queja común en las demandas por despido injustificado: “Nunca me dijeron que estaba haciendo mal las cosas”.

7. Despide con dignidad
Si después de que le diste una segunda oportunidad de mejorar el empleado no lo hace, es momento de terminar la relación con dignidad y de manera profesional. Los despidos deben ser hechos en privacidad con al menos un testigo, pero lejos de otros empleados.

8. Se breve y preciso
Información innecesaria puede generar más preguntas que respuestas para el empleado y en la corte. Prepara un pequeño guión con puntos antes de hablar con el trabajador.

9. Evita endulzar la noticia
Sé claro en tus razones para el despido. Si el trabajador cree que tienes otras razones, puede poner en duda tu credibilidad. No seas cruel, pero sé honesto.

10. Cumple con tus obligaciones
Asegúrate de cumplir con todas tus obligaciones al desvincular un empleado, como dar una liquidación con todos los derechos que la ley contempla. Querer ahorrarte unos pesos puede salirte muy, muy caro en una demanda.