6 prácticas básicas para trabajar desde casa

Operar a distancia ofrece flexibilidad y grandes desafíos. Te decimos cuáles prácticas adoptar para sacarle provecho a esta modalidad laboral.
6 prácticas básicas para trabajar desde casa
Crédito: depositphotos.com
  • ---Shares

Cada vez más emprendedores trabajan de manera remota. Tal vez tienen una oficina en casa, un espacio de co-working o incluso un lugar en la cafetería más cercana. Afortunadamente, la tecnología ha permitido a todas las personas –incluso a los emprendedores que aún van todos los días a la oficina– beneficiarse de la flexibilidad de trabajar desde el lugar donde ellos prefieran.

Cualquiera que labore desde su hogar puede nombrar sus beneficios, así como sus obstáculos. Cuando empecé mi negocio en 1998 no existían las redes sociales, no tenía clientes y la mayoría de mis colegas trabajaba desde un ambiente de oficina tradicional.

Luego de trabajar por un gran hotel, empecé a laborar desde casa con mi propia empresa. Operaba por largas horas, a veces en mi pijama. No había a quién darle explicaciones de cómo usaba mi tiempo y tenía que forzarme a mí misma para desarrollar disciplina.

Después de un rato logré establecer una rutina y adopté las mejores prácticas para mantenerme enfocada en el trabajo durante el día en mi casa.  Aquí hay algunas de las cosas que aprendí:

1. Establece horarios de oficina regulares

La mayoría de las personas que trabajan desde casa trabajan mucho más de lo que harían en la oficina. Otros trabajadores remotos batallan para mantener un horario regular, operando pocas horas un día para luego laborar toda la noche.

Existen algunas interrupciones que no se pueden evitar. Hay fechas de entrega que requerirán trabajar horas extra. Las obligaciones familiares también interfieren, especialmente si se tienen niños en casa durante el día.

Haz lo que puedas por establecer horarios de trabajo y apégate a ellos. Luego, desconéctate lo más que puedas de tu negocio y disfruta del resto de tu día. Date tiempo de recargarte para que puedas ser lo más productivo posible.

2. Planea y estructura tu jornada

Trata de planear tu día para tener máxima eficiencia. Aprovecha los ritmos naturales de tu cuerpo y trabaja en tus horas más productivas. Si sabes que te enfocas mejor en las mañanas, resiste la tentación de revisar tu correo electrónico antes de las 10 de la mañana. Un examen rápido a tu agenda al arrancar el día puede ser más productivo.

Haz una lista de los pendientes más importantes que hay que liberar en el día. De ser posible, cierra la puerta de tu oficina para avisarles a los demás que no deben molestarte.

3. Vístete para impresionar (aunque solo sea a tu perro)

Puede parecer muy atractivo trabajar en pijama todo el día, pero es un muy mal hábito laboral. La forma como te vistes te afecta psicológicamente.

Tomarte el tiempo para bañarte, desayunar, cepillarte los dientes y vestirte puede hacer que sientas más autoconfianza, y tener un estilo casual de vestimenta te ayudará a transicionar suavemente entre tu vida de trabajo y de hogar, aunque sea en el mismo lugar geográfico.

4. Destina un área de trabajo

La consistencia es una parte importante del trabajo desde casa. Trata de operar en el mismo lugar todos los días. Puede ser una recámara extra que hayas convertido en oficina, un escritorio en la esquina de tu sala o incluso la mesa del comedor.

Asegúrate de que tu espacio funcione para tu estilo y tu modelo de negocio. Rodéate de cosas que te inspiren y te hagan feliz como flores, música y fotografías. Haz que tu escritorio sea un lugar donde disfrutes pasar todos los días, un área donde te puedas enfocar y hacer tu mejor trabajo.

5. Toma descansos

Programa tiempos de descanso durante el día. Levántate de tu escritorio, estírate y camina alrededor de tu casa o en la calle. Toma un momento para comer un aperitivo a mitad de la tarde.

Si necesitas socializar, sal a comer con amigos y clientes. Una de las grandes ventajas de trabajar desde casa es tener flexibilidad. Si la salud es importante para ti, puedes incluso tomar un descanso para ir al gimnasio y tener una tarde productiva.

6. Evita distracciones

Uno de los grandes desafíos de trabajar desde casa es que no hay compañeros ni jefes que te ayuden a enfocarte porque sólo respondes a ti mismo. Siempre hay pendientes que atender en casa. Haz lo que puedas para dejar estos quehaceres –como lavar los trastes o poner la lavadora– para el tiempo en que ya estés en “casa” por la tarde.

Enfócate durante el día de trabajo para mantener la productividad constante.  Evita las distracciones en línea, limita el tiempo que pasas en el correo electrónico, redes sociales y sitios web que no estén relacionados con el trabajo.

Instala un cronómetro en tu computadora si es necesario. No pierdas tiempo y dinero en actividades que sean contraproducentes a tu éxito.