10 dilemas que todo emprendedor enfrenta

Si estás arrancando un negocio, prepárate: éstas son algunas disyuntivas que te encontrarás en tu recorrido.
10 dilemas que todo emprendedor enfrenta
Crédito: depositphotos.com
  • ---Shares

Si estás arrancando un negocio, prepárate: éstas son algunas de las disyuntivas con las que te encontrarás en tu recorrido. ¡Toma nota para que no te agarren desprevenido!

¿Cuál es el momento “perfecto” para empezar?

Si bien es cierto que necesitas estar preparado para emprender, también lo es que nunca llegará el momento perfecto para iniciar un negocio. Sin importar cuánto dinero hayas ahorrado, cuánta experiencia tengas o cuánto tiempo esperes, siempre existirá la posibilidad de que tu empresa fracase… pero también la de que triunfe. 

 

¿Hago lo que me apasiona o lo rentable?

Piensa a futuro: en cinco o 10 años, ¿te ves haciendo lo mismo? Si no te apasiona, ¿qué te impulsará a seguir adelante en un par de años? La clave es encontrar el equilibrio entre hacer algo que te guste y que sea rentable. El consejo de Steve Jobs al respecto: "Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida. La única forma de hacer un buen trabajo es amar lo que haces. Si todavía no lo encuentras, sigue buscando. No te conformes. Así como con los asuntos del corazón, sabrás cuando lo hayas encontrado".

 

¿Debo liderar mi compañía?

Tienes una idea increíble y ya diste el primer paso para llevarla a la realidad. Sin embargo, una duda asalta tu cabeza: ¿eres el líder indicado para dirigir tu negocio? Para tomar esta decisión, tienes tener la mente fría y tus objetivos bien claros. Puedes ser un visionario de los negocios, pero eso no quiere decir que estés preparado para levantar una empresa desde sus cimientos. 

 

¿Ganar dinero o salvar el mundo?

Si te preocupas por tu entorno social y ecológico y quieres dejar una huella positiva en este mundo, en algún punto del camino podrías enfrentarte con este dilema. En apariencia, ganar dinero está en contradicción con el hecho de generar un cambio positivo en la sociedad. Pero esto no necesariamente es así: si quieres poner tu granito de arena y vivir de eso, tu mejor opción es unirte a la tendencia del emprendimiento social.

 

¿Vender mi compañía o seguir con ella?

No son pocos los emprendedores que crean startups con un enorme potencial y las venden a empresas consolidadas en sumas importantes de dinero. Éste puede ser un buen negocio, pero ¿deberías vender tu proyecto al inicio o quedarte con él hasta el final? Como explica el experto Juan del Cerro: “muchos factores afectan esta decisión, desde la situación en la que se encuentra el negocio hasta quién es el interesado en comprar, y sobre todo, los planes que se tienen para la empresa en el largo plazo”. 

 

¿Carrera profesional o vida privada?

A diferencia de un trabajo de oficina, tener un negocio propio implica una responsabilidad mucho mayor, y por ende, un trabajo arduo que no tiene un horario fijo. Esto puede ser un problema para los emprendedores que tienen familia, y que se enfrentan con el dilema de a qué deben darle prioridad. No existe una fórmula secreta para lidiar con esto: cada quién debe encontrar su propio equilibrio.

 

¿Escalar o no?

Tu startup debe tener un plan de crecimiento en mente, pero ten en cuenta que crecer antes de tiempo o demasiado rápido podría ser contraproducente. Desde contratar a más empleados hasta aumentar la producción, debes evitar errores que surgen cuando se toman decisiones sin analizarlo. Cada etapa de crecimiento implica un riesgo; no obstante, hay indicadores que te darán certeza para escalar tu negocio. 

 

¿Tomar el camino fácil o ser ético?

Inevitablemente, como empresario te enfrentarás al dilema de si debes andar por el camino de la honestidad “implique lo que implique” o bien, acudir al fraude, el soborno y la corrupción para salir de algún apuro. Tu respuesta dependerá de la visión que tengas sobre tu negocio (una a largo plazo o que busque resultados inmediatos), y del nivel de compromiso que tengas contigo mismo, con tus trabajadores y la sociedad.

 

¿Especializar o diversificar?

En entrevista con Entrepreneur, Stephen Twining, maestro de té y embajador global de Twinings, explicó que el éxito de la marca se debía a que desde el principio su creador se había propuesto “hacer una sola cosa, pero hacerla realmente bien”. Ésta no es la única marca que sigue este mantra: Nespresso, líder en la venta de café gourmet, es otro ejemplo. Pero también existe el caso contrario, el de grandes empresas –como Disney y Unilever– que han incursionado en un sinfín de campos con éxito. Sea cual sea la decisión que tomes, ésta debe tomarse tomando en cuenta el mercado, así como siguiendo un plan de negocios consistente.

 

Liquidez: ¿corto o largo plazo?

Todos los emprendedores saben que, al arrancar su negocio, pasarán varios meses –o incluso años– sin ver un solo peso de ganancia. Sin embargo, ¿qué pasará cuando reciban los primeros frutos de su trabajo? Se enfrentarán con el dilema de disfrutarlos o reinvertirlos. Nuestro mejor consejo: sabemos que trabajaste duro y “mereces” celebrar, pero no caigas en la tentación de gastar tus primeras ganancias si quieres que tu negocio perdure. Mejor reinvierte ese dinero en tu negocio: puedes adelantar cuotas de préstamos, liquidar deudas o invertir en publicidad.