Marketing

Cómo dejar de ser tu peor enemigo

Muchas veces, son nuestros propios comportamientos y acciones los que obstaculizan el camino al éxito. Identifícalos y evita auto sabotearte.
Cómo dejar de ser tu peor enemigo
Crédito: Depositphotos.com

El éxito es un camino que requiere mucho esfuerzo. Sin embargo, muchas personas son las que arruinan su propio trayecto, convirtiéndose en sus peores enemigos.

Yo lo sé muy bien. He estado ahí. Me he auto disparado tantas veces en el pie que no recuerdo cuántas. Pero eso no me espanta por tres principales razones: Primero, porque nadie es perfecto. Segundo, porque si no te equivocas es porque no estás tomando suficientes riesgos. Y tercero, siempre y cuando estés dispuesto a verte en el espejo y a lidiar con lo que ves, probablemente las cosas te resulten bien.

En otras palabras, está bien crearte problemas de vez en cuando, mientras aprendas de ello y dejes de hacerlo. Por eso aquí te comparto las principales formas en que los seres humanos nos dificultamos aún más la vida y creamos un Karma negativo que después se nos regresa. Toma en cuenta que estas actitudes pueden impedirte alcanzar tu máximo potencial:

1. Dejar que los celos gobiernen tus acciones
La envidia y el resentimiento llevan a todas clases de mal comportamiento. Pueden comerte por dentro. El aspecto más auto destructivo es dejar que lo que otros hacen, tienen y ganan te eviten enfocarte en lo único que puedes controlar: tú, tus metas y tus acciones.

2. Ser demasiado social en redes sociales
Nos guste o no, lo que publicamos en Facebook y Twitter nos representa. Lo mismo ocurre con todo en tu blog, comentarios, emails y textos. El internet puede ser permanente, igual que un tatuaje. No escribas ni publiques nada que no quieras que tus futuros clientes potenciales y empleados o empleadores vean.

3. Mentir y vivir en negación
Sé que las personas mienten, pero hay una gran diferencia entre llamar a la oficina y reportarte enfermo para pasar el día con tu familia e inventarte un título en tu currículum, como hizo el ex CEO de Yahoo, Scott Thompson. Peor aún, después de haber sido expuesto siguió mintiendo a los accionistas, empleados y junta directiva.

4. Actuar con enojo
Hablando de comportamiento auto-destructivo. Aunque algunos managers a veces son bullys o microadministran de manera degradante para el empleado, pocos sobreviven con ese tipo de comportamiento crónico, especialmente cuando no tienen talento que los respalde. No lo olvides, hasta Steve Jobs perdió una vez su trabajo en Apple debido a su estilo de management.

5. Hacer lo incorrecto para avanzar
Tomar atajos, sabotear a los colegas, adular a los jefes en lugar de decirles la verdad. Existe una larga lista de comportamientos incorrectos que las personas siguen para avanzar o mantenerse a la delantera.

6. No pagar tus cuentas
No sólo es un comportamiento antiético y nada profesional, sino que este punto puede usarse como compás para señalar a las empresas buenas y malas. Paga tus cuentas siempre, y a tiempo.

7. Pensar que el negocio se trata de ti
Las empresas existen para crear productos competitivos para ganar clientes. Las marcas más poderosas del mundo tienen productos que hablan por sí solos. De eso se tratan los negocios. A los clientes sólo les importa lo que puedes hacer por ellos; así que deja que tus acciones hablen por sí mismas.

8. Comportarte como un niño malcriado
Los niños son personas engreídas. Naturalmente, su supervivencia depende en lograr que los adultos hagan cosas por ellos. Pero conforme maduras, debes darte cuenta que el mundo no gira alrededor tuyo. Lamentablemente, algunas personas nunca crecen. Creen que tienen el derecho a hacer lo que quieran y de quejarse cuando no lo hacen.

La verdad es que lo que das se te regresa. Lo dijo Steve Jobs cuando lo despidieron de Apple: Fue una medicina muy desagradable, pero creo que era lo que el paciente necesitaba. A veces la vida te golpea en la cabeza con un ladrillo. No dejes que tus comportamientos se interpongan en tu vida y carrera.