5 razones para acercarte a la naturaleza

Deja la oficina y desconéctate durante unas cuantas horas; aprenderás a estar contigo mismo y a cambiar de perspectiva.
5 razones para acercarte a la naturaleza
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

He de aceptarlo: no soy gran fanática de la naturaleza. Me declaro una persona de ciudad, acostumbrada al ruido y al ritmo de vida veloz. Sin embargo, un día (después de varios conflictos y estrés en el trabajo), decidí hacer una pausa y adentrarme en un paraje boscoso. Mi única compañía eran los árboles y la hierba; sólo escuchaba el sonido del viento y el de los pájaros. Afortunadamente, en este lugar mi celular no tenía señal (no todo México es territorio Telcel), lo que me forzó a enfocarme en el aquí y ahora.

Todo el día somos bombardeados por múltiples mensajes y sonidos. Tenemos las agendas completamente saturadas y nuestras miradas inmersas en las pantallas. De acuerdo con Daniel Levitin, neurocientífico de la McGill University y autor de The Organized Mind (La mente organizada), si eres una de esas personas que nunca se toma un descanso al día, debes desconectarte y alejarte al menos una semana de esta hiper estimulación. Sin embargo, pocos emprendedores pueden desconectarse al cien del trabajo, por lo que una breve escapada a un entorno natural puede ser su mejor alternativa. Te decimos por qué:

1. Podrás soñar despierto

¿Cuándo fue la última vez que te diste unos minutos para imaginar cómo quieres que sean tu vida y tu negocio? Seguramente tiene unos cuantos ayeres. Date la oportunidad de volver a soñar; observa la magia que ocurre a tu alrededor y deja que se procesen tus emociones y sentimientos. Este ejercicio puede darte soluciones creativas que jamás imaginaste, así como descubrir cuáles son las emociones que te dominan en la actualidad y qué puedes hacer para modificarlas o aprovecharlas.

2. Estarás en contacto contigo mismo

Podría parecer irónico, pero lo más probable es que entre cientos de pendientes, citas y estrés, tengas una terrible falta de comunicación con tu propio ser. Si te alejas e insertas en la naturaleza, aunque sea por unas cuantas horas, lograrás reiniciar esa conexión. Permítete apagar tu acelerado cerebro y dejarte llevar. En estos momentos es cuando te darás cuenta qué es lo que quieres para tu futuro y cómo puedes conseguirlo.

3. Reestablecerás la energía y creatividad

¿Te sientes desgastado? ¿Las ideas nada más no te fluyen? ¡Es momento de tener una dosis de aire fresco! Busca un paraje que te dé una sensación de calma y tranquilidad. Respira profundo (inhala con la nariz y exhala por la boca) y acuéstate en la hierba durante unos instantes. Notarás que al regresar a la oficina tendrás una nueva actitud: se te facilitará encontrar grandes ideas y te sentirás con muchas más ganas de hacer el trabajo.

Relacionado: 4 formas de despertar a tu genio creativo

4. Impulsarás tu función cerebral y la sensación de bienestar

Como cualquier músculo, el cerebro se agota y, poco a poco, empieza a reaccionar deficientemente. Hacer este tipo de pausas le permitirá descansar y reiniciarse. Asimismo, cuando cambias tu entorno de contaminación por uno de aire limpio y relajación, tu mismo cuerpo y cerebro se sienten más sanos y funcionan correctamente.

5. El tiempo pasará más lento

El ritmo de las ciudades nos hace sentir constantemente ansiosos e impacientes. Estamos acostumbrados a que todo se nos dé en el momento que queremos y de la forma que deseamos. Sin embargo, la naturaleza no obedece a este tipo de insistencia; tiene su propio ritmo y es perfecto. El cambiar, aunque sea momentáneamente, tu chip te ayudará a ser más paciente y a entender a los demás. Recuerda que trabajar más no es ser más productivo; así que esta estrategia puede servirte para trabajar de manera más inteligente.