Startups

5 desastres prevenibles que arruinan a las startups

Existen calamidades que pueden destruir tu negocio en sus primeras etapas. ¡Evítalas!
5 desastres prevenibles que arruinan a las startups
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Los desastres suceden, son parte del ciclo natural de la vida. Un terremoto puede llegar de repente, un auto puede chocar con otro y el fuego puede consumir nuestros hogares. La mayoría de estas catástrofes son inesperadas, impredecibles y al azar, y por lo tanto, no se pueden prevenir. Son trágicas cuando suceden, pero en algún punto tienes que aceptar que pasaron, que no había mucho que pudieras hacer y seguir adelante.

Existen algunos desastres en el mundo de los negocios que son similares: golpean sin previo aviso y pueden destruir una empresa antes de que te des cuenta de lo que está pasando. Sin embargo, muchas de estas catástrofes financieras son predecibles y por lo tanto, pueden evitarse, pero hay una gran variedad que siguen arruinando miles de startups que tenían gran potencial.

Aquí hay algunos de estos desastres y cómo puedes evitarlos.

1. Te roban tu propiedad intelectual
Digamos que tienes un producto único que nadie más está generando y estás desesperado por sacarlo al mercado.  Decides evitar el proceso de registro de derechos de autor para acelerar la producción o revelas un ingrediente especial a un socio y no te proteges con un contrato de confidencialidad. ¿Qué es lo peor que puede pasar? Un competidor puede robar el diseño de tu producto, tu socio puede vender tu ingrediente a otra compañía y tú quedarías sin lo que hacía tu negocio único.

Es fácil exaltarse cuando estás iniciando un negocio pero nunca debes olvidar protegerte. Investiga las leyes de tu localidad y registra con derechos de autor y patentes todo lo que puedas, desde el nombre de tu negocio hasta la fórmula de tu producto.

2. Usas la propiedad intelectual de otro
Existe, por supuesto, el lado contrario al punto anterior. Si usas la propiedad intelectual de otra persona sin permiso te expones a una demanda. Si este proceso no quiebra tu compañía de inmediato, la mala publicidad puede enterrar tu negocio aun antes de arrancar.

Claro, muchos casos de uso de derechos de autor sin permiso no son intencionales. Puede que elijas un nombre para tu compañía que ya estaba en uso o incluso puede que hayas utilizado una imagen que creíste que era royalty free. Así que antes de usar cualquier cosa para obtener una ganancia debes investigar si alguien tiene los derechos. Podría salvar a tu negocio.

3. Te quedas sin capital
Una cosa es que tu producto no genere ganancias o tu idea no es tan viable como parecía, pero quedarte sin dinero es un problema diferente.  El capital es la sangre que mantiene operando a tu negocio. Si se acaba, no serás capaz de pagar las cuentas o a tus empleados. Es enteramente posible que tengas un buen modelo de negocios y aun así te quedes sin dinero porque no estabas preparado.

Para prevenir esto debes tener un buen control de tu flujo de efectivo. Establece periodos de pago firmes, contrata a un buen contador y en general, mantén prácticas financieras sanas. Luego, si un día crees que estás remotamente cerca del peligro, busca un inversionista o una línea de crédito que te ayude a superar el momento.

4. Te come la competencia
Ser superado por la competencia es prevenible. Puede que una empresa existente sea demasiado grande para ti, que tu idea de negocio no sea tan única como lo creías o de repente surge alguien más con una idea nueva que no esperabas.  Todos estos escenarios pueden evitarse investigando bien a tu mercado y reaccionando rápidamente a los cambios del mismo.

5. Pierdes a tu equipo
Tu equipo es lo que impulsa a tu negocio y en las primeras etapas de una startup, puede que solo necesites de unos cuantos empleados. Tendrías que cerrar tu empresa si todos se van al mismo tiempo.

Puedes prevenir estos desastres de algunas maneras. Primero, sé más estricto en tu proceso de contratación para evitar sumar personas volátiles a tu empresa. Segundo, mantén a tus empleados felices. Finalmente, establece un protocolo de emergencia en caso de que todos tus empleados decidan renunciar.

Toma acciones hoy para asegurar que ninguno de estos desastres te golpeará en el futuro. Unos simples pasos no solo te salvarán de calamidades, también te ayudarán a reducir sus efectos.