Consultoría

6 tips para lidiar con la frustración

Olvídate de los talentos especiales: la habilidad para manejar la frustración es fundamental para alcanzar el éxito.
6 tips para lidiar con la frustración
Crédito: Depositphotos.com

Todos nos sentimos frustrados de vez en vez: se nos forma un nudo en la garganta y nos invade una sensación de impotencia, como si quisiéramos salir corriendo, pero un gran muro nos lo impidiera. ¿Cierto?

Puede que cargues con esta frustración desde casa, o que alguna situación en la oficina –tal vez una discusión con tu jefe, tus subordinados o algún compañero de trabajo– la haya desencadenado. Sea cual sea su origen, arrastrar este sentimiento y dejar que se acumule nunca es una buena idea.

Daniel Goleman, creador del concepto de inteligencia emocional, considera que la habilidad para manejar la frustración es una de las más importantes para alcanzar el éxito. ¡Es mucho más importante que tener un sinfín de talentos especiales!

Antes de renunciar sin pensar en las consecuencias o de inundar tu oficina con gritos, toma nota de estos consejos. Quizá tus problemas no desaparezcan por arte de magia, pero una cosa es segura: podrás manejarlos de manera mucho más sabia.

Reconoce cuando te sientas frustrado

Suena obvio, pero eso no lo hace menos cierto: el primer paso para lidiar con la frustración es, ciertamente, reconocerla. Reconocer nuestros tropiezos o sentirnos desilusionados no nos convierte en personas débiles… ¡todo lo contrario! Tener inteligencia emocional implica, en primer lugar, aprender a reconocer nuestras emociones así como qué las origina.

Confía en tu potencial

Si conoces tus capacidades, sabes explotar tus talentos y confías en lo que eres capaz de hacer, se necesitará mucho más que una mala racha para tumbarte. Reconoce tus habilidades y cultívalas para llegar aún más lejos.

Conoce tus limitaciones

Así como debes reconocer tus cualidades, es importante que sepas hasta dónde puedes llegar. Esto no quiere decir que seas mediocre o que no aspires a mejorar: simplemente, sabes cuáles son las herramientas con las que dispones para alcanzar tus metas, y buscas la forma de sacarles el mejor provecho. Si conoces tus limitantes y potencialidades, los tropiezos serán mucho menos duros.

Relacionado: 5 meditaciones que transformarán tu día

No tomes nada personal

En un arranque de ira, tu jefe te dijo a gritos que habías cometido un error “inadmisible”. O tal vez uno de tus subordinados estaba tan distraído que dejó pasar un aspecto clave para el crecimiento de tu negocio. ¿Tu jefe te odia? ¿Tu empleado quiere hacerte la vida imposible? Ya sea que alguien estalle contra ti o desencadene tu ira, es importante que tengas presente que, en los confines de una oficina, NADA es personal. Así que no lo tomes como tal.

Ajusta tu estrategia

Las personas destinadas a fracasar toman cada tropiezo como una señal de que no deben seguir adelante. Las que tienen inteligencia emocional consideran que toda caída es una oportunidad de ver qué salió mal y reajustar su estrategia. Son prácticas: conservan lo que les sirve, desechan lo que no, y consiguen así tener una estrategia de crecimiento cada vez más efectiva.

Medita

No, meditar no es sólo para monjes budistas ni para los hippies que pretenden alcanzar el nirvana. Si supieras que las personas más exitosas en el manejo de sus emociones (y de sus negocios) tienen el hábito de meditar diariamente, te sorprenderías… ¿Por ejemplo? Oprah Winfrey o Madonna. Meditar no sólo te permite serenarte, sino también ingresar a un estado de autoconciencia que te ayuda a tener un mejor control de tus emociones.