Franquicias

6 claves para tener una franquicia exitosa

Si estás apostando por este modelo para crecer, toma en cuenta seis factores que influirán en el éxito o el fracaso de tu proyecto.
6 claves para tener una franquicia exitosa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Convertir tu negocio en franquicia puede ser la mejor manera de expandir tu marca. Con este modelo podrás llevar tus productos o servicios a otros territorios, sin tener que preocuparte por la operación diaria ni por otros temas como la selección de empleados y el mantenimiento del local. Sin embargo, no todo negocio exitoso se transforma en una franquicia exitosa. ¿Por qué? En buena parte se debe a una mala elección de franquiciatarios, pero también a la falta de una organización adecuada (que incluya procesos repetibles) o a la carencia de una marca que sea valorada por los consumidores.

Si estás apostando por este modelo para crecer es importante que te guíes por un consultor experto, pero también que tengas en cuenta seis factores que influirán en el éxito o el fracaso de tu proyecto. Toma nota: 

Enfócate en un mercado emergente

¿Otra tienda de cupcakes? ¿Una “nueva” cafetería y panadería? ¿Un negocio más dedicado a los millennials? Si tu negocio no busca atender las necesidades de un mercado creciente, pero poco explotado, quizás convertirlo en franquicia no sea la mejor opción. Existen ciertos sectores donde la competencia es muy fuerte y la demanda no es tan alta; identifica si tu empresa se encuentra en uno de ellos o, si por el contrario, atiende a consumidores ávidos de alternativas. Por ejemplo, un servicio o producto dirigido al mercado senior podría ser una buena opción, pues es un grupo que crecerá exponencialmente en los próximos años. 

Desarrolla un producto o servicio de calidad

Está claro que ninguna empresa sobrevive a menos de que cuente con un producto o un servicio que sea atractivo para los consumidores y por el cual estén dispuestos a pagar. Ninguna estrategia de marketing, acción de relaciones públicas ni logotipo increíble puede salvar a un mal producto. Así que si quieres crear una franquicia exitosa, asegúrate que cuentas con una propuesta de valor y con un producto o servicio diferenciado que, además, pueda ser replicable en distintos territorios. 

Haz de tu franquicia la número uno....

¡Para los franquiciatarios! Considera que este modelo de negocio depende de tu habilidad para seleccionar y capacitar a aquellos que estén decididos a pagar la cuota inicial y las regalías que exiges. Ten tus documentos en orden y crea una oferta realista y atractiva. Asegúrate de siempre cumplir con las expectativas de tus socios y de escucharlos continuamente. Una red exitosa depende de la comunicación y de compartir valores y visión. Tus franquiciatarios siempre serán lo más valioso: asegúrate de fomentar relaciones ganar-ganar y de asegurarles que son parte de la mejor empresa de esa industria. 

Establece una marca fuerte

No sirve de mucho contar con el mejor producto si no creas una marca poderosa que lo soporte y aumente su alcance. La creación de la marca va desde la selección adecuada del nombre hasta la definición de un logotipo atractivo y bien diseñado. Pero el branding va más allá: tu marca se hace a partir de tu gente, por lo que siempre debes elegir a los mejores y ofrecerles planes de desarrollo y recompensas que te permitan retenerlos. 

También debes fijarte cuidadosamente en tu servicio, pues es lo que el cliente más valora. Para finalizar, acompaña todo esto de una buena estrategia de mercadotecnia y publicidad que consiga transmitir tu mensaje, posicionar tu producto y crear una conexión con los consumidores. 

Permite la independencia de tus franquiciatarios

La microgestión es terrible en cualquier empresa, pues inhibe la creatividad y la productividad, generando únicamente desgaste en el directivo. En el caso de las franquicias, esto es mucho peor. Si bien debes contar con manuales (al fin y al cabo los franquiciatarios pagan por ello) y una dirección clara, debes permitirles tomar decisiones y proponer soluciones. Recuerda que para que esto funcione debes elegir a franquiciatarios que sean emprendedores: atrevidos, propositivos y deseosos de tener un negocio exitoso. Deja que trabajen y dirijan su negocio a su manera, e invítalos a proponer mejoras e ideas de nuevos productos. 

Aprovecha el expertise local

Cuando creas una franquicia, estás abriéndote a perder un poco del control y a dejar que otros operen parte de tu negocio. Eso está bien, y es mucho más provechoso si impulsas las relaciones de negocios entre la empresa y proveedores locales. Cada territorio es diferente; hay retos distintos y los consumidores tampoco no son los mismos. Así que como parte de tu cultura empresarial, invita a los franquiciatarios a hacer negocios con gente local. Favorece la construcción de relaciones y la selección de los mejores proveedores. Esto no sólo enriquecerá tu marca, sino también a cada comunidad en la que tiene presencia.