Consultoría

7 pecados del traslado a la oficina

¿Llegas estresado a tu trabajo por la agresividad y el tráfico diarios? Consulta los 7 malestares comunes y comparte tu experiencia.
7 pecados del traslado a la oficina
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Son pocas y casi privilegiadas aquellas personas que viven cerca de sus centros de trabajo. La gran mayoría, destina, en promedio 33 minutos de traslado, aunque un 28% tiene que viajar 45 minutos. Hay gente, incluso, que viaja de una a dos horas en cualquier medio de transporte. Solamente en un año, señala un estudio de la Secretaría del Medio Ambiente, el tiempo de traslado en la Ciudad de México y la zona conurbada, específicamente, creció casi un 12%.

¿Cuáles son las repercusiones de los eternos traslados a los centros de trabajo? Hartazgo, agotamiento, una buena dosis de estrés, fastidio, disminución de la concentración, consumo energético, la depreciación de equipos e infraestructura y el deterioro de la salud humana.

Esto tiene un efecto directo sobre la productividad y la satisfacción que obtiene un empleado en el desempeño de su trabajo diario, y por ende, en los resultados de la empresa.

Los trabajadores mexicanos que se transportan diariamente a su lugar de trabajo, identificaron siete problemáticas a las que se enfrentan día a día, ocasionándoles un estrés generalizado que incide negativamente en la productividad y resultados que obtienen en el desempeño de su trabajo diario.

1. Malos conductores o peligrosos

2. Contaminación y recalentamiento

3. Agresividad en la carretera

4. Interrupciones y demoras de los servicios

5. Comportamiento descortés de otros pasajeros

6. Falta de información de los proveedores de servicios

7. Conversaciones en voz muy alta de los usuarios de teléfonos móviles

"Todos podemos reconocer nuestras peores experiencias en los resultados que arroja esta encuesta. La agresividad en la carretera y la conducción peligrosa constituyen preocupaciones reales tanto para los conductores como para los peatones, de ahí que estos comportamientos encabecen la lista. No conocer acerca de la interrupción de los servicios o los embotellamientos también son situaciones que minan la posibilidad de una jornada laboral tranquila y productiva”, señaló Mónica (Cati) Cerda, Directora de Regus Mexico, empresa que realizó el estudio.

Despejar las vialidades y evitar el tráfico suena casi imposible, sin embargo, una opción son las oficinas satelitales, el trabajo flexible, o hacer home-office. Sin duda esto disminuiría la estadística y con ello habría efectos medioambientales en exceso positivos.

Solamente en la Ciudad de México se calculó que en 1998 había más de 8 millones de habitantes realizando viajes y 18 millones más considerando la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM). Los efectos para el medio ambiente con estos números eran devastadores. En ese mismo año la ZMVM consumió el equivalente a 301 mil barriles de gasolina, generando altísimos niveles de emisiones contaminantes.

¿Será que es momento de ver al trabajo flexible como una herramienta socialmente responsable?