Consultoría

6 preguntas que todo emprendedor debe hacerse

A veces nos olvidamos de preguntarnos en dónde estamos parados y si nos sentimos satisfechos. De vez en vez, hazte los siguientes cuestionamientos.
6 preguntas que todo emprendedor debe hacerse
Crédito: Depositphotos.com

Existen muchísimas preguntas que deberías hacerte todos los días. Preguntar cómo estará el clima te ayudará a asegurarte de usar la ropa adecuada. Preguntar qué se encuentra en tu agenda te permitirá organizar tu día para no perderte eventos importantes.

Estos cuestionamientos son importantes, pero es fácil perderse en los detalles diarios y olvidarse de hacer las preguntas verdaderamente importantes, aquellas que miran el cuadro completo. A veces nos olvidamos de ver a nuestro alrededor y hacer un balance de dónde estamos parados, y de si eso coincide con nuestras expectativas.

Así que, de vez en vez (cuando menos una vez al mes) hazte la siguiente pregunta:

¿Estás feliz con tu vida y con tu trabajo, o deseas algo más?

Cuando te levantas por la mañana, ¿te sientes lleno de energía o abrumado? ¿Sales de la cama emocionado por lo que te espera en el día, o te invade una sensación de hundimiento en la boca del estómago al mirar tu agenda?

Si tu respuesta a la primera pregunta es “no”, no te sientas mal. Supongo que el 99 por ciento de las personas que leen este artículo responderán de manera negativa… y el 1 por ciento restante no necesitará mi consejo.

Relacionado: 5 meditaciones que te llenarán de energía

Lo realmente fascinante es que, del 99 por ciento de los lectores, probablemente el 98 olvidará que incluso se hizo la pregunta y regresará a la vida que odia. Volverá al trabajo que odia, en una ciudad que odia, con los compañeros de trabajo que odia. Y lo hará una y otra vez, ya sea porque tiene demasiado miedo de cambiar o porque no sabe hacer otra cosa.

Pero, ¿qué pasará con el otro 1 por ciento que desea más de la vida? Buscará un cambio, y no permitirá que nada se interponga en su camino. Si formas parte del 1 por ciento que hará algo por transformar su realidad, sigue los siguientes pasos para tomar el camino correcto.

Paso 1: lluvia de ideas de tu vida ideal

Mi estilo de vida de ensueño incluye mansiones de lujo, viajes exóticos y coches deportivos. ¿Qué puedo decir? Tengo buen gusto, y no tengo miedo de hacer todo lo necesario para crear ese estilo de vida para mí y mi familia.

Tu vida de ensueño podría implicar experiencias de lujo como las mías, o bien, podría ser algo completamente distinto. Tu “sueño” podría ser simplemente pagar tus deudas para poder invertir tu sueldo mensual en lugar de depositarlo en los bolsillos de alguien más.

Ahora bien, antes de empezar a perderte en los detalles de cómo convertirás tu sueño en realidad, necesito que te tomes un tiempo para visualizar realmente lo que quieres. Pregúntate:

¿En qué ciudad, estado o país me gustaría vivir?

¿Qué tipo de casa me gustaría tener?

¿Qué me gustaría hacer para vivir?

¿Cómo sería mi agenda diaria?

¿Cómo me divertiría?

Procura que tus sueños sean lo más apegados posible a la realidad. Necesitarás esta visión clara como el agua para encontrar la motivación que te empuje a concretarlos.

Paso 2: define tus sueños

Ahora, es momento de ser específico. El tamaño de tus sueños determina lo que se requerirá para alcanzarlos. Mi estilo de vida es bastante caro, pero tus sueños podrían requerir mucho menos para ser llevados a la realidad.
¿No me crees?

Supón que tu sueño es ser dueño de un coche deportivo de lujo, como el Porsche 911. Éste cuesta un poco más de 100 mil dólares, por lo que el pago mensual de un préstamo rondaría los mil 200 dólares. Claro está que, si vives al día, esto puede sonar como algo impagable. Pero hay un montón de maneras de hacerte de mil 200 dólares extra al mes. Darle la oportunidad a alguna de ellas podría poner un auto de lujo a tu alcance, sin importar en qué punto de tu vida te encuentres.

Paso 3: crea un plan de juego

En este punto, ya deberías saber lo que quieres de la vida, así como qué necesitarás para conseguirlo. El paso final es crear una estrategia para hacer que suceda.

Primero que nada, identifica la brecha entre lo que requieres para hacer realidad tus sueños y los recursos a los que tienes acceso actualmente. Si la brecha es pequeña, es posible que para financiar tus sueños necesites recortar algunos gastos o solicitar un aumento en tu trabajo.

Si la brecha es amplia, necesitarás un cambio más drástico. ¿Puedes tener un segundo empleo que te deje más ingresos, optar por el freelance? ¿Tal vez estudiar algo para calificar para un trabajo mejor pagado?

Existe un sinfín de opciones. Lo único que no es permisible es decir que es imposible, que la brecha entre tus sueños y tu realidad es demasiado grande para superarla. Cualquier cosa es posible, y las personas que no se dan por vencidas y hacen lo necesario por vivir sus sueños son las que, a final de cuentas, lo consiguen. Así de simple.