Consultoría

Sé un emprendedor saludable

¿Has dejado a un lado tu salud desde que iniciaste tu negocio? Es tiempo de que te pongas en forma y derribes estos mitos sobre el ejercicio.
Sé un emprendedor saludable
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Al vivir la vida de un emprendedor es fácil perderse en el lado cerebral. Enfocándote por completo en tu negocio es muy probable que hayas perdido el encanto de hacer ejercicio. Te presentamos las cinco principales excusas que pone la gente para no estar en forma. ¡Derríbalas!:  

Mito 1. No soy atlético, por lo que, aunque quiera ser más activo, no puedo

La realidad: Hay muchas maneras de incorporar la actividad física en tu día. Ser activo puede tomar demasiadas formas y puedes quemar calorías con cualquier tipo de movimiento.

Incrementar tu nivel de actividad durante el día incluye cosas en las que ni siquiera has pensado como estacionar tu auto más lejos de la oficina, usar las escaleras de tu edificio, pasearte mientras hablas por celular, visitar a tu compañero a su oficina en lugar de enviarle un e-mail. Estas tareas necesitan energía, lo que significa que consumes calorías.

En un estudio realizado por el periódico Science, Mayo Clinic, los investigadores revisaron a 10 personas delgadas y a 10 obesas, y descubrieron que los obesos están sentados, en promedio, dos horas más al día. Lo que resulta en 350 calorías menos quemadas. “Las calorías que la gente quema haciendo sus actividades diarias son más importantes para prevenir la obesidad de lo que imaginábamos”, asegura un científico que formó parte del estudio.

Otra fuente de quema de calorías son las labores del hogar. Por ejemplo, trapear quema 300 calorías al día. La idea es que no necesitas ser un súper atleta y correr cinco kilómetros al día, sino que sólo debes evitar permanecer quieto por mucho tiempo. 

Mito 2. Es demasiado tarde para mí para hacer ejercicio

La realidad: la investigación demuestra que incluso las personas con 90 años pueden construir masa muscular y aumentar su velocidad.
Quizás no te hayas ejercitado desde la secundaria o te has alejado de cualquier tipo de ejercicio desde que iniciaste tu negocio. Probablemente has pasado demasiadas noches en vela y has comido muchas hamburguesas. Incluso, aunque tuvieras tiempo, ¿crees que es demasiado tarde para hacer algo al respecto? Estás equivocado.

Investigaciones demuestran que la actividad física reduce el riesgo de contraer enfermedades crónicas como la hipertensión, la diabetes y algunos tipos de cáncer. En otro estudio realizado por la Universidad de Massachussetts se descubrió que adultos que rondan los 90 años, después de ocho semanas de entrenamiento, aumentan su nivel de fuerza en un 174%, su masa muscular y aumentan la rapidez de su caminar en un 48%. El mensaje: nunca es demasiado tarde para adoptar un estilo de vida saludable.

Mito 3. Es desagradable hacer ejercicio

La realidad: Es importante que encuentres una actividad que disfrutes lo suficiente como para hacerla todos los días.

Correr es una de las mejores formas de quemar calorías y condicionar el sistema cardiovascular, por lo que vale la pena que cheques si te gusta. Pero no es la única opción; como lo puntualizamos en el mito # 1, prácticamente cualquier actividad quema calorías. Además, ¿si no disfrutas un ejercicio, por cuánto tiempo más lo harás?

Hay muchas alternativas. Puedes andar en bicicleta, nadar, caminar, unirte a un grupo de baile, jugar tennis o ir al gimnasio. O puedes hacerlas todas; una buena opción es mezclar las rutinas de ejercicio, por ejemplo correr y hacer yoga, lo que evitará que te aburras de un solo ejercicio. 

Uno de los puntos del ejercicio es disfrutar el acto de mover tus piernas, los brazos y todos los músculos y huesos de tu cuerpo. Puede que recuerdes lo que sentías en tu niñez cuando no estabas dentro de un programa fijo de ejercicio. Los movimientos le permiten a tu cuerpo revelar tu verdadero aspecto.  

Mito 4. Las mujeres se ensanchan si hacen pesas

La realidad: Tu cuerpo va a cambiar. Te pondrás más delgada y serás más flexible, pero no te engrosarás.

Este mito probablemente tiene su origen en el físico de los cargadores de pesas profesionales. Entonces no es sorprendente que cuando una mujer entra al gimnasio se mantenga exclusivamente en el área de la caminadora. Pero la verdad es que la mayoría de las mujeres no tienen la suficiente testosterona para aumentar tanto la masa corporal. Es cierto que, debido a factores genéticos, algunas mujeres tienden más a incrementar el tamaño de los músculos, pero aun así no se parecerá nada al de los hombres.

Entonces, lo que una mujer puede esperar de levantar pesas es aumentar la fuerza de los músculos. Y aunque existen muchos mitos de que esta actividad disminuye la flexibilidad, la realidad es lo contrario. Hacerlo facilita la vida diaria de la persona como cargar las bolsas del súper, cargar niños y hasta salir de un coche. Conforme más fuerte eres, menor es el estrés en tu cuerpo. 

Mito 5. El ejercicio es peligroso

La realidad: Ejercitarse es seguro cuando se hace de forma mesurada y con revisión médica constante.

Está claro que la inactividad física es un riesgo para la salud. Pero, ¿qué pasa con los riesgos de lastimarse haciendo ejercicio o sufrir un accidente?
Ninguna actividad está libre de riesgos. Incluso cruzar la calle puede ser peligroso. Pero pongámoslo en perspectiva: Mientras que cargando pesas te puedes lastimar, esto se puede evitar si se hace de la forma correcta y sin exigirle al cuerpo demasiado en un principio.  

Los expertos coinciden en que los beneficios de hacer ejercicio superan a los riesgos. Lo importante es hacerlo con moderación.