Consultoría

Emprendedora: destacar en un mundo de hombres

Ser mujer en el entorno empresarial no tiene por qué ser una desventaja. Aprende a demostrar de lo que eres capaz.
Emprendedora: destacar en un mundo de hombres
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Ser la única mujer en la sala de juntas, en el viaje de negocios, en el consejo administrativo o en la sala de accionistas es algo que seguramente te ha pasado más de una vez. Y es que, aunque se han hecho algunos progresos importantes al respecto, la poca representación femenina en el mundo empresarial sigue siendo algo común.

Aprender a adaptarnos a estas condiciones forma parte del proceso de “redefinir el concepto de la mujer actual”, como dice el lema de Victoria147. En este contexto, ¿cómo podemos sobresalir en un mundo de negocios creado principalmente por hombres, y en el cual ellos son los protagonistas?

Conoce tus habilidades

Si conoces y entiendes un proyecto y te sabes capaz de contribuir al mismo, difícilmente serás ignorada. Antes de apostarle a un negocio deberás tener bien claro cuál puede ser tu contribución, cuál es la mejor forma de articular tu participación y cuáles son tus objetivos. No importa si vistes falda o pantalón: si eres capaz de aportar al objetivo común del proyecto, tu voz será escuchada.

Relacionado: Infografía: las mujeres en el entorno laboral

Recuerda que eres una representante

Sabemos que el 80 por ciento de las decisiones de compra a nivel mundial se realizan por mujeres, y tú eres una de ellas… lo que significa que representas al género femenino. Cuando seas la única en la mesa de juntas, no olvides que tu participación es invaluable, ya que nadie más en ese cuarto puede entender mejor que tú al segmento femenino de la industria.

No actúes como hombre

Sé auténtica. Abraza las ventajas que te proporciona ser mujer, como ser más intuitiva, multifuncional, capaz de trabajar en equipo y forjar relaciones, generar un equilibrio… Te aseguramos que esas mismas cualidades son cada vez más apreciadas en el ecosistema emprendedor.

Recuerda que eres parte del cambio: has tomado un lugar en la mesa que habitualmente estaba reservado para hombres. Sé una buena representante del género femenino y asegúrate de traer a más mujeres a la mesa.

Este artículo es una colaboración de Victoria 147.