Noticias

La equidad de género, un imperativo económico

Mujeres de todo el mundo analizan en el Dell’s Women Entrepreneur Network Summit cómo enfrentar los retos de su crecimiento.

Berlín.- La escena emprendedora de esta ciudad vibra aún más estos días. Entre hoy y mañana, la capital alemana será la sede de la edición 2015 del Dell Women’s Entrepreneur Network Summit, un evento que reúne a más de 200 mujeres emprendedoras y líderes empresariales de todo el mundo para analizar los retos que limitan el crecimiento de sus negocios.

La apertura de la cumbre estuvo a cargo de Elizabeth Gore, Entrepreneur-in-Residence de Dell y responsable de los programas de la compañía para impulsar a las pequeñas y medianas empresas.

“Los emprendedores son humanitarios: crean empleos, mueven la economía, producen riqueza y tienen el poder de cambiar la vida de la gente”, aseguró.

Luego de las primeras sesiones de la mañana, la conclusión de las participantes fue unánime: las mujeres emprendedoras han recorrido un largo camino y obtenido muchos logros, pero aún quedan grandes retos por superar. Y entre los más importantes está el acceso al capital.

Según un estudio que Dell presentará mañana, en Estados Unidos -uno de los países con el mejor ambiente de negocios del mundo-, el año pasado sólo el 3% de los negocios fundados por mujeres recibieron el respaldo de un fondo.    

“Las mujeres tienen en general muy buenas ideas. Lo que necesitan ahora son contactos, mentoría y experiencia para poder atraer el dinero que necesitan”, dijo Lisa Zhang, managing director de Intel Capital China, durante el panel “El nuevo panorama del emprendimiento femenino”.

“Las mujeres no están obteniendo el capital que buscan para escalar sus negocios porque es un tema de conexiones y redes”, coincidió Kerry MacPherson, senior partner de la Oficina de Servicios Financieros de EY. “Pero los ingredientes necesarios están ahí para que esto empiece a cambiar.”

Y el “gap de género” va más allá. Anna Alex, fundadora y CEO de la alemana Outfittery (un servicio privado de compras por Internet para hombres, con más de 200,000 usuarios), logró levantar 38 millones de dólares desde su fundación, en 2012. “Pero debo decir que nunca tuve que hacer un pitch frente una mujer que manejara un fondo. Nunca.”

Apurar el paso

Hubo otro dato duro que se repitió durante varias de las conferencias y sesiones de trabajo. Según un reporte del World Economic Forum (WEF) presentado en octubre del año pasado, alcanzar la equidad de género en el lugar de trabajo tomará 80 años. O cuatro generaciones.

“¡No podemos esperar tanto!”, advirtió Donna Harris, fundadora de 1776, una aceleradora de negocios de la ciudad de Washington. “La clave está en tomar acción para enfrentar los grandes problemas del mundo, como la falta de acceso al agua potable o la educación, y asumir nuestra parte para convertirnos en líderes mundiales.”

Como dijo Kerry MacPherson, de EY, “más mujeres en los negocios es bueno para los negocios. Y no se trata de justicia social, sino de un imperativo económico ante retos tan importantes como la falta de empleo.”

Y en Berlín - donde las mujeres tienen un mejor acceso a la educación, el empleo y más posibilidades de crecer en sus carreras corporativas, frente a otras ciudades europeas- parece que entendieron el mensaje hace tiempo. Según un estudio del banco alemán KFW, en 2013 el 43% de las startups de esta ciudad fueron fundadas por mujeres.

Desde México, habrá que seguirle el paso a esta capital y buscar nuestro propio camino hacia la equidad de género en los negocios.